Enciclopedia de la Literatura en México

Gilberto Owen

mostrar Introducción

Gilberto Owen (1904-1952)[1] es el poeta más errante de la generación de Contemporáneos. Sus mayores aportes se encuentran en la poesía, el poema en prosa, el relato y el género epistolar. En su adolescencia escribió bajo los modelos modernistas, poco después pasó por el vanguardismo, y ya en su etapa madura ajustó su estilo a la versificación libre en herméticos poemas. Sus libros más importantes son Perseo vencido (1948), en poesía, y Novela como nube (1928), en prosa; además de que son famosas sus cartas amorosas a Clementina Otero, actriz mexicana. Su obra trasciende a la literatura universal como uno de los grandes poetas “imagineros del verso”; según la clasificación del crítico peruano Luis Alberto Sánchez, en su Historia de la Literatura Americana, para aludir a la imagen y la metáfora como los recursos principales utilizados por el poeta.

Por la dispersión de su obra, es también el poeta de su generación leído a cuentagotas, distante y, sin embargo, respetado por la calidad de su poesía, y porque la particularidad de ésta se basa en el coloquialismo de sus versos, redimensionados por la apropiación del lenguaje sometido a las virtudes del verso libre y la reflexión sobre la existencia humana. Es tan coloquial que escribe frases como: “Pero esta noche el capitán, borracho de ron…”[2] Como hábil poeta, traduce la reflexión que hace de su existencia en la apropiación de un lenguaje sugestivo y sentencioso, nutrido de imágenes y de miradas atentas a fenómenos visuales del paisaje, de objetos y lugares de su travesía. Es asimismo el más místico, impregna de cultura católica su poesía (por ello el calificativo de “Conciencia Teológica de Contemporáneos”), entremezclada de símbolos, nombres, obras, personajes de la literatura universal, y su admiración por lo moderno, por los descubrimientos que impactaron el mundo durante la primera mitad del siglo xx.

mostrar A la luz del Nevado de Toluca

De tempranas y prontas decisiones vocacionales, Gilberto Owen se entregó a la literatura desde su adolescencia en el Instituto Científico y Literario de Toluca, al cual se inscribe en 1919. Sus grandes mitos, sueños, visiones y pesadillas se manifiestan durante los primeros quince años de vida. Tiene que inventarse una biografía, pues sólo es Gilberto Estrada. Lo persigue la ausencia del padre (y del apellido paterno), como puede leerse en sus versos:

como el de ese párvulo que esta noche se siente solo e íntimo
y que suele llorar ante el retrato
de un gambusino rubio que se quemó en rosales de sangre al mediodía.[3]

Owen llega a Toluca acompañando a su madre, Margarita Estrada, y a su media hermana, Enriqueta Guerra. Su viaje fue iniciado en Rosario, Sinaloa, posiblemente vivió en Mazatlán, aunque no hay constancia de ello; sólo Effie Boldridge[4] indica que salió de su tierra natal en 1914 para vivir tres meses en el puerto de Mazatlán y luego dirigirse hacia Toluca. Ateniéndonos a su poesía, dos lugares más son parte de este viaje iniciático: Zirahuén, en Michoacán, y Yuriria, Guanajuato, parte del mundo materno, la Isla y la tierra del gran lago de ojo bovino descrito en sus versos. Madre e hijos llegan a vivir a Toluca en la calle Isabela la Católica número 31 (al lado poniente del actual Palacio de Gobierno), a casa del tío Bardomiano Estrada, quien funge como tutor y apoyo económico de la familia, gracias a su trabajo en el Registro Civil de la ciudad.

En el archivo histórico de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM, antes Instituto Científico y Literario, donde Owen estudió), se encuentra el comprobante del registro de nacimiento con que el rosarino se inscribió al Instituto, además de otros documentos, como un certificado de que fue examinado (y las calificaciones) en el primer curso del “Departamento Superior que fue anexo a la Normal de Profesores” en 1917, o el reporte de mala conducta en el Instituto en 1919.[5]

El expediente de su inscripción al Instituto Científico y Literario, que se guarda celosamente en el Archivo Histórico de la UAEM también contiene otros datos relevantes, entre los que destaca que en 1919 Gilberto Estrada empieza a aparecer como Gilberto O. Estrada, y después antepone a su apellido materno el de Oven, que más tarde cambia a Owen; además de que sus cursos de Idioma Nacional y Literatura le inician en la aventura literaria que decidió emprender en compañía de los poetas locales de la época.

Asimismo en Toluca comienza su trayectoria periodística en calidad de secretario de redacción de Manchas de Tinta (mayo de 1920); colabora en el periódico estudiantil Horizontes (1921); y es director de las revistas Raza Nueva (junio-julio de 1922) y Esfuerzo (septiembre-octubre de 1922). De estos años son los Primeros versos (1920-1922), publicados póstumamente en 1957. Tuvo experiencias políticas de carácter estudiantil cercano al pensamiento liberal en la conservadora capital del Estado de México.[6]

Fue decisiva su lectura del poema “La legión del águila”, que escribió en honor a Juárez, ante el presidente de la República, Álvaro Obregón, y Plutarco Elías Calles, en la ceremonia del vi aniversario de la promulgación de la Constitución Política Mexicana, en Zitácuaro, Michoacán, el 5 de febrero de 1923. Hasta el mes de agosto de ese año colaboró en la Biblioteca Pública Municipal en calidad de subdirector, para cambiar su domicilio a la Ciudad de México y trabajar en la Secretaría de la Presidencia de la República, reuniendo la información más importante del día para lectura del Presidente.

Las publicaciones de estos primeros años de producción literaria son Primeros versos (1957) que concentra los poemas escritos de 1920 a 1922. En 1923 publica en La Falange “Canción del alfarero”; en Variedades, de Guadalajara, “Canción efusiva del crepúsculo” y “Mediodía arbitrario”; “El madrigal de sor Puericia”, en El Gladiador y “Fragmento del poema heroico ‘La lección del águila’”, en Juventud Liberal. Corresponde a la tercera parte del poema “La legión del águila”, que publicó íntegro Heriberto Enriquez, quien fue profesor de Owen, en 1952 en las páginas de El Sol de Toluca al enterarse de su fallecimiento. Por lo general los poemas de este periodo son escritos bajo la aún dominante estética modernista-decadentista, el misticismo de Amado Nervo y con temática provinciana a la Ramón López Velarde.[7]

mostrar La Bagdad olvidadiza

Gilberto Owen llegó a la Ciudad de México en agosto de 1923, donde permaneció hasta julio de 1928. Estos cinco años constituyen su segunda etapa de valioso aprendizaje literario, en la que reafirma su vocación como escritor. La cercanía con Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta y Salvador Novo es decisiva en la orientación de sus escritos, lecturas y proyectos. Lee a André Gide, a Juan Ramón Jiménez y a T. S. Eliot, además de que el mundo cultural de entonces lo actualiza en lo referente a cine, artes plásticas y literatura universal. Publica “Playa de veraneo”, en la revista Antena, 1924. Al año siguiente, con el título de “Suite Emur”, en El Universal, difunde seis poemas: “Yo lo que buscaba”, “Te harían, Cenicienta, Rosalía”, “Guarismo que repite, interminable”, “Sueño”, “En el orbe de tu dedal, yo era” y “Pureza”, más tarde incluidos en Desvelo. También de 1925 es La llama fría, primer ejercicio poético en forma de relato. Su título se refiere al contraste entre los recuerdos que corresponden al pasado, personajes y ambiente, y el presente con una diferencia de diez años. Más que argumento, dominan las imágenes con paradojas, antítesis, disgregaciones e impresiones sobre las cuatro situaciones fundamentales que cuenta (el protagonista, el viaje, el pueblo y el reencuentro con el personaje).

En 1927 participa y se identifica con la revista Ulises, dirigida por Salvador Novo y Xavier Villaurrutia, cuya fugacidad (seis números) fue motivo siempre presente para pretender continuarla, sin lograrlo. En el primer número de tal órgano de difusión publica “Desvelo” (tres de los poemas que posteriormente se integran al poemario de la edición de 1953: “Corolas de papel de estas canciones”, “Romance” y “El agua, entre los álamos”) y “Pájaro pinto”; en el segundo, “Pachuca”, un adelanto de Novela como nube; en el número 5, con el título de “Línea”, otro adelanto, los poemas en prosa: “Teologías”, “Maravillas de la voluntad”, “Interior”, “Novela” y “Poética”.

En el Teatro Ulises fue traductor de obras como Simili, de Claude Roger-Marx, además de que actuó en Ligados, de Eugene O’Neill; El peregrino, de Charles Vildrac; y El tiempo es sueño, de Henri R. Lenormand. Ahí conoció a Clementina Otero, destinataria de las cartas de amor más poéticas de la literatura mexicana, escritas en 1928, la mayoría de ellas después de que abandona el país.

Aparece Novela como nube (1928), una novela experimental innovadora y perfecta. Su riqueza verbal, carácter imaginativo y lúdico siguen siendo su principal fuerza expresiva. Asimismo, publica “Sombra”, “Teologías”, “Alegoría”, “Viento”, “Maravillas de la voluntad”, “Interior”, “Novela” y “Poética”, en la Nueva antología de poetas mexicanos de Gabriel García Maroto, poemas que repite en la Antología de la poesía mexicana moderna (1928) firmada por Jorge Cuesta. Dos años después, en 1930, publica Línea en los Cuadernos del Plata en Buenos Aires, Argentina. Son también conocidos en la revista Contemporáneos (de 1928 a 1930, en los números 7, 12 y 28-29) otros poemas que más tarde integrará en sus libros: “Examen de pausas”, “Poema en que se usa mucho la palabra amor”, “Autorretrato o del Subway”, “Carta. Defensa del hombre”, “Santoral”, “Repeticiones”, “Acróstico”, “El río sin tacto”, “Alusiones a X”, “Apeiron” e “Y fecha:”.

Alejado ya del Modernismo, en estos años de estancia en la Ciudad de México, Owen participa de la estética vanguardista que será dominante e innovadora, aunque el estilo oweniano críptico, lúdico y lírico ya es distintivo en los géneros donde participa.

mostrar El viaje al norte y Sudamérica

Gilberto Owen inicia el Servicio Conciliar Mexicano en Nueva York, a donde llega el 8 de agosto de 1928, adscrito a la Secretaría de Relaciones Exteriores. De Nueva York pasa a Detroit, Michigan, el 11 de octubre de 1929 y a Cincinnati, Ohio, en enero de 1931. Después viajará a Lima, Perú, a donde llega para desempeñarse en calidad de Cónsul General a partir del 27 de julio de 1931. Aquí planea con Martín Adán escribir un poema largo entre los dos; según Luis Vargas Durand: “Aloyusius Acker estuvo a punto de editarse en Lima, en edición conjunta con El infierno perdido, de Gilberto Owen, bajo el título común de Dos poemas de odio”.[8] Asistía a la tertulia “El Areópago” en casa de Martín Adán, al igual que José Díez Canseco y Benjamín Carrión. Conoce a Luis Alberto Sánchez y a Víctor Haya de la Torre.

Viaja hacia Ecuador el 11 de febrero de 1932, a fundar el consulado mexicano. En Ecuador es denunciado y expulsado del servicio exterior mexicano por facilitar la huida de Luis Alberto Sánchez y Haya de la Torre, líderes importantes del primer partido de izquierda en América Latina, la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), y deportados de Perú por el presidente Luis Miguel Sánchez Cerro.

Después de este suceso, orienta el viaje rumbo a Bogotá, a finales de 1932, donde permanecerá –con una interrupción de dos años en México– hasta 1947. En esos quince años –superado el vanguardismo, sin haberse alejado nunca del coloquialismo como la forma definitiva de su lirismo– se define mejor la intensidad de su poesía.

Trabajó como articulista para El Tiempo y El Espectador de la capital colombiana, fue secretario de redacción de La Estampa, “revista semanal de actualidad gráfica”, y fundó una librería, denominada “1936”, que fracasó. Su primer artículo periodístico en Bogotá es “Filipinas en su víspera” publicado en El Tiempo, el 16 de enero de 1933. Publicará desde entonces artículos periodísticos y notas que alternará en las columnas del diario y Lecturas Dominicales. Suplemento Semanal de El Tiempo. Los artículos de carácter literario, y algunos poemas, se dieron a conocer en México en 1978 en las páginas del suplemento cultural de El Sol de México, y se incorporaron a la edición de sus obras en 1979.[9]

Aunque vive del periodismo, no descuida sus reflexiones sobre las artes y la poesía, plasmadas en las páginas de Lecturas Dominicales de El Tiempo de Bogotá, y concretadas en su ejercicio literario. Muchos escritores están cercanos a él, algunos de los cuales participan en calidad de testigos en su boda con Cecilia Salazar Roldán en diciembre de 1935.[10]

De este periodo es la leyenda del poeta mexicano que cazaba en las selvas colombianas y contrajo matrimonio con una mujer millonaria. Tiene dos hijos, Victoria y Guillermo, quienes nacen el 4 de septiembre de 1936 y el 4 de mayo de 1938, respectivamente, situación que recrea en el verso “Todos los días 4 son domingos / porque los Owen nacen ese día”.[11]

Mientras su vida mundana proseguía, dio a conocer textos como “Nota autobiográfica”, “River rouge”, “La semilla en la ceniza”, “Defensa del hombre” y “El infierno perdido” en El Tiempo (1933), además de poemas que integraría en Perseo vencido: “Discurso del paralítico” (Letras de México, 1940); “Laberinto del ciego” (Lecturas Dominicales, 1941); “Tres versiones superfluas” (Amistad. Cuadernos trimestrales, 1941); “Día primero, El naufragio”, “Día dos, El mar viejo”, “Día tres, Al espejo” y “Día nueve, Llagado de su desamor” (El Hijo Pródigo, 1943); “Regaño del viejo” (Letras de México, 1943); “Virgin Islands”, “El patriotero” y “El hipócrita” (Letras de México, 1944); “Nombres” (Revista de América, 1945) y “Poética” (Revista de las Indias, 1945); “Varado Sindbad” (Universidad Nacional de Colombia. Revista Trimestral de Cultura Moderna, 1945); Libro de Ruth (México, Firmamento, 1946); “Lázaro mal redivivo” y “Madrigal por Medusa” (Revista de América, 1948). Finalmente, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos publicó por primera vez completo Perseo vencido en Lima (1948), integrado por “Madrigal por Medusa” (1948), “Sindbad el varado” (1942), “Tres versiones superfluas” (1941) y “Libro de Ruth” (1946).

En 1942 viaja a México, donde se dedica a la traducción y a reconocer la capital, su “Bagdad olvidadiza”. Dos años después regresa a Bogotá. En 1945 inicia trámites en la Secretaría de Relaciones Exteriores, en calidad de “Agregado Cultural ad-honorem”. El 1º de febrero de 1947, fecha oficial de su reingreso al servicio exterior, es enviado a la embajada en Filadelfia, donde se desempeña en las actividades administrativas típicas de un funcionario menor.

Durante los últimos años de su vida, Owen redujo al mínimo las relaciones sociales, volviéndose aún más inconspicuo, un fantasma huidizo, tal y como lo dibuja Valeria Luiselli en su novela Los ingrávidos. Muere en una cama de hospital el 9 de marzo de 1952. Sus restos se encuentran en el Cementerio Holy Cross, lote 57, hilera 26, fila 13 (Villaseñor 11), de donde tal vez algún día serán rescatados para integrarlos a la rotonda de los hombres ilustres de su tierra natal. Dedicó los últimos años de vida a reunir su obra dispersa, vía Josefina Procopio. Aunque murió ciego, el trabajo editorial que hicieron juntos, impreso en los talleres universitarios de la UNAM en 1953, no ha sido superado.

mostrar La crítica

El primero de los críticos de Gilberto Owen fue Felipe Villarello, su profesor en el Instituto Científico y Literario: “porque una vez nos peleamos don Felipe N. Villarello, mi profesor de retórica y poética, y yo. Se atrevió a decirme que mis versos en latín estaban bien, pero que era un ‘latín de cocina’”.[12]

La edición de 1957, conocida con el título Primeros versos, rescata siete poemas del olvido. En la presentación, Rodolfo García indica con claridad el valor de estos iniciales ejercicios literarios:

El lector atento podrá advertir en estos versos la génesis de la calidad que después había de alcanzar su mayor desarrollo en la obra posterior de Owen, y que tan señalado lugar le había de conquistar en las letras nacionales.
La publicación de este cuaderno obedece, más que al prurito de ofrecer poemas desconocidos, a la intención de coadyuvar en el trabajo de quienes más tarde se interesen en llevar a cabo una investigación sistemática de la producción literaria del Estado de México.[13]

Alí Chumacero y José Emilio Pacheco resaltan el “cuadernito delgado y sustancioso”[14] que contiene los versos de un adolescente. Para Alí Chumacero, “en estos Primeros versos, tocados con la seriedad de la adolescencia, se traslucen las lecturas de Owen: López Velarde, González Martínez, Barba Jacob y Darío”.[15] Pacheco demuestra el valor incipiente de “Confiadamente, corazón…” citándolo como “versos que insensiblemente anunciaban un futuro brillante que el poeta hizo oscuro y alejado”. Termina su comentario uniendo el Perseo vencido a Muerte sin fin, Altazor y Residencia en la tierra como “la aportación de Hispanoamérica al gran libro de la Poesía Universal”.[16]

Otros estudiosos que han opinado sobre estos ejercicios literarios son Effie Boldridge, José Sergio Cuervo y José Hilario Ortega, con sendas tesis presentadas en las Universidades de Missouri, Nueva York y Texas. La opinión de Boldridge sobre Owen se sintetiza en las siguientes palabras:

For Gilberto Owen the very human conflict between man as a physical being and man as a spiritual entity assumed the proportions of a major struggle. His objective in life was to resolve this conflict so that he could “live fully” or gain totality of existence.[17]

José Hilario Ortega comparte la idea de que “los versos primerizos revelan mucho de la personalidad de Owen y […] permiten trazar su trayectoria poética”[18]; por lo que destina diecisiete páginas de su tesis a analizar los siete poemas en orden cronológico, resaltando aspectos de la métrica:

Observamos que Owen practica la lección aprendida de los clásicos españoles, Góngora y Lope principalmente, al cultivar el soneto; sin embargo, bajo el influjo del modernismo sabemos que esta forma agregó nuevas combinaciones a los tercetos. Tal es el experimento de Owen al unir en un sexteto los dos tercetos y ponerlos en una rima diferente a la abrazada que preferían los clásicos.[19]

En el mismo año que José Sergio Cuervo, Tomás Segovia anota:

En mi opinión [los Primeros versos] muestran algunas experimentaciones, audacias incluso, en la forma exterior que, aun cuando no logran seguramente salvar la calidad del conjunto, parecen probar en cambio una temprana curiosidad formal que el poeta no desmintió después.[20]

Entre los críticos más connotados, Luis Alberto Sánchez[21] valoró la importancia de la obra del rosarino, al ubicarlo no sólo entre los escritores de Latinoamérica más sobresalientes del momento. En su Nueva historia de la literatura americana, el nombre de Gilberto Owen está asociado a los grandes poetas de la lengua española posteriores a la muerte de Rubén Darío, así como en el periodo de la literatura de entreguerras, el momento más “receptivo” de la literatura.

Lector y crítico de su tiempo, Sánchez arriesga la propuesta de calificar la poesía de Owen como poesía metafísica, intelectiva o conceptual, poesía de los “imagineros, de los sabios del verso”:

La poesía de Pellicer, Carrera Andrade, Gorostiza, Owen, Hidalgo, es una sucesión de imágenes. Cada verso tiene una unidad, que no es la del acento, sino la de la “imagen”; “Rol de la manzana”, de Jorge Carrera Andrade no es otra cosa que un encadenamiento de imágenes. Y lo son “Hora de junio”, de Pellicer y “Dimensión del hombre” de Hidalgo, “Simbad el varado”, de Gilberto Owen, autor de “Novela como nube” y de “Línea”, uno de los espíritus más penetrantes, imagineros y finos que ha dado México en la penúltima década. Tan evidente es tal predominio de la fantasía sobre cierta sensibilidad y cierta sentimentalidad, que hasta el indigenismo se viste de ultraísmo, de imaginerismo, de creacionismo en Alejandro Peralta (“Ande” y “El Kollao”) o en los nuevos poetas ecuatorianos, como en Alejandro Carrión.[22]
Gilberto Owen (¿1904?), perteneció al grupo de Ulises[23]    y sobresalió en plena juventud por su originalidad y cierto gongorismo congénito que revestía sus versos de nieblas conceptuales, aclaradas por lampos de imaginería. Publicó una novela, que es, en realidad, poema, como otra de Villaurrutia, en esos mismos días: “Novela como nube”. Más tarde, Alfonso Reyes, en los “Cuadernos del Plata”, recogió poemas de Owen, bajo el título de “Línea”. Le escuché leer largos trozos de su poema “El infierno perdido”. Ha publicado después “Libro de Ruth” (1946) y “Simbad el varado” (1948) donde luce una inspiración profunda y dramática, llena de austeridad y elegancia, de esa rara combinación de sutileza y angustia propia de T.S. Elliot.[24]

En la primera (y hasta ahora mejor) compilación de los escritos de Gilberto Owen, el libro Poesía y prosa, prologado por Alí Chumacero, éste se refiere al rosarino en los siguientes términos:

Owen aceptaba como designio insobornable incorporar a su verso el fluir de las cosas, la conciencia de que todo –como en las clásicas Coplas– está condenado a sugerir la pregunta por su existencia. Sabía que su obra, connatural a las ideas que la animaban, era el reflejo y la dócil respuesta a la contemplación de lo que no perdura, a la inevitable presencia de lo que muere frente a nuestros ojos, y entraba a la poesía dejando a la puerta toda esperanza.[25]

Casi veinte años después del esfuerzo biográfico de José Rojas Garcidueñas (Gilberto Owen y su obra), en 1970 Tomás Segovia destaca el virtual desconocimiento de Owen en el mundo de las letras. En esta fundamental apreciación de la obra del poeta, Segovia marca el rumbo de la crítica, pues señala con claridad las características de esta notable escritura, al tiempo que indica la posibilidad de tres lecturas diferentes de “Sindbad el varado”: como una historia de amor, como la bitácora de un fracaso y como el viaje “al infierno de la inmovilidad”.

En El azogue y la granada: Gilberto Owen en su discurso amoroso, Vicente Quirarte considera “Sindbad el varado” como un poema de amor, tesis que alimentó a través de la biografía de Gilberto Owen, aceptando la invitación que Tomás Segovia formulara en “Gilberto Owen o el rescate”. Es el primer libro que nutre al lector con detalles personales y copiosa información sobre la obra de Owen. Ilustrado con documentos y fotografías, nos acerca a la relación que hay entre vida y poesía en un poeta de notables méritos, del cual poco se había hablado y poco se conocía. Con gran pasión por esta poesía, Quirarte nos acerca a las influencias de Owen, a su ubicación literaria, emitiendo esclarecedores juicios críticos sobre la obra del rosarino. Es Vicente Quirarte quien mucho ha propiciado que Owen sea cada vez más leído, como nítidamente lo indica su libro Invitación a Gilberto Owen.

Carlos Montemayor destaca su apreciación de los veintiocho poemas de "Sindbad el varado". Para él, este libro de poesía es la expresión de una actitud interior y de un acercamiento a la vida. Éstas son sus palabras:

El poema en su conjunto es memoria, es minuciosa expansión de una vida, de una inclemente mansión que cae. Es el hombre que al mirarse a sí mismo acepta mostrar sus límites y su morada, emociones que en él mismo, con su cuerpo, con su conciencia, con su incontenible deseo de vida, naufragan en el estrecho litoral de la carne. Apuntes de un capitán ebrio y llagado, rencoroso por muchas cosas, embriagado por muchas cosas, llagado por años. Y entre él y su marino se eleva el viento, o la memoria, o la poesía, o el paisaje de una anagnórisis continua y de amoríos compartidos por ambos, por el poeta y su conciencia, por el hombre y la soledad: la vida como amante de ambos; la emoción como una ramera de ambos; la poesía como el árbol que a ambos cobija y sobrevive.[26]

Jaime García Terrés identifica tres mundos en la poesía de Gilberto Owen, mundos relacionados con la alquimia. Este crítico reconoce en Owen un punto de vista religioso como concepción de mundo y literatura, además de que señala algunas posibles apropiaciones, como William Blake, Víctor Hugo, Rimbaud, Valéry y Juan Ramón Jiménez. En la “Tercera jornada” de su libro, García Terrés aprecia en Owen un sentimiento místico derivado de la poesía de Juan Ramón Jiménez, al igual que el gusto por la intimidad. Repasando las características de la poesía mística española, García Terrés afirma que

el poeta [...] es un místico sin Dios necesario. En este preciso sentido, no sin cautela, cabe señalar la dimensión religiosa en Owen. Que es algo muy distinto del opresivo sentimiento católico, falsamente religioso, que México heredó de España, y del cual es indispensable, si se quiere hacer poesía, escapar volando. Owen, que se autotitulaba ‘la conciencia teológica de los Contemporáneos’, eligió, sin embargo, un vuelo escondido, de música callada y soledad sonora, tan discreto que no se le oía, y de oírsele, no se le entendía.[27]

José Joaquín Blanco, en La paja en el ojo, afirma que para los Contemporáneos la poesía fue “un género más clandestino y personal, y, en algunos (Novo, Owen, Villaurrutia, Cuesta, Gorostiza), ostensiblemente escaso”[28]. Desde su punto de vista, Owen se dedicó a "mitologizar sobre la religión bíblica, trayéndola al mundo cotidiano".[29]

Guillermo Sheridan insiste en las apropiaciones que Owen recibe de Juan Ramón Jiménez y López Velarde, en lo cual coincide Eugenne L. Moretta. Además, Sheridan destaca la imprescindible necesidad de hablar sobre sí mismo que este poeta tenía. Acaso el mejor juicio de Sheridan sobre Gilberto Owen sea:

Owen comienza por entender a su poesía como una pesquisa cuyo sentido radica más en la búsqueda que en el hallazgo. Los juegos de palabras forman un antecedente importante para Villaurrutia. Owen asume el juego con una frescura propia de quien se ha aventurado ya por un sendero nuevo, sin preocuparse de la ley circundante. Las intermitencias autobiográficas parecen documentar la potencia lírica al tiempo que contrapuntean con su ambigüedad un discurso ceñido en apariencia. A Owen siempre le gustará meter frases del tipo de “se me había vuelto diálogo el monólogo” que aportan una rara distancia entre el poema y el lector al apuntar a una zona vedada de antemano. Pero la diversidad de elementos se suman en una poesía que, para su momento, no sólo era original sino escabrosa, con un aliento entre ríspido y críptico que no por ello dejaba de ser sumamente cordial.[30]

De entre los últimos estudiosos de Owen, entresaco la aseveración de Cynthia Araceli Ramírez Peñaloza al señalar que la lectura de la Biblia no fue tan determinante en la obra de Gilberto Owen como sí lo fue su conocimiento de los preceptos del catolicismo expuestos en la Historia sagrada y sus lecturas literarias de autores como Gide y Víctor Hugo. La crítica de Ramírez Peñaloza apunta a revisar toda la obra del poeta sinaloense como el poeta que se apropia y utiliza los preceptos del catolicismo divulgados también de manera oral.

Hay dos ensayos de Owen que ilustran su gran preocupación respecto a la poesía, y en los cuales es posible apreciar el concepto que orientó su escritura. En “Poesía –¿pura?– plena” (1927) se refiere a la poesía como el choque “inimitable de la inteligencia con la belleza”,[31] o bien el “resultante del equilibrio de sus elementos formales y esenciales”, y agrega como una de sus cualidades básicas la “formalidad expresiva –elaboración en metáforas de un sistema del mundo–”.[32] Once años después, a la par que escribe Perseo vencido, en “Poesía y revolución” (1934) reafirma lo anterior con sus palabras alusivas a la década de los años veinte en México:[33]

Que su poesía sería reaccionaria, que no sería al fin poesía, aunque sus materiales fueran arado y martillo, si con ello no descubría nueva belleza formal y esencial, y que sería revolucionaria en sí y por sí misma si se daba sinceramente, fervorosamente, a la expresión cabal de sus propios individuales hallazgos.

Gilberto Owen tuvo claro su compromiso y vaticinó el trayecto de su escritura, su búsqueda, hasta encontrar la belleza formal en prosa y verso que la lengua española le proporcionaba y que defendió y ejerció constantemente. No le pareció interesante ocuparse de otra cosa. ¿Su vida? Material de su poesía. La unión de estos elementos converge en una noción primordial que defendió y ejerció de múltiples maneras, la noción de que todas las cosas son sagradas. La visión de la sacralidad de la poesía en Owen es primordial porque así establece su relación con ella. Sin esta noción no es fácil concebirla como la conciencia que fue de sí mismo, y de ella como la máxima expresión de lo sagrado: “que eres tú, que no yo, tuya y no mía, / la voz que se desangra por mis llagas”.[34]

mostrar Bibliografía

Beltrán Cabrera, Francisco Javier Beltrán Cabrera y Ramírez, Cynthia, “Nota a ‘La lección del águila’”, La Jornada Semanal (México), 31 diciembre de 2006, pp. 8-9.

----, “...a la luz del Nevado de Toluca. Los años de Gilberto Owen en el ICL”, La Colmena, núm. 10, 1996, pp. 6-10.

----, “Algunas influencias en el joven Gilberto Owen”, en Intertextualidad y lírica: muestra de autores mexicanos, Toluca, México, Universidad Autónoma del Estado de México, 2012, pp. 33-64.

----, “Emily Dickinson: un texto olvidado de Gilberto Owen”, La Colmena, núm. 63, 2009.

----, “Gilberto Owen, datos para una biografía”, Castálida, núm. 7, 1996, pp. 72-76.

Beltrán Cabrera, Francisco Javier, y Cynthia Ramírez (coords.), Gilberto Owen Estrada: cien años de poesía, Toluca, Universidad Autónoma del Estado de México, 2005.

Blanco, José JoaquínLa paja en el ojo: ensayos de crítica, Puebla, Universidad Autónoma de Puebla (Biblioteca Francisco Javier Clavijero, Serie Mayor), 1980.

Boldridge, Effie Jolene, The poetry of Gilberto Owen, Tesis de doctorado, University of Missouri-Columbia, 1970.

Capistrán, Miguel, “Gilberto Owen y la revista Ulises”, conferencia presentada en la Capilla Alfonsina, México, D. F., 17 de febrero de 2010.

Chumacero, Alí, “Primeros versos de Gilberto Owen”, México en la Cultura, supl. de Novedades, núm. 434, 14 de junio de 1957.

----, “Prólogo”, en Gilberto Owen, Poesía y prosa, México, D. F., Imprenta Universitaria, 1953.

Cuervo, José Sergio, El mundo poético de Gilberto Owen, Tesis doctoral, State University of New York, 1974.

Enríquez, Heriberto, “Recuerdos de antaño: Gilberto Owen en mi memoria”, El Sol de Toluca, Sección Dominical, 3 de agosto de 1952, p. 3.

García Ávila, Celene y Cajero Vázquez, Antonio, Gilberto Owen en El Tiempo de Bogotá, prosas recuperadas (1933-1935), México, D. F., Universidad Autónoma del Estado de Morelos/ Porrúa, 2009.

García Ávila, JaimePoesía y alquimia. Los tres mundos de Gilberto Owen, México, D. F., Era, 1980.

Luiselli, Valeria, Los ingrávidos, 2ª ed., México, D. F., Editorial Sextopiso, 2011.

Montemayor, CarlosTres contemporáneos: Jorge Cuesta, José Gorostiza, Gilberto Owen, México, D. F., Universidad Nacional Autónoma de MéxicoCoordinación de Humanidades, 1981.

Moretta, Eugene L., Gilberto Owen en la poesía mexicana, dos ensayos, México, D. F., Fondo de Cultura Económica (Cuadernos de la Gaceta), 1985.

Ortega, José Hilario, La personalidad poética de Gilberto Owen, Tesis de doctorado, University of Texas, 1988.

Owen, Gilberto, “La legión del águila” [Publicado por Heriberto Enríquez], El Sol de Toluca, Sección Dominical, 3 de agosto de 1952, p. 3.

----, “Poesía y revolución”, Páginas dominicales, suplemento cultural de El Tiempo (Bogotá), 1934.

----, Obras, ed. de Josefina Procopio, pról. de Alí Chumacero, recopil. de textos de Josefina Procopio, Miguel Capistrán, Luis Mario Schneider e Inés Arredondo, México, D. F., Fondo de Cultura Económica (Letras Mexicanas), 1979; reimpr. en 1996.

----, Poesía y prosa, ed. de Josefina Procopio, pról. de Alí Chumacero, México, D. F., Imprenta Universitaria, 1953.

----, Primeros versos, Toluca, Cuadernos del Estado de México, 1957.

Pacheco, José Emilio, “Gilberto Owen: Primeros versos”, Estaciones. Revista Literaria de México, núm. 7, año ii, otoño de 1957, pp. 355 y ss.

Pérez Gómez, Gonzalo, “Gilberto Owen en Toluca”, Dos Valles (Toluca), núm. 3, julio-septiembre, 1988, pp. 55-68.

----, La Biblioteca Pública de Toluca, México, D. F., Biblioteca Enciclopédica del Estado de México (Biblioteca Enciclopédica del Estado de México; 97), 1979.

Procopio, Josefina, “Advertencia”, en Gilberto Owen, Poesía y prosa, México, D. F., Imprenta Universitaria, 1953, pp. v-x.

Quirarte, Vicente, El azogue y la granada: Gilberto Owen en su discurso amoroso, México, D. F., Universidad Nacional Autónoma de México-Coordinación de Humanidades (Biblioteca de Letras), 1990.

----, Invitación a Gilberto Owen, México, D. F., Universidad Nacional Autónoma de México (El Equilibrista), 2007.

Ramírez Peñaloza, Cynthia Araceli, “La diversidad intertextual clásica en Owen”, La Colmena, núm. 63, 2009.

----, Leer, escribir y sentir entre líneas: temas y figuras bíblicos en la obra de Gilberto Owen, Tesis de doctorado, Universidad Autónoma del Estado de México, 2011.

Rojas Garcidueñas, José, Gilberto Owen y su obra, San Luis Potosí, Universidad Autónoma de San Luis Potosí, 1954.

Sánchez, Luis Alberto, Nueva historia de la literatura americana, 5ª edición, Buenos Aires, Editorial Guarania, 1950. De acuerdo con los liminares del ejemplar consultado, las cuatro ediciones anteriores aparecieron en dos países, bajo el título Historia de la literatura americana. Apareció en Santiago de Chile en 1937, seguida por reediciones en 1940 y 1942. En Buenos Aires se editó en 1944, dato que se acompaña con la aclaración: “10º millar”.

Segovia, Tomás, “Gilberto Owen o el rescate”, Plural (México), núm. 3, vol. iv, 1º de diciembre de 1974, pp. 54-61.

----, Actitudes, Guanajuato, Universidad de Guanajuato, 1970.

Sheridan, GuillermoLos Contemporáneos ayer, México, D. F., Fondo de Cultura Económica, 1985.

Vargas Durand, Luis, Martín Adán, Lima, Editorial Brasa (Colección Forjadores del Perú), 1995, vol. xix.

Villarello, Felipe N., Obra poética, introd. y recopil. de Gonzalo Pérez Gómez, Toluca, Gobierno del Estado de México, 1984.

Villaseñor, Margarita, “La tumba de Gilberto Owen”, El Sol de México en la Cultura, supl. de El Sol de México, núm. 162, 6 de noviembre de 1977, p. 11.

Whittingham, GeorginaGilberto Owen y la crisis del lenguaje poético, Toluca, Universidad Autónoma del Estado de México, 2005.

“Zitácuaro festeja al señor Presidente de la República”, El Universal (México), 6 de febrero de 1923, p. 1.

mostrar Enlaces externos

Beltrán Cabrera, Francisco Javier y Cynthia Araceli Ramírez Peñaloza, “Lope de Vega, Góngora y Gilberto Owen”, Espéculo, (consultado en junio de 2016).

----, “Notas para una nueva edición de la obra de Gilberto Owen”, Contribuciones desde Coatepec, Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, (consultado en junio de 2016).

----, “La revista Esfuerzo: inicios periodísticos de Gilberto Owen”, Ciencia Ergo Sum, Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, (consultado en junio de 2016).

----,“Algunas andanzas de Owen en el ICLA”, La Colmena, (consultado en junio de 2016).

Coronado, Juan, “Owen, poeta de los cuatro elementos”, Revista Casa del Tiempo, (consultado en junio de 2016).

Hulverson, Elizabeth, “Gilberto Owen y su ‘Libro de Ruth’: habla Booz”, Instituto Tecnológico Autónomo de México, (consultado en junio de 2016).

JLB, "La obra de Gilberto Owen se revalora como una de las más vigorosas de la primera mitad del siglo xx", Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, (consultado en junio de 2016).

Luiselli, Valeria, “Gilberto Owen, narrador”, Letras Libres, (consultado en junio de 2016).

Mateos, Blanca, “‘Booz ve dormir a Rut’ de Gilberto Owen”, Palabra virtual, (consultado en junio de 2016).

Pérez Amezcua, Luis Alberto, "Novela como nube de Gilberto Owen. Identidad y amor en un Contemporáneo", Guadalajara/ México, D. F., Universidad de Guadalajara/ Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, 2011, (consultado en junio de 2016).

Nació en El Rosario, Sinaloa, el 13 de mayo de 1904; murió en Filadelfia, Estados Unidos, el 9 de marzo de 1952. Poeta y narrador. Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria. Perteneció al grupo Los Contemporáneos. Sus obras completas fueron publicadas por el fce en 1979 y por el conaculta en 1990. Colaboró en Contemporáneos y Ulises.

José Luis Martínez
1995 / 12 ene 2018 12:07

Gilberto Owen (1905-1952) es un poeta rescatado. En su tiempo, publicó poemas y prosas en las revistas de su grupo y breves libros en ediciones de difícil acceso, entre los cuales el más conocido durante años fue Novela como nube (1928). Sus largas estancias en Norte y Sudamérica como diplomático colaboraron en su decisión de permanecer en la penumbra, de no ser una figura literaria. En una nota autobiográfica de 1933, apuntó: “hace cuatro años, jugó un reverso heroico de la apuesta de Pascal, y empezó a tirar los dados del arte para no ganar nada, acertando, a perderlo todo por temor de equivocarse”.

Pero esta voluntad de anonimato y aun la dispersión en que dejó su obra no le impidieron realizarla con secreta riqueza y una intensidad lírica, tierna, irónica y desilusionada.

Gracias al cuidado de dos de sus fieles, Alí Chumacero y Josefina Procopio, la obra de Gilberto Owen ha sido rescatada en Poesía y prosa (1953) y completada en Obras (1979). Estas ediciones, que permitieron conocer una obra antes inaccesible, han suscitado el interés de varios críticos –Merlín H. Forster, Frank Dauster, Alí Chumacero, Tomás Segovia, Jaime García Terrés y Vicente Quirarte que se han esforzado por explicar la compleja personalidad literaria de Owen y, en el caso de Segovia, García Terrés y Quirarte, desentrañar la selva de significaciones y alusiones de Perseo vencido (1942) el poema más importante del sinaloense.

Owen escribió poemas en verso y en prosa, relatos, ensayos y cartas en ocasiones con rasgos comunes: asociaciones juguetonas, varia imaginación, gracia ligera y dejos irónicos que disimulan su desolación. En sus “Primeros poemas” hay ecos discretos de la adjetivación de López Velarde, y Desvelo (1925) recoge “poemas a la sombra de Juan Ramón”, como reconoce su autor. En Línea (Buenos Aires, 1930), primer libro suyo publicado, de poemas en prosa o en versos largos, ya se lee al Owen con los rasgos que antes se han señalado.

En el campo narrativo, escribió primero una novela corta, La llama fría (1925), con recuerdos sentimentales de su pueblo (Rosario, Sinaloa), en un lenguaje terso, a veces azoriniano, pero con la imaginación, ternura y desasimiento irónico que eran su propio temperamento. Novela como nube (1928) que al parecer dio origen al grupo de novelas de los Contemporáneos, es un ejercicio literario de frases, de semi-personajes y semi-ambientes. Hay una trama, un intento de asesinato y un matrimonio por equivocación, aunque todo disuelto en una nube. Como en la novela de Gide, el autor se interroga sobre su propia narración, y a la manera de Unamuno, dialoga con sus personajes. Examen de pausas (1928) que recoge fragmentos de una novela perdida, sigue el mismo juego de asociaciones caprichosas aunque ahora más ingeniosas, con observaciones agudas, como las rápidas imágenes de ciudades Puebla y Veracruz, o como este lindo apunte sobre el vuelo de los pájaros:

Pero en alta mar dicen que sólo hay golondrinas; por cierto que su caligrafía es de amplios y sobrios trazos latinos; los colibríes, en cambio, han aprendido la más complicada letra gótica: vuelan en alemán; las golondrinas en esperanto, por lo mucho que han viajado.

Pasaje que recuerda versos memorables sobre el vuelo de los pájaros: “un vil zopilote resbala, / tendida e inmóvil el ala”, de Díaz Mirón; “Asoladora atmósfera candente / do se incrustan las águilas serenas, / como clavos que se hunden lentamente”, de Othón; “… las garzas en desliz / y el relámpago verde de los loros”, de López Velarde; y “la golondrina de escritura hebrea”, de Gorostiza.

Perseo vencido (1942, 1948), el poema más importante de Gilberto Owen, consta de una breve introducción “Madrigal por Medusa”, un extenso desarrollo central, “Sindbad el varado”, que lleva como subtítulo “Bitácora de febrero” y consta de 28 poemas para cada uno de los días de este mes, y dos adiciones, “Tres versiones superfluas”, “(Para el día veintinueve de los años bisiestos)”, y el “Libro de Ruth”. Es ciertamente un poema hermoso y complejo, de secreta y retenida desolación, tramado de imágenes míticas para contar las experiencias de su autor, su inmóvil naufragio y su concepción de la poesía. Con su peculiar manera displicente, Owen explicó el sentido de su poema, en carta a Luis Alberto Sánchez, de 1948:

Dime si te parece bien el nuevo plan del libro, cuyo título, en ese caso, sería Perseo vencido; si no quieres añadirle la Ruth y el Madrigal, puede ser, como decía antes, Sindbad el varado. El Perseo me suena más, porque el origen de todo, el Madrigal, lo escribí viendo una de las innumerables estatuas, pensando que Medusa después de todo no había sido decapitada, y que seguía petrificando, a los que creemos vencerla, a través de la historia del arte. Y de la poesía.

Acerca de la pluralidad de significaciones o de lecturas del Perseo vencido de Owen se han propuesto tres interpretaciones. Para Tomás Segovia, “Sindbad el varado”, la sección central del poema:

Relata […] tres historias simultáneamente: por un lado es el diario en verso de una ruptura amorosa; por otro lado es la bitácora de una navegación que es toda ella naufragio; finalmente, es una especie de inversión, quiero decir versión al revés, de la leyenda de Sindbad, un Sindbad varado, cuyo viaje es tan sólo al infierno de la inmovilidad.[1]

Para Jaime García Terrés los tres niveles del Perseo son éstos:

El primer nivel es la alegoría de una vida cotidiana, depurada y paradigmática; el segundo es el de una poética (que bien puede ser, con algunos toques de iluminismo, la predicada por Valéry); el tercero es el esotérico plano mítico, el más inesperado y fascinante, porque superpone al mito a flor de piel de Perseo y Medusa, la mitología, menos convencional o más arcana, de la Alquimia y de la Gnosis, echando mano, al pasar, de cábalas y fórmulas pitagóricas.[2]

Y Vicente Quirarte, al principio y al fin de un notable análisis de la obra de Owen dice:

Mi propuesta consiste en leer los 28 fragmentos de Sindbad el varado como un poema de amor […]

Las primeras vanguardias europeas quisieron recuperar el carácter adánico del lenguaje. Sus intentos fueron heroicos, deliberadamente irracionales. Vino después el tiempo del pensamiento y la construcción, del orden y la pureza. A esta tribu donde caben las abstracciones de Kandinsky, el sistema de coordenadas de Cézanne, el “obstinado rigor” de Valéry, y siglos de reinventar el amor encima del obstáculo y el mito, se sumó Gilberto Owen, para escribir con mayúsculas la palabra Pasión. Su Sindbad el varado es la prueba mejor de esta aventura: hacer de las vivencias de un hombre el retrato de esta humanidad doliente y luminosa.[3]

Entre las notas críticas de Owen son excelentes las estampas que hizo de dos de sus compañeros de generación más cercanos y queridos, Xavier Villaurrutia a cuya muerte dedicó uno de sus últimos poemas, “Allá en mis años…” y Jorge Cuesta, cuya amistad y enseñanzas recordó en “Encuentros con Jorge Cuesta”. Las cartas de Owen son otros poemas en prosa, con algunas alusiones circunstanciales; las más interesantes son las enviadas a Villaurrutia y a Elías Nandino. Después de la edición de 1979 de las Obras de Gilberto Owen, se han publicado (1982) las cartas de amor que hacia 1928 envió a la actriz Clementina Otero.

De padre irlandés y madre mexicana, abandonó la casa materna a los trece años, posteriormente llegó a la ciudad de Toluca, donde residió entre 1917 y 1923, realizó estudios en el Instituto Científico y Literario y fue subdirector de la Biblioteca Pública de Toluca (1920-1923). Publicó sus poemas en las revistas de Toluca, Esfuerzo y Manchas de Tinta, de la que fue secretario. Fundó y dirigió la revista quincenal Raza Nueva (1922). Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria, donde conoció en 1923 a Xavier Villaurrutia y Jorge Cuesta, quien lo inició en la lectura de los contemporáneos franceses como Gide y Valéry. Con ellos y Torres Bodet, Novo y los hermanos Gorostiza revisó los nuevos caminos de la poesía mexicana e hispanoamericana, particularmente representada por López Velarde y Vicente Huidobro para afianzar una tenaz visión crítica y lograr una pureza en el arte, particularmente en la literatura. Juntos fundaron Ulises en 1927, nombre homónimo del teatro en el que se escenificaban obras de vanguardia que ellos mismos traducían y actuaban; y Contemporáneos (1928-1931), de la cual surgió el nombre que los representaría para siempre en la tradición crítica. En esos años Owen conoció a la actriz Clementina Otero, a quien lo unió una relación sentimental y sostuvo correspondencia durante 1928. Colaboró en El Hijo Pródigo con algunos escritos y fue su jefe de redacción entre 1942 y 1945. Fue empleado en la secretaría particular de la presidencia de Plutarco Elías Calles (1923-1928), miembro del Servicio Exterior Mexicano en Perú (1931), posteriormente cuando estuvo en Guayaquil, Ecuador, fue destituido por haber participado en la política interna de Perú, en el partido clandestino Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), que lo obligó a regresar a México. Sin que el hecho tuviera repercusiones, continuó en el Servicio Exterior en Colombia, donde trabajó en el diario El Tiempo(1932-1936) y fue jefe de redacción de la revista Estampa. Revista Semanal de Actualidad Gráfica (ahí se casó con Cecilia Salazar, hija de un ex presidente, en 1935). También prestó sus servicios en las ciudades de Nueva York y Filadelfia (1947), en ésta como oficial canciller de primera, ciudad en la que murió víctima de la cirrosis. En 1984 se estrenó el cortometraje Gilberto Owen, un poeta olvidado, dirigido por Óscar Blancarte y nominado al Ariel como mejor cortometraje educativo, científico o de divulgación artística.

La obra de Gilberto Owen Estrada ha podido ser apreciada por los trabajos de rescate de Alí Chumacero y Josefina Procopio y por la crítica de José Rojas Garcidueñas, Jaime García Terrés, Juan Coronado, Tomás Segovia y Vicente Quirarte, quienes han contribuido al conocimiento de su personalidad poética que por su propio hermetismo gozaba de poca recepción. La mayor parte de sus obras de poesía y prosa permanecieron dispersas en revistas, hasta ser recogidas y publicadas por Josefina Procopio en un solo volumen en 1953, un año justo después de su muerte. La obra de Owen parece no concebir límites entre la poesía y prosa, ya que su poesía es prosaica en algún sentido, así como su prosa es lírica, en otro. Su primer texto "Desvelo" (1926), tiene la influencia de Juan Ramón Jiménez, por su tono coloquial y rítmico. Línea, poemas en prosa escritos entre 1927 y 1929, recogen la influencia del simbolismo, particularmente de Rimbaud, y del surrealismo. Pero es hasta la publicación en 1948 de su poema largo "Sindbad el varado", donde la mayoría de sus críticos señalan su madurez como escritor. Como su subtítulo lo indica, "Bitácora de febrero", este poema es el registro de un viaje de 28 días, sentimental, mítico y alegórico a través de su experiencia con el amor y su imposibilidad, el consiguiente naufragio y su antiheroismo, donde el poeta "narra su vida [...] de una manera ritual, legendaria, casi mítica". Un viaje que no significa más que "recorridos hacia dentro de su inmovilidad". Es en este poema, donde biografía y creación se enlazan y logran su culminación. Otro de sus poemas más logrados, el "Libro de Ruth", publicado también como libro en 1944, apunta nuevamente hacia las figuras míticas, en el que la descripción de la mujer amada es un ejercicio de matices eróticos, poco vistos en la poesía del autor. De su narrativa, La llama fría y Novela como nube, "finos ejercicios de poesía novelada", se pueden advertir las secuencias de su poesía, tanto en los temas (el amor, la identidad, el viaje, el ejercicio de la poesía), como en el tratamiento (la recurrencia en las imágenes de la mitología clásica y la síntesis poética). En Cartas a Clementina Otero, la experiencia personal del amor y las referencias mitológicas también están presentes.

MATERIAS RELACIONADAS
Jorge Cuesta José Gorostiza Xavier Villaurrutia Salvador Novo Elías Nandino Carlos Pellicer Bernardo Ortiz de Montellano Manuel Roberto Montenegro Antonieta Rivas Mercado Celestino Gorostiza Jaime Torres Bodet Arqueles Vela Germán List Arzubide Armando List Arzubide Salvador Gallardo Dávalos Manuel Maples Arce Germán Cueto Rodolfo Usigli Octavio G. Barreda

Gilberto Owen. Poemas

Lectura a cargo de: Gabriel Pingarrón
Estudio de grabación: Radio UNAM
Dirección: Eduardo Ruiz Saviñón
Música: Gustavo Rivero Rivero Weber
Operación y postproducción: Francisco Mejía /Gabriela Jiménez
Año de grabación: 2012
Género: Poesía
Temas: Estos siete poemas de Gilberto Owen en voz de Gabriel Pingarrón, ofrecen un panorama somero de la obra poética del escritor sinaloense que perteneció al grupo Contemporáneos, pilar fundamental de la literatura de nuestro país en el siglo pasado. Recogidos en la antología La poesía mexicana del siglo XX, los poemas que se presentan pertenecen a las obras Línea, Poesía y prosa y Perseo vencido, éste último quizá el más emblemático de la obra de Owen. Gilberto Owen (Rosario, Sinaloa, 1905-Filadelfia, Estados Unidos, 1952) poeta, narrador y dramaturgo desempeñó diversos cargos diplomáticos en representaciones de México en el exterior. Incluso, al morir, era vicecónsul en Filadelfia. La obra de Owen, al igual que la del resto de los artistas del grupo Contemporáneos, se caracterizó por la exploración en temas universales, el alejamiento de la estética nacionalista y la correspondencia con las vanguardias internacionales. Owen participó en la fundación del Teatro Ulises, involucrándose en la traducción, la dirección y la actuación de las obras que se presentaban en compañía de Salvador Novo, Celestino Gorostiza, Xavier Villaurrutia y Carlos Lazo. Agradecemos la colaboración musical de Gustavo Rivero Weber. D.R. © UNAM 2013

Instituciones, distinciones o publicaciones


El Hijo Pródigo. Revista Literaria
Redactor

Contemporáneos. Revista Mexicana de Cultura
Fecha de ingreso: 1928
Fundador