El Nacional

 

El primer suplemento dominical del periódico que en un inicio se llamó El Nacional Revolucionario, dirigido por Basilio Vadillo y que funcionó como órgano del Partido Nacional Revolucionario, arrancó en 1930 con el título de Suplemento dominical de El Nacional Revolucionario. “Crónicas. Novelas. Cuentos. Historietas”. José Santos Chocano fue el autor de una sección fija: “Las mil y una aventuras”, que apareció con el subtítulo de “El libro de mi vida” o “El panorama de mi vida”. Otro colaborador permanente fue Francisco L. Urquizo.

En 1931, el suplemento aparece con el título de El Nacional Dominical. En la sección “La vida literaria”, que consta de ensayos, crítica y poesía, colaboran autores como Ortega y Gasset, Santos Chocano, Amado Nervo, José Asunción Silva, Genaro Estrada, Ramón del Vallé-Inclán y Samuel Ramos. Este suplemento, en el que también aparecen nombres como los de Mariano Azuela, Mauricio Magdaleno y Arqueles Vela, cambia de título el 8 de marzo de 1936, cuando aparece como Suplementos de El Nacional. En ese mismo año se publica la convocatoria del Concurso Permanente de Cuentos Mexicanos. La votación se efectuaba mensualmente y la temática tenía que ser de tesis revolucionaria o de interés literario. Los cuentos ganadores se publicaban en el suplemento y el periódico obsequiaba a sus suscriptores un volumen compuesto con los cuentos premiados durante el año.

En 1937 aparece Luis Cardoza y Aragón como director de Suplementos de El Nacional. En 1938, el suplemento entra en receso y hacia finales de año se publica con el título Suplementos culturales de El Nacional. Se incluyen secciones como “Versoso de ayer” o “Versos de hoy”.

En abril de 1947 se integra un nuevo suplemento dominical de El Nacional: Revista Mexicana de Cultura, dirigido por Fernando Benítez, quien pronto es sustituido por Guillermo Ibarra. El suplemento a veces consta de número dedicados a un tema o a un autor en especial. Durante los años cincuenta destacan algunas secciones fijas como “Cosas de mi pueblo”, por Ermilio Abreu Gómez; “Las letras y las artes” y “Alacena de minuncias”, ambas por Andrés Henestrosa; “El teatro”, por Antonio Magaña Esquivel; “Los libros”, que tuvo a diversos autores a su cargo, como María Elvira Bermúdez y Salvador Reyes Nevares, y “La vida cultural”, que tendrá larga duración, por Raúl Ortiz Ávila y Fedro Guillén. Esta sección estará después a cargo sólo de Fedro Guillén. En 1957, el suplemento cambia de título a Suplemento semanario de El Nacional, con Salvador Calvillo Madrigal a la Cabeza. En 1962, el suplemento cambia nuevamente de título a Suplemento dominical, a cargo de Salvador Pruneda. En 1964 reaparece el título de Revista Mexicana de Cultura, esta vez bajo la dirección de Joaquín Fernández de Córdoba, quien sigue en la dirección en 1968, cuando, es su quinta época, ha pasado a llamarse Suplemento cultural

En su sexta época (1969-1976), bajo la dirección de Juan Rejano, el suplemento se ha vuelto a llamar Revista Mexicana de Cultura. En 1976, Rejano sale de la dirección y se incorpora Antonio Serna como director artístico. Luego Alberto Dallal ocupa el cargo de coordinador. Con estos cambios se inicia la séptima época. En 1980, con Raúl Segura Procelle, se inicia la octava época. Posteriormente desaparece el nombre del director. En 1983 se incorpora al periódico el suplemento del sábado, cuyo contenido es también cultural, a veces con temas monográficos. Su duración fue breve, pero reaparece en 1989. Con algunos recesos, se prolonga hasta 1994, por lo que El Nacional fue de los pocos diarios con dos suplementos culturales durante el fin de semana.

En 1989 se anexa al periódico el suplemento sabatino Lectura. Revista de libros, con información bibliográfica. A su vez, el diario lanza la revista literaria Textual. Un año después desaparece la Revista Mexicana de Cultura y es sustituida por un nuevo suplemento domincal: El Nacional Dominical, dirigido por Fernando Solana Olivares y Raúl Trejo Delarbre. Más tarde aparece Carmen Corona del Conde como coordinadora. Para 1993, el suplemento ha cambiado nuevamente de título, esta vez a Dominical, dirigido después por Rafael Pérez Gay.

A finales de 1994 se suspendieron los suplementos de El Nacional, en cuyas páginas colabroaron algunos de los autores más representativos de la cultura mexicana de los últimos sesenta años.

A finales de 1997 hizo su aparición una nueva época del suplemento sabatino Lectura. Palabra, Letra, Memoria, dirigido por Enriqueta Cabrera y coordinado por Edgardo Bermejo. A diferencia del suplemento anterior del mismo título, aquí también se incluyen artículos de difusión cultural y ensayos. Hasta mediados de 1998, este suplemento había publicado 12 números.



MIEMBROS INTEGRANTES
Este visor fue inspirado por el que desarrolló E-Algorab en la Academia Mexicana de la Lengua.


EL NACIONAL

México
Fundación: 1930
 Distrito Federal

BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA
 
 

Miembros Integrantes:
Benítez, Fernando
Director
Cabrera, Enriqueta
Directora
Calvillo Madrigal, Salvador
Director
Cardoza y Aragón, Luis
Director
Dallal, Alberto
Coordinador
Pérez Gay, Rafael
Director
Rejano, Juan
Director
Segura Procelle, Raúl
Director
Serna, Antonio
Director artístico
Solana, Fernando
Director
Trejo Delarbre, Raúl
Director
Vadillo, Basilio
Director