Julio Torri


mostrarIntroducción


A Serge I. Zaïtzeff, primer estudioso de Torri 
In memoriam

Julio Torri Máynez (1889-1970), figura tutelar de géneros híbridos como el poema en prosa por ser el creador de piezas sorprendentes por su brevedad, perfección y dificultad de clasificación. Es considerado precursor del microrrelato y la tuitliteratura posmodernos. Reunió su obra bajo el título Tres libros, que incluye algunos ensayos de crítica. Tradujo del francés, inglés, alemán, portugués e italiano. Apegó su escritura a unos cuantos principios fundamentales: elección de vocabulario preciso, ritmo acentual lindante con el de la poesía, ironía en la anécdota, cantidad estricta de palabras y el apoyo en algún sesgo de obras canónicas, combinación que invita a que los lectores transiten de la gracia de los textos torrianos al conocimiento de las más altas expresiones literarias. Su proceder delata las improntas esteticistas que consolidó en sus años juveniles cuando compartió lecturas, charlas e intereses con el cenáculo del Ateneo de la Juventud, integrado por Pedro Henríquez Ureña, Alfonso Reyes y José Vasconcelos, entre otras personalidades. Promovió la literatura de manera perdurable aunque discreta a través de la Editorial Cvltvra, el proyecto editorial de José Vasconcelos y la docencia secundaria, preparatoria y universitaria. Dio lectura al ensayo “Algunas notas acerca de la Revista Moderna” el 21 de noviembre de 1953 para ocupar la Silla xii de la Academia Mexicana de la Lengua.


Dra. Elena Madrigal

Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios-Colmex

 

mostrarLos años formativos

El entorno familiar

Julio Torri fue nieto, por línea paterna, del comerciante Enrique Torri y, por la materna, del ingeniero agrimensor Miguel S. Máynez. Sus padres, Julio Simón Torri y Sofía Máynez Mena, lo bautizaron un 15 de julio de 1889 en la Parroquia de San Esteban, a unos metros de su casa natal en la ciudad de Saltillo. Los estudiosos de su obra que también se han ocupado de su biografía (Melvin James Done, Elsa Contreras y Beatriz Espejo) coinciden en señalar que en su infancia Torri estuvo rodeado de música y libros ya que su padre impartió clases de solfeo en el Ateneo Fuente. Podemos ampliar un poco esta información y añadir que, entre los muchos negocios que emprendió su padre, estuvo el de la comercialización de papelería fina, hecho que tal vez propició el desempeño futuro de Torri como editorialista y su aprecio por los libros de manufactura exquisita. Por la línea materna, su tío Eduardo Máynez se dedicó a la distribución de libros. Según recuerda el Ing. Enrique Torri, uno de sus sobrinos, casi todos los miembros de la familia Torri tocaban algún instrumento. Con estos datos, es posible imaginar los umbrales del bibliófilo y del escritor que supo integrar la musicalidad a la prosa.

Poco después la familia Torri-Máynez se muda a Parras y en 1896, según Espejo,Beatriz Espejo, Julio Torri, voyerista desencantado. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1986, página 116. o en 1897, según Done, se traslada a Torreón donde cursa unos años de la preparatoria en el Colegio de la ciudad, estudios que concluye en el colegio Juan Antonio de la Fuente de Saltillo. Uno de sus biógrafos señala que tuvo una predilección temprana por la ciencia y que destacaba en los concursos de composición.Flavio Romero Velasco, “Julio Torri, maestro de generaciones“, Nosotros. El magazine de Latinoamérica, número 118, 19 de octubre de 1946, página 14. El ahora conocido como Ateneo Fuente era un plantel de élite, laico, con programas de estudio centrados en las ciencias, y que ofrecía educación tecnológica de avanzada; fue el primer centro educativo en el norte del país en ofrecer talleres de mecanografía. En marzo de 1908 Torri ingresa a la Escuela Nacional de Jurisprudencia en la Ciudad de México. Se gradúa como abogado en octubre de 1913 con la tesis “Breves consideraciones sobre el juicio verbal”, que no sólo se adelanta por poco más de un siglo al proceso jurídico oral en el país, sino que constituye una muestra precoz de la brevedad y el refinamiento de la escritura torriana.Elena Madrigal, “Notas introductorias y transcripción de «Breves consideraciones sobre el juicio verbal», ensayo inédito de Julio Torri“. Tema y Variaciones de Literatura, número 24, 2005.

El Ateneo de la Juventud

En febrero de 1905 Torri publica “Werther”, su primer relato, en la página 3 de La Revista. Órgano de la Sociedad Científico-Literaria “Valdés-Carrillo”, citada por sus críticos como La Revista de Saltillo. En él hace gala temprana de su brevedad, agudeza e imaginación y del recurrir a algún sesgo de las obras consagradas. En este caso, Torri evoca el aspecto imaginativo del Werther de Goethe. Con la educación esmerada que había recibido y una excepcional sensibilidad para la literatura le fue fácil entablar amistad con el neolonés Alfonso Reyes, compañero de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, su contemporáneo y par de conversaciones literarias, y con el dominicano Pedro Henríquez Ureña, su guía de literatura inglesa y norteamericana, áreas poco conocidas entre los jóvenes mexicanos que frecuentaban más a los escritores consagrados de la lengua francesa: Baudelaire, Aloysius Bertrand, Gautier, Maupassant, y a los modernistas Amado Nervo, Enrique González Martínez, José Juan Tablada, Efrén Rebolledo, entre otros. Los amigos asistían asiduamente a las tertulias encabezadas por Antonio Caso; en ellas se acercaron a los filósofos griegos, a Kant y a Nietzsche y complementaron sus discusiones sobre estética con la lectura de Walter Pater, John Ruskin y Oscar Wilde. Un 28 de octubre de 1909 se formalizó la constitución del Ateneo de la Juventud, asociación que atrajo a intelectuales y artistasVer Carlos Monsiváis, “Notas sobre la cultura mexicana en el siglo XX“, en Historia general de México. Coordinación de Daniel Cosío Villegas. 4ª edición. México: El Colegio de México, 1999 [1994], volumen 2, y Fernando Curiel, La Revuelta. Interpretación del Ateneo de la Juventud (1906-1929). México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1998. y en la que Torri, Reyes y Henríquez Ureña hallaron eco a sus inquietudes. Aunque a los ateneístas se les criticaba su concepción elitista del arte, la convicción de que todo ser humano tiene derecho a la educación artística los llevó a impulsar apasionadamente la literatura y los estudios literarios al punto de impartir clases y a dictar conferencias gratuitas que devinieron en el estudio profesional universitario de la literatura y la lingüística en México, ideal humanista que los acompañó por el resto de sus vidas. La Revolución puso fin a las actividades del Ateneo y propició la salida del país de Reyes, de Henríquez Ureña y de algunos otros de los miembros de la agrupación. Torri se quedó en México al frente de sus padres y hermanos e intelectualmente en un aislamiento profundo, como lo hacía saber a su amigo Alfonso Reyes.Julio Torri, Epistolarios. Edición de Serge I. Zaïtzeff. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1995. Aunque Torri no fue asiduo asistente a las reuniones del Ateneo, ni ejerció funciones directivas en él, la vida cultural de la que fue partícipe y los lazos amistosos que trabó con otros ateneístas como José Vasconcelos, Enrique González Martínez, Genaro Estrada, Mariano Silva y Aceves, Jesús Tito Acevedo, Rafael Cabrera y Carlos Díaz Duffoo, hijo, fueron decisivos en la creación y difusión de su obra.Elena Madrigal, Del licántropo que aúlla con gran perfección: la poética de Julio Torri desde el Ateneo y el esteticismo. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco/ Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 2011.

 

mostrarTrayectoria intelectual: la editorial Cvltvra y el Departamento Editorial de la Universidad Nacional

Julio Torri participó de manera importante en dos proyectos editoriales: el de Cvltvura y el del Departamento Editorial de la Universidad Nacional. De 1916 a 1923, a través de Cvltvra, editorial propiedad de Agustín y Rafael Loera y Chávez, Torri codirigió la tarea de “poner al alcance del gran público, a precios moderados, textos de literatura mexicana y extranjera difíciles de conseguir […] por los años de la Revolución” en un total de “87 tomitos publicados”.Antonio Castro Leal, “Cuadernos literarios de «Cultura»“, en Cvltvra, 50 años de vida. Los Cuadernos Literarios, la imprenta, la empresa editorial. Edición de Agustín y Rafael Loera y Chávez. México: Cvltvra, 1966, página 71. La colección también subsanó la disminución de “ediciones extranjeras y [….] la exportación de libros a México [a consecuencia de] la Guerra europea (1914-1918)” mediante “traducciones nuevas y con interesantes estudios y bibliografías”,Antonio Castro Leal, “Cuadernos literarios de «Cultura»“, en Cvltvra, 50 años de vida. Los Cuadernos Literarios, la imprenta, la empresa editorial. Edición de Agustín y Rafael Loera y Chávez. México: Cvltvra, 1966, página 70. algunas a cargo de Torri.Elena Madrigal, “Julio Torri“, Diccionario histórico de la traducción en Hispanoamérica. Edición de Francisco Lafarga y Luis Pegenaute. Madrid-Fráncfort: Iberoamericana/ Vervuert, 2013, páginas 435-437. La colección influyó incluso a las generaciones de literatos jóvenes, como sucedió con el grupo de los Contemporáneos.Miguel Ángel Flores, “En el centenario de Julio Torri reabrirá la editorial Cultura, que dirigió con los Loera Chávez“. Proceso, número 653, 8 de mayo de1989, página 60.

En cuanto a la segunda empresa, durante el obregonismo, entre 1920 y 1921, cuando José Vasconcelos preside la Universidad Nacional —cargo que incluía la dirección de la Secretaría de Educación—, Torri es el encargado de dirigir el programa de publicaciones que, junto con una imponente campaña de alfabetización, pretendía convertir al más del 80% de mexicanos iletrados en un público lector versado en las grandes obras de la cultura universal, Engracia Loyo, “Lectura para el pueblo, 1921-1940“. Historia Mexicana, número 3,1984, página 301. cual lo indicaba Vasconcelos en las palabras preliminares a los tomos. Es factible rastrear la participación de Torri en la edición de los “Clásicos Verdes”, una de las colecciones del programa vasconcelista dirigida al lector adulto, si se cotejan los títulos con los que el saltillense menciona en su epistolario y con los volúmenes que poseía en su biblioteca. Por ejemplo, en una carta que dirigió a Pedro Henríquez Ureña y fechada “desde Torreón, el 5 de mayo de 1911” indicaba Torri: “Leo […] muy buenos autores: Homero (Ilíada), los evangelistas (ya acabé el Evangelio de San Mateo); Virgilio (Eneida). Dante (edición comentada por Scartazzini)”.Julio Torri, Epistolarios. Edición de Serge I. Zaïtzeff. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1995, página 208. A ellos hay que agregar “Esquilo, Plutarco (dos volúmenes), Fausto [de Goethe], un volumen de Tagore, Rolland y Plotino”.Engracia Loyo, “Lectura para el pueblo, 1921-1940“. Historia Mexicana, número 3,1984, página 304. Ya que Torri fue un coleccionista de corridos en pliegos sueltos y un estudioso de la lírica popular, es muy probable que también haya intervenido en la selección de los contenidos de los folletines de divulgación que abrían con un corrido como “Delgadina” o “Macario Romero” y cerraban con un texto corto de algún escritor célebre, como Heine, y que alcanzaron tirajes “de 30 a 40 mil ejemplares”.Engracia Loyo, “Lectura para el pueblo, 1921-1940“. Historia Mexicana, número 3,1984, página 306.

 

mostrarLa enseñanza universitaria

Julio Torri dedicó la mayor parte de su vida profesional a la enseñanza de la literatura en varios niveles y no fue hasta 1956 que pudo estabilizarse en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Sus notas de cátedra le sirvieron de base para La literatura española, breviario de la Edad Media a los albores del siglo xx, del que Torri llegó a ver cuatro reediciones por el Fondo de Cultura Económica, la primera en 1952. Beatriz Espejo recopiló una serie de recuerdos por parte de exalumnos de Torri entre los que destacan Salvador Elizondo, José Emilio Pacheco y Aurora Ocampo y paulatinamente se han sumado otros nombres como el de Margit Frenk y el de Jaime Sabines. Cuando cumplió 80 años fue homenajeado por exalumnos e intelectuales.

 

mostrarLa suficiencia de tres libros

Julio Torri publicó Ensayos y poemas en 1917, decisión en la que intervinieron varios amigos: Pedro Henríquez Ureña y Alfonso Reyes no cesaron de animarlo, la justificación de tiro fue del pintor Saturnino Herrán y al cuidado de la edición estuvo Genaro Estrada. Se trata de la compilación depurada de 21 piezas publicadas en distintas fechas y medios que acusan la convivencia de los géneros literarios convencionales y la exigencia de estar familiarizado con ciertas obras canónicas de la literatura occidental y de descifrar y disfrutar la ironía, imaginación y finura de la escritura de Torri. 23 años más tarde, bajo el sello de La Casa de España en México presidida por Reyes, aparece De fusilamientos, recopilación de textos dispersos e inéditos que comparten la factura preciosista de las piezas del libro anterior. 24 años después compila Tres libros, suma de los libros anteriores y de ensayos críticos varios y otras piezas.

A poco de haber sido publicado Ensayos y poemas apareció una nota anónima que elogiaba el “escalpelo de [la] ironía [de Torri…] y su espíritu delicado, mordaz y profundamente observador” en la página 13 del número 383 de Revista de Revistas. Desde entonces, con mesura cuantitativa pero con brío cualitativo, la obra de Torri ha sido objeto de apreciaciones halagadoras. Sin embargo, a la asiduidad de Serge I. Zaïtzeff se debe la revalorización de la obra del saltillense con su ensayo crítico amplio titulado El arte de Julio Torri, la recopilación anotada de Epistolarios (UNAM, 1995), la publicación de inéditos en distintos medios y la llamada Obra completa que incluye aún más cartas e inéditos. A su esfuerzo pionero se suman contados ensayos académicos, tesis y libros dedicados únicamente a la obra de Torri. La razón de tal parquedad pudiera atribuirse a que, a diferencia de otros textos que admiten con cierta facilidad los acercamientos desde la sociocrítica, la biografía, los personajes o ciertas tipologías narrativas, las características que hacen atrayente a la literatura torriana también constituyen su dificultad y reto. Si bien un conjunto de sus piezas puede atraer por sus protagonistas, una lectura detenida conduce a descubrir un mecanismo más general de escritura. Por ejemplo, Rafael Olea o Adriana Azucena Rodríguez parten de situaciones y personajes para ahondar uno en la brevedad, y ambos en la ironía, pilares de la obra de Torri. En otras palabras, estamos ante una escritura que incita a la reflexión metaliteraria y consideremos, en este sentido, “El ensayo corto”, “Le poèt maudit” o “El epígrafe”, piezas cuyos títulos remiten de por sí al ejercicio literario.

 

mostrarTorri, posmodernista y posmoderno

Actualmente la obra torriana es apreciada predominantemente desde dos puntos de vista: uno que privilegia las tendencias artísticas a las que el autor de Tres libros se adscribió fielmente, y el otro que, al detectar prefiguraciones de la escritura posmoderna, ha hecho de Torri un autor infaltable para la teoría y las compilaciones que van conformando el canon de la microficción.

Torri, el posmodernista

El fragmento, el hibridismo genérico, la brevedad y otras características sobresalientes de la obra torriana pertenecen en términos estrictos al crepúsculo del Modernismo y al Esteticismo, corrientes que Julio Torri dirigió hacia nuevos rumbos. Como lo llegó a decir, no sin cierta ironía, tomaba una frase de una obra mayor y a partir de ese motivo desarrollaba sus composiciones, de allí que se puedan leer sus piezas en diálogo con grandes autores, por lo que sería un seguidor del “arte por el arte” en cuanto a la creencia de que sólo una pieza artística puede dar pie a otra de su misma naturaleza. En ese mismo tenor, Torri confesó a Alfonso Reyes, un 13 de diciembre de 1916, que su escritura era “de pedacería, casi de cascajo”,Julio Torri, Epistolarios. Edición de Serge I. Zaïtzeff. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1995, página 79. por lo que la identificación de las unidades mayores de las que provienen sus componentes permite apreciar la labor de selección, decantación y trabajo textual que Torri efectuó, cual joyero, para obtener sus miniaturas, y entender el retal como una de sus técnicas compositivas a la usanza romántica del Círculo de Jena. La innovación formal y temática de los modernistas, sus antecesores inmediatos, fue el terreno propicio para que Torri se aventurase además a experimentar con el poema en prosa pero en un momento social que acentuó el elitismo de sus composiciones minúsculas, eruditas, de altos vuelos formales, las más de las veces irónicas.

Los textos torrianos son entonces apreciados por el equilibrio casi matemático de los elementos que los conforman y la impecable elección adjetival, de vocabulario y de tiempos verbales sobre el que se erigen contrapuntos temáticos. Así sucede, por ejemplo, en “La balada de las hojas más altas”, pieza que en una diada alto/bajo el vulgo subraya la elevación de la belleza en un entorno de colorido expresado con suma originalidad,Elena Madrigal, Del licántropo que aúlla con gran perfección: la poética de Julio Torri desde el Ateneo y el esteticismo. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco/ Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 2011. o en “La Gloriosa”, donde la grisura del elemento indígena contrasta con la brillante joyería de una figura religiosa y se trasluce una sutil crítica a la superchería.Elena Madrigal, “«La Gloriosa», otra filigrana de Julio Torri“, en Doscientos años de narrativa mexicana. Volumen 2. Siglo XX. Edición de Rafael Olea Franco. Colaboración de Laura Angélica de la Torre. México: El Colegio de México, 2010. Este detalle y la lectura cuidadosa de otras piezas desdice las críticas que se le han hecho a Torri por desatender a los grandes problemas nacionalesJorge Aguilar Mora, Una muerte sencilla, justa, eterna. Cultura y guerra durante la revolución mexicana. México: Era, 1990. sin antes considerar que su intención literaria fue la de recurrir a tiempos pasados y escenarios utópicos para transformar lo cotidiano en una miniatura estética “desrealizada”.Hervé Le Corre, Poesía hispanoamericana posmodernista. Historia, teoría, prácticas. Madrid: Gredos, 2001, página 183. En esta línea interpretativa se hallan los estudios de Hervé Le Corre, Elena Madrigal, Rafael Olea, Laura Rocha, Azucena Rodríguez y Serge I. Zaïtzeff que por lo regular ofrecen visiones panorámicas del contexto de creación junto con acercamientos a textos puntuales y desde teorías sobre el fenómeno literario.

Torri el posmoderno

Al fijar su atención en una cantidad creciente de textos breves y por lo regular irónicos, hacia la última década del siglo xx Wilfrido H. Corral, Dolores M. Koch, David Lagmanovich, Esperanza López, Francisca Noguerol y Lauro Zavala emprendieron la tarea de caracterizar teóricamente la novedosa tipología literaria y se valieron de títulos torrianos para ejemplificar sus argumentos. El paso del tiempo no ha hecho sino consolidar una práctica nutrida y de calidad incuestionable favorecida por la publicación electrónica pero que no ha detenido la polémica sobre su naturaleza proteica. En lo que sí concuerdan estudiosos y practicantes de la microficción es en considerar como precursores y modélicos a “las pulgas vestidas [y a] los bonsai” de Julio Torri —parafraseando a José Emilio Pacheco—,José Emilio Pacheco, “Cien años de Julio Torri“. Proceso, número 660, 26 de junio de 1989, página 56. obligados en las innumerables antologías de lo “micro”.

Son varias las razones por las que las piezas torrianas han instado a la lectura desde la posmodernidad. Por no quedar circunscritas a género literario alguno, ellas ejemplifican la inestabilidad “del relato limítrofe”.Esperanza López Parada, Una mirada al sesgo. Literatura hispanoamericana desde los márgenes. Madrid-Frankfurt: Iberoamericana/ Vervuert, 1999, página 24. Las diadas antitéticas que sostienen sus argumentos han sido interpretadas a la luz de la intención de irrumpir los opuestos binarios en que se funda la civilización occidental.María Guadalupe Sánchez Robles, “De fusilamientos precursores, o la estética de lo mínimo en Julio Torri“, en  La estética de lo mínimo: ensayos sobre microrrelatos mexicanos. Coordinación de Pablo Brescia. Guadalajara, México: Universidad de Guadalajara/ Centro Universitario de Ciencia Sociales y Humanidades, 2013, página 73. La composición a base de cascajo ha permitido la postulación de un “arte del reciclaje”Juan Armando Epple, “Breviario de cuentos breves latinoamericanos“. Revista Interamericana de Bibliografía, volumen XLVI, 1996, página 13. y el retal remitiría a la “transtextualidad”Francisca Noguerol, “Híbridos genéricos: la desintegración del libro en la literatura hispanoamericana del siglo XX“. Rilce, Revista de Filología Hispánica, número 1, volumen 15, 1999, página 244. y es la base del microrrelato “saprófito”.Giovanna Minardi, Cuentos pigmeos. Antología de la minificción latinoamericana. Lima: El Santo Oficio, 2005, página 24. La ironía torriana se allega a la llamada “carnavalización” y los arquetipos de Torri han sido interpretados como un recurso para lograr el efecto sintético.Giovanna Minardi, Cuentos pigmeos. Antología de la minificción latinoamericana. Lima: El Santo Oficio, 2005, página 23. El escepticismo y el desencanto que transitan algunas de las piezas y de los aforismos coinciden en más de un sentido con el desencanto por el consumismo que todo devora o con descreimiento contemporáneo de la originalidad del arte y del ejercicio de la equidad y la justicia.

 

mostrarLa felicidad de un bibliófilo

Posmodernista o posmoderno, Julio Torri legó una obra decantada de los libros que fueron su motivo de vida. Un 14 de enero de 1934 confesó a Alfonso Reyes: “Soy feliz y tengo muy bellos libros”.Julio Torri, Epistolarios. Edición de Serge I. Zaïtzeff. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1995, página 188. Tales son los universos que encierran cada una de sus piezas y que indirectamente invitan a acrecentar el amor por los libros y a tener por modelo su escritura ingeniosa y cuidada. La lectura a sus Tres libros y el seguir sus pautas literarias son la mejor y única manera de mantener vigente a Torri por encima de la depredación y la desaparición inminente de su biblioteca material y de la pérdida de su tumba en la desmemoria.

 

mostrarBibliografía

Aguilar Mora, Jorge. Una muerte sencilla, justa, eterna. Cultura y guerra durante la revolución mexicana. México: Era, 1990.

Castro Leal, Antonio. “Cuadernos literarios de «Cultura»”. Cvltvra, 50 años de vida. Los Cuadernos Literarios, la imprenta, la empresa editorial. Edición de Agustín y Rafael Loera y Chávez. México: Cvltvra, 1966, páginas 67-71.

Contreras Roeniger, Elsa. Julio Torri. Tesis de maestría. Universidad Nacional Autónoma de México, 1963.

Corral, Wilfrido H. “Las posibilidades genéricas y narrativas del fragmento: formas breves, historia literaria y campo cultural hispanoamericanos”. Nueva Revista de Filología Hispánica, número 2, volumen xliv, 1996, páginas 451-487.

Curiel, Fernando. La Revuelta. Interpretación del Ateneo de la Juventud (1906-1929). México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1998.

Done, Melvin James. Julio Torri: contemporary familiar essayist of Mexico. Tesis de maestría. Universidad de Utah, 1956.

Epple, Juan Armando. “Breviario de cuentos breves latinoamericanos”. Revista Interamericana de Bibliografía, volumen xlvi, 1996, páginas 193-311.

Espejo, Beatriz. Julio Torri, voyerista desencantado. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1986.

Flores, Miguel Ángel. “En el centenario de Julio Torri reabrirá la editorial Cultura, que dirigió con los Loera Chávez”. Proceso, número 653, 8 de mayo de1989, páginas 60-61.

Koch, Dolores M. El micro relato en México: Julio Torri, Juan José Arreola y Augusto Monterroso. Tesis de doctorado. City University of New York, 1986.

Lagmanovich, David. “Hacia una teoría del microrrelato hispanoamericano”. Revista Interamericana de Bibliografía, números 1-4, 1996, páginas 19-37.

Le Corre, Hervé. Poesía hispanoamericana posmodernista. Historia, teoría, prácticas. Madrid: Gredos, 2001.

López Parada, Esperanza. Una mirada al sesgo. Literatura hispanoamericana desde los márgenes. Madrid-Frankfurt: Iberoamericana/ Vervuert, 1999.

Loyo, Engracia. “Lectura para el pueblo, 1921-1940”. Historia Mexicana, número 3,1984, páginas 298-345.

Madrigal, Elena. “Julio Torri”. Diccionario histórico de la traducción en Hispanoamérica. Edición de Francisco Lafarga y Luis Pegenaute. Madrid-Fráncfort: Iberoamericana/ Vervuert, 2013, páginas 435-437.

_____________. Del licántropo que aúlla con gran perfección: la poética de Julio Torri desde el Ateneo y el esteticismo. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco/ Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 2011.

_____________. “«La Gloriosa», otra filigrana de Julio Torri”. Doscientos años de narrativa mexicana. Volumen 2. Siglo xx. Edición de Rafael Olea Franco. Colaboración de Laura Angélica de la Torre. México: El Colegio de México, 2010, páginas 63-74.

_____________. “Notas introductorias y transcripción de «Breves consideraciones sobre el juicio verbal», ensayo inédito de Julio Torri”. Tema y Variaciones de Literatura, número 24, 2005, páginas 231-244.

_____________. “Julio Torri, entre máscaras”. Intimidades: los géneros autobiográficos y la literatura. Edición de Antonio Cajero Vázquez. San Luis Potosí, México: El Colegio de San Luis, 2012, páginas 81-110.

_____________. De fusilamientos. Edición crítica y estudio de Elena Madrigal. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, 2013.

_____________. “De Julio Torri: un manuscrito de «La bicicleta» y otros hallazgos de arqueología textual”. Hermenéutica de la literatura mexicana contemporánea. Coordinación de Gloria Vergara Mendoza y Ociel Flores Flores. México: Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, 2013, páginas 145-208.

_____________. “Del archivo de Julio Torri: Las nubes pasean el tapiz…, un posible inédito torriano, y un antecedente de «El entusiasmo y el heroísmo» de Carlos Díaz Dufoo, hijo”. Tema y Variaciones de Literatura, número 33, 2009, páginas 91-108.

_____________. “La paradoja del lenguaje y el aislamiento del sujeto en «Plautina», de Julio Torri”. Fuentes Humanísticas, número 17, 1998, páginas 19-33.

Minardi, Giovanna. Cuentos pigmeos. Antología de la minificción latinoamericana. Lima: El Santo Oficio, 2005.

Monsiváis, Carlos. “Notas sobre la cultura mexicana en el siglo xx”. Historia general de México. Coordinación de Daniel Cosío Villegas. 4ª edición. México: El Colegio de México, 1999 [1994], volumen 2, páginas 1375-1548.

_______________. “Julio Torri. El segundo Ulises”. La Jornada Semanal, número 20, 28 de octubre de 1989, páginas 24-30.

Noguerol, Francisca. “Híbridos genéricos: la desintegración del libro en la literatura hispanoamericana del siglo xx”. Rilce, Revista de Filología Hispánica, número 1, volumen xv, 1999, páginas 239-250.

Olea Franco, Rafael. “Un lujo mexicano: Julio Torri”. Cahiers du Monde Hispanique et Luso-Bresilien, número 78, 2002, páginas 143-161.

Pacheco, José Emilio. “Cien años de Julio Torri”. Proceso, número 660, 26 de junio de 1989, páginas 56-57.

Reyes, Alfonso. “Nosotros”. Nosotros, número 9, 1914, páginas 216-221.

Rodríguez Torres, Azucena. “Fascinación y caída del héroe en la obra de Julio Torri”. Literatura Mexicana, número 1, volumen xvi, 2005, páginas 65-87.

Rocha Sánchez, Laura Stephany. “Diatriba contra la oratoria. Consideraciones sobre la oratoria en la obra de Julio Torri”. Fuentes Humanísticas, número 50, 2015, páginas 191-205.

Romero Velasco, Flavio. “Julio Torri, maestro de generaciones”, Nosotros. El magazine de Latinoamérica, número 118, 19 de octubre de 1946, página 14.

Sánchez Pineda, Ernesto. Fragmento y humorismo en las obras de Julio Torri y Carlos Díaz Dufoo Jr. Tesis de maestría. El Colegio de San Luis, 2012.

_____________________. El Conceptismo del Siglo de Oro en la obra de Julio Torri: Decir más con menos o el Ingenio de la Brevedad. Tesis de licenciatura. Universidad de Guanajuato, 2009.

Sánchez Robles, María Guadalupe. “De fusilamientos precursores, o la estética de lo mínimo en Julio Torri”. La estética de lo mínimo: ensayos sobre microrrelatos mexicanos. Coordinación de Pablo Brescia. Guadalajara: Universidad de Guadalajara/ Centro Universitario de Ciencia Sociales y Humanidades, 2013, páginas 63-73.

Torri, Julio. “Werther”. La Revista. Órgano de la Sociedad Científico-Literaria “Valdés Carrillo”, número 2, 1° de febrero de 1905, página 3.

__________. “Algunas notas acerca de la Revista Moderna”. Discurso de ingreso en la Academia Mexicana de la Lengua correspondiente a la Española. México: Jus, 1954 [21 de noviembre de 1953], páginas 27-37.

__________. La literatura española. México: Fondo de Cultura Económica, 1952.

__________. Epistolarios. Edición de Serge I. Zaïtzeff. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1995.

__________. Tres libros. Ensayos y poemas / De fusilamientos / Prosas dispersas. México: Fondo de Cultura Económica, 1996 [1964].

___________. Obra completa. Edición de Serge I. Zaïtzeff. México: Fondo de Cultura Económica, 2011.

Wolfson, Gabriel. El poema en prosa en Julio Torri. Tesis de maestría. Universidad de Salamanca, 2000.

Zaïtzeff, Serge I. El arte de Julio Torri. México: Oasis, 1983.

_______________. Julio Torri y la crítica. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1981.

_______________. Julio Torri y la crítica en los años ochenta. Guadalajara-Torreón-Ciudad de México: Universidad de Guadalajara/ Patronato del Teatro Isauro Martínez/ Consejo Nacional para la Cultura y las Artes/ Instituto Nacional de Bellas Artes, 1989.

Zavala, Lauro. Poéticas de la brevedad. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1996.

 

Para muchas generaciones de estudiantes de la Escuela Nacional Preparatoria y de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Nacional Autónoma de México, la enseñanza de la literatura estuvo apoyada en la sabiduría y la constancia de algunos maestros ejemplares: uno de ellos, Julio Torri (1889-1970). Acaso nunca poseyó grandes recursos pedagógicos; en cambio, nadie superó su amor por las letras y su capacidad para transmitir o para inocular, a unos pocos, este amor de toda la vida. Exponía lenta y minuciosamente, como si dispusiera de toda una vida; dejaba caer de pronto, en medio de morosas cuestiones filosóficas y pormenores biográficos, observaciones sutiles y discretamente picarescas. Nunca entendió la enseñanza de la literatura como pretexto para brillantes teorías sino como una guía para el conocimiento de los textos. Gracias a su enseñanza, la literatura medieval española tiene un sentido y un fulgor permanente en muchos de sus discípulos, que no podrán volver al Poema de Mio Cid, al Libro del buen amor, a Berceo o al Cancionero de Baena sin recordar la voz velada y pausada de Julio Torri y las iluminaciones con que iba develando el encanto rudo y delicado de los viejos textos medievales.

Tenían sus lecciones, además, otro rasgo peculiar: su gusto por las figuras menores, las pequeñas joyas olvidadas y los rincones inadvertidos. En las profusas páginas de los cancioneros y las crónicas antiguas, prefería poner un poco de énfasis en la leve gracia de un poeta oscuro o en algún episodio curioso y extravagante, que en las figuras y acciones habitualmente destacadas, como si diera por sabidos aquellos esquemas escolares y se consagrara sólo a completar, amorosamente, el conocimiento de páginas venerables.

Para quienes se acercaban al maestro, el segundo privilegio era el de ser invitado a una experiencia memorable: la de conocer sus tesoros bibliográficos. En la pequeña plaza de Carlos J. Finlay se encontraba su casa. Todos hemos visto casas llenas, invadidas y atestadas de libros: la de Torri estaba solamente llena de libros, pero hermosos y raros, en anaqueles, armarios, arcones o roperos. Según el caso, don Julio iba mostrando al curioso discreto los Ovidios y los Horacios plantinianos, el Nervo forrado en el traje de novia de su madre, los poetas franceses en ediciones reservadas y, sólo a los más discretos, el rincón inagotable de la sensualidad y la fantasía. Entre los libros, lucían los retratos de algunos escritores amigos o admirados y la belleza generosa de la Venus de Cirene. A veces avivaba la conversación una copa de rompope o de jerez, mientras el viejo gato cruzaba ceremoniosamente, la cola enhiesta, por el salón vecino, como para afinar el sabor de la afirmación tímida y maliciosa que ha deslizado su amo.

Después del maestro de tantas generaciones, y del bibliógrafo, Julio Torri aún reserva otra revelación, la del escritor magistral. Alfonso Reyes, que fue su amigo adicto desde los días legendarios en que se congregó la generación que llamamos Ateneo de la Juventud, rememora al Torri juvenil y el de los años siguientes en estas líneas:

apenas salía de su infancia Julio Torri, graciosamente diablesco, duende que apaga las luces, íncubo en huelga, humorista heiniano que nos ha dejado algunas de las más bellas páginas de prosa que se escribieron entonces; y luego, terso y fino, tallado en diamante con unas rozaduras de trato, no admite más reparo que su decidido apego al silencio: acaso no le den tregua para escribir cuanto debiera “las cosas de la vida", como suele decirse, la tiranía de aquel “amo furioso y brutal” que tanto nos hace padecer.

 

Apegado al silencio fue, en efecto, este prosista ejemplar. Paradójicamente, no obstante ser maestro de los más sabios en cuestiones literarias, publicó dos breves libros de ensayos —Ensayos y poemas (1917 y 1937) y De fusillamientos (1940), a los que en 1964 se unieron Prosas dispersas para formar el volumen llamado Tres libros—; un excelente manual acerca de  La literatura española (1952) y un discurso académico sobre La Revista Moderna de México (1954). Sin embargo, tan breve obra tiene un lugar de excepción en la literatura mexicana.

La rara calidad de los textos de Torri se encuentra no sólo en la textura de su lenguaje, y en el espíritu alado que los ilumina, sino también en el hecho de que entregan despojos preciosos de auténtica y fresca vida, rescatados, tras lentos y pacientes buceos, de una existencia que fue toda ella ejercicio libresco. Para este gran sorteador de la tentación literaria, los libros y sus experiencias sobre ellos vienen a ser un contraluz en la empresa salvadora de su propia sensibilidad; un contraluz que ya sólo es humo de discreta, ladina sonrisa; reservada emoción, gracia ligera, malicia, dolorido sentir, tolerancia de las flaquezas humanas y, a veces, el roce de las alas oscuras y trágicas. En la pluma de Torri, la prosa no es un vehículo ambiguo para decirlo todo, sino un arte complejo en que pensamiento y estilo se equilibran para expresar las más sutiles nociones. Sus ensayos y sus poemas pudieran encontrarse cercanos, en ocasiones, a todos los momentos memorables de la prosa artística: Renard y Wilde, Lamb y Schwob, Bertrand y Heine, y al mismo tiempo, inconfundibles en su propia originalidad, y aun mexicanos, me atrevería a decir, en su recato malicioso. Mas aunque la de Torri sea con plena justicia prosa literaria, es al mismo tiempo extraña a ese género híbrido llamado “prosa poética”. La prosa de Torri no se deforma ni su poesía se aplana sino que una y otra mantienen sus condiciones esenciales, la sobriedad del paso y el efluvio secreto. Por una necesidad profunda, su temperamento lírico prefiere la comunicación llana y el ritmo secreto de una prosa no exenta de los prestigios de la poesía.

Como se detallará adelante, Julio Torri dirigió con Agustín Loera y Chávez, la benemérita colección Cultura, y fue el principal asesor de Vasconcelos en la preparación de los “clásicos verdes”. Entre las Prosas dispersas que publicó en Tres libros,  son muy hermosas sus evocaciones de Pedro Henríquez Ureña, Alfonso Reyes y Justo Sierra.

El aprecio que la obra de Torri ha suscitado alentó la recopilación de textos que, con rigor crítico, su autor excluyó de sus libros. Reunidos por Serge I. Zaïtzeff, han aparecido Diálogos de los libros (1980), que recoge también el epistolario con Alfonso Reyes; El arte de Julio Torri (1983), estudio que añade las cartas cruzadas con Pedro Henríquez Ureña y un par de textos olvidados, y El ladrón de los ataúdes (1987). Las cartas de Torri son encantadoras y dan amplia información sobre la vida intelectual de la época. Los libros de Torri fueron adquiridos, hacia 1985, por Julieta Campos y Enrique González Pedrero para la Biblioteca Pública del Estado, en Villahermosa, Tabasco.

Última actualización: 04 de marzo de 2014 a las 08:27

Escritor, crítico literario y profesor. Abogado por la Escuela Nacional de Jurisprudencia (1916), profesión que casi no ejerció, y doctor en Letras por la Universidad Nacional de México (1929), donde impartió diversos cursos la mayor parte de su vida. Autor de Ensayos y poemas (1917), De fusilamientos (1940), Tres libros (reunión de Ensayos y poemas, De fusilamientos y otros textos, 1964) e Historia de la literatura española (1952). Únicamente publicó las siguientes traducciones: “La reina del aire” de John Ruskin (en El Mundo Ilustrado, 1911); Las noches florentinas de Heinrich Heine (México, Cvltvra, 1918); “Canción” de Jean Richepin (en El Maestro, 1921); un pasaje de Don Casmurro de Machado de Assis (en La Falange, 1923); Diálogo sobre las pasiones del amor de Blaise Pascal (Buenos Aires, Babel, 1923; reed. México, Séneca, 1942); y “Hospedaje” de Ludwig Uhland (en Los Sesenta, 1965). De ellas, el pasaje de Don Casmurro y “Canción” pueden leerse en su Obra completa (México, Fondo de Cultura Económica, 2011). Para la antología Grandes cuentistas (Buenos Aires, Jackson, 1949; reed. México, CONACULTA/Océano, 1999) realizó la selección, el estudio preliminar y las notas biobibliográficas, tradujo tres relatos de Il Novellino, dos novelas del Decamerón, la novela IV de Le novelle de Francesco Sacchetti, “Adiós” de Guy de Maupassant y “La desaparición de Honorato Subrac” de Guillaume Apollinaire, y revisó las traducciones de “Una pasión en el desierto” de Honoré de Balzac y “El velo negro del pastor” de Nathaniel Hawthorne. Para Torri, “traducir a los escritores de nuestra predilección es un ejercicio muy útil; se perfecciona la técnica propia y a la vez se enriquece nuestra literatura con modelos y orientaciones que no siempre han de ser infecundos, aparte de que se trabaja por alcanzar una adaptación mejor de nuestra lengua al pensamiento moderno”. Su labor como traductor no escapa a los enigmas que legendariamente han rodeado su obra y personalidad. Por una parte, está la manifestación de los juegos autoriales de Torri, por ejemplo, en su confesión temprana a Pedro Henríquez Ureña: “No soy un traductor muy fiel, pues la infidelidad no es sino un aspecto de mi debilidad por los embustes”. Esta máscara ha llevado a Beatriz Espejo a insinuar que recurrió a una versión en francés para traducir Las noches florentinas. Pero es el poeta Gerardo Deniz (Juan Almela) quien, a partir de cotejos de traducción e indicios epistolares sobre el aprendizaje del alemán por parte de Torri, presenta argumentos serios que ponen en tela de juicio la traducción directa. La cuestión podría dirimirse a partir del cotejo con los ejemplares en alemán y en francés de las obras de Heine, actualmente en el Acervo Julio Torri. Por el contrario, existen evidencias documentales sobre la legitimidad de sus traducciones. Así sucede con los pasajes de Machado de Assis que, en la última línea de una versión mecanografiada, ostentan la aclaración “Tradujo J. T.” y la indicación de que la nota sea eliminada de la versión a publicar. También es el caso de “Hospedaje”, traducción cuestionada por Deniz, pero aclarada contundentemente por otro manuscrito del Acervo. Según se desprende de intercambios epistolares entre Torri, Henríquez Ureña y Alfonso Reyes, también tradujo Lady Windermere’s Fan de Oscar Wilde, algunos ensayos de Studies in the History of the Renaissance de Walter Pater, Peter Pan de James Mathen Barrie y un ensayo de Charles Lamb. No se tiene, sin embargo, más noticias de estos textos, pero pudieran algún día surgir a la luz, como sucedió con las traducciones torrianas de algunos pasajes de Gaspard de la nuit de Aloysius Bertrand. En una carta de octubre de 1986, Serge I. Zaïtzeff manifiesta a J. García Terrés que destina a La Gaceta algunas traducciones torrianas de Bertrand; así fue, pues aparecieron en el número 200 de la revista (agosto de 1987) dos poemas en prosa, “El albañil” y “Los arrieros”, publicados más tarde por el propio Zaïtzeff, al lado de otras traducciones de Torri, en “Versiones de Aloysius Bertrand” (en la revista Biblioteca de México, 2000). Torri promovió la difusión de traducciones durante su labor como editor de Cvltvra y de la colección vasconcelista de los “Clásicos Verdes”. Con ironía y festividad exuberantes, sin embargo, también admitió el plagio de algunas traducciones para el segundo proyecto en su carta a Reyes del 9 de junio de 1922. De la duda, inequívocamente se salvan Mimos y La cruzada de los niños de Marcel Schwob (Cvltvra, 1917), que incluye un ofrecimiento impreso a Torri por Rafael Cabrera, responsable de la versión; la Antología del amor asiático de Adolphe Thalasso (Cvltvra, 1918), con emotiva dedicatoria manuscrita a Torri por parte de Cabrera, y La linterna sorda de Jules Renard (Cvltvra, 1920), dedicada a Torri por Genaro Estrada, traductor y autor del estudio introductorio. Los ejemplares en cuestión se encuentran en perfecto estado y ricamente encuadernados en el Acervo Julio Torri.

Bibl.: Gerardo Deniz, “El Heine de Torri”, Biblioteca de México 10 (1992), 59-60. || Beatriz Espejo, “Julio Torri traductor de Enrique Heine”, Tierra Adentro 46 (1989), 69-72. || Serge I. Zaïtzeff, “[Introducción a] Versiones de Aloysius Bertrand”, Biblioteca de México 55 (2000), 22-25.


Elena Madrigal

Última actualización: 05 de junio de 2015 a las 09:53




 
 
Foto: Colección Alicia Reyes / Capilla Alfonsina
Foto: Colección Alicia Reyes / Capilla Alfonsina

Julio Torri

1889
Saltillo, Coahuila
1970
Ciudad de México


OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA

Institución (es):
Centro Mexicano de Escritores
Fecha de ingreso: 1951
Miembro del Consejo Literario

Pegaso. Revista Ilustrada
Fecha de ingreso: 08 de marzo de 1917
Fecha de egreso: 27 de julio de 1917
Redactor


Entradas de diccionario
Introducción Entradas de diccionario
Los años formativos Entradas de diccionario
Trayectoria intelectual: la editorial Cvltvra y el Departamento Editorial de la Universidad Nacional Entradas de diccionario
La enseñanza universitaria Entradas de diccionario
La suficiencia de tres libros Entradas de diccionario
Torri, posmodernista y posmoderno Entradas de diccionario
La felicidad de un bibliófilo Entradas de diccionario
Bibliografía