Enciclopedia de la Literatura en México

Efrén Rebolledo

Ángel Muñoz Fernández 1995 / 07 ago 2017 12:02

Nació en Actopan, Hidalgo, en 1877 y murió en Madrid, España, en 1929. Poeta, escritor, diplomático y abogado. Diputado federal. Realizó misiones diplomáticas en Japón, Guatemala, Noruega, Cuba y Chile. Profesor de la Escuela Nacional Preparatoria. La mayor parte de su obra la escribió en el extranjero. Inició su carrera literaria en la Revista Moderna.

José Luis Martínez 1995 / 02 ago 2017 12:40

Efrén Rebolledo (1877-1929), como Icaza, también fue diplomático. Sus estancias en Francia, Japón y Noruega dejaron huellas en su poesía. Entre las dos vertientes, simbolista y parnasiana del modernismo, Rebolledo prefirió la segunda y se entregó a ella con rigor. De la temática aprendida de sus maestros franceses, fue limitándose progresivamente (Rimas japonesas, Tokio, 1907 y 1915; Libro de loco amor, 1916; Caro victrix, 1916; Joyelero, Kristianía, 1922) a la que, como apuntó Villaurrutia, sería la tónica de su poesía: la pasión erótica.

Ya en posesión de su camino fue desnudándolo de escenarios y máscaras convencionales hasta lograr un breve conjunto de sonetos que, por su perfección e intensidad, hacen digno a Rebolledo de un lugar distinguido entre nuestros poetas, un grado más adelante del romántico Manuel M. Flores y un poco antes de la cima de Salvador Díaz Mirón. Sus relatos: La saga de Sigfrida la blonda (Kristianía, 1922) y Salamandra (1919), tienen una frivolidad amanerada que los hace ilegibles. Luis Mario Schneider reunió y estudió las Obras completas de Rebolledo (México, INBA, 1968).

José Juan Tablada 1903 / 04 ago 2017 14:04

Después de una crisis romántica exteriorizada en lieder de ingenuo erotismo y en rondeles indecisos y tímidos, Efrén Rebolledo se reveló bruscamente como un vigoroso poeta artista, dueño de sutil virtuosidad y de técnicas triunfadoras.

Pasó el crisalidismo de la iniciación, el sueño laborioso del gusano de seda, y después del letargo, surgió del capullo juvenil un numen que no fue la vulgar danaide, la eterna mariposa blanca que confundida en la parvada monocroma rondaría eternamente colzas y remolachas en la hortaliza de la literatura inferior.

No, de aquella obscura crisálida surgió al alba gloriosa una rara falena, extrañamente matizada y luciendo en el sombrío terciopelo de sus alas los más extraños arabescos de oro!

Una extraña falena que huyendo el pleno día de la vulgaridad irritante, buscaba misteriosos nocturnos y vaguedades vesperales, libando acres mieles y alucinadores rocíos en los carnales cálices de imponderables orquídeas…

Rebolledo entró a la literatura por la puerta gótico-flameante que Huysmans erigió como arco monumental de triunfo y por eso su numen fraternizado con Des Esseintes en dilecciones, ama lo extraño, lo impoluto, lo virginal, así lo encuentre en el nectario de una flor maldita o en el carapacho rutilante del quelonio gemado, bestia familiar en el lararium del héroe paradójico…

El enemigo, Cuarzos, Hilo de corales, se llaman los tres libros con que Rebolledo ha enriquecido la literatura modernista.

El primero es una nouvelle de prestigiosa factura, influida un tanto por el sabio arquitecto de La Cathédrale, pero saturada de una emanación personal que en breve se condensará aquilatando un carácter.

Cuarzos es una suntuosa vitrina cuyos anaqueles de palisandro sustentan marfiles preciosos, orfebrerías deslumbrantes, “figurinas” a la Palissy y estatuillas modeladas con la arcilla de una Tanagra ideal…

Hilo de corales que acaba de aparecer, extrema la nota refinada y afirma la virtuosidad pasmosa y la técnica siempre admirable.

Todo es hermoso en tan bello libro, pero entre sus preciosidades culminan las poesías: El Sátiro y la titulada De Hoffman, esta última es una deliciosa trouvaille digna de ser ejecutada al agua fuerte por la satánica punta seca de un Rops…La composición El Sátiro se publicó en el número de Revista Moderna, agosto de 1903 

Hasta hoy Efrén Rebolledo se ha revelado como un admirable poeta artista. Su Estudio, su labor obstinada han hecho de su numen el de un alquimista transmutador, que con un puñado de arcilla ha hecho, al fuego de sus crisoles, el lapis philosoforum el oro espléndido y triunfante.

Indudablemente la Vida golpeará rotundamente ese corazón y quién sabe entonces, entre las ruinas del alcázar conmovido por el formidable ariete, qué hondo y sonoro, qué grande y humano sea el grito de dolor o de pasión que vibre sobre las orfebrerías destrozadas y las “figulinas” hechas polvo.

 

José Juan Tablada

Seudónimos:

  • Benvenuto Cellini

MATERIAS RELACIONADAS
Enrique González Martínez Ramón López Velarde José Juan Tablada Amado Nervo Jesús E. Valenzuela Justo Sierra Balbino Dávalos Bernardo Couto Castillo Alberto Leduc Luis G. Urbina Jesús Urueta Francisco González de León Rafael López Salvador Díaz Mirón Carlos Díaz Dufoo Manuel José Othón Francisco Modesto de Olaguíbel Ciro B. Ceballos Rubén M. Campos Joaquín Arcadio Pagaza Alfredo R. Placencia María Enriqueta Camarillo y Roa de Pereyra

Efrén Rebolledo

Lectura a cargo de: José Ángel Domínguez
Estudio de grabación: Ediciones Pentagrama
Dirección: Andrea Garza
Operación y postproducción: Héctor Ramírez
Año de grabación: 2016
Temas: Efrén Rebolledo (Actopan, Hidalgo, 8 de julio de 1877 – Madrid, España, 10 de diciembre de 1929). Perteneció a la asociación literaria del modernismo y fue miembro redactor de la Revista Moderna (1898-1903), luego Revista Moderna de México (1903-1911), uno de los órganos difusores del modernismo más importantes en Hispanoamérica. Escribió narrativa, dramaturgia (únicamente una obra: El águila que cae), crónica y poesía, género en el que más destacó con seis poemarios (Cuarzos, Hilo de corales, Estela, Rimas japonesas, Caro Victrix y Vislumbres [póstumo]) y cuatro antologías (Joyeles, Libro de loco amor, Joyelero (poesías completas) y Joyelero (antología)). La crítica mexicana ha destacado el erotismo como rasgo particular de la literatura de Efrén Rebolledo, especialmente en su poemario Caro Victrix (1916) y en su novela Salamandra (1919). También lo han reconocido como introductor, junto con José Juan Tablada, del japonismo en la literatura nacional. Los poemas que se presentan a continuación son una selección de Cuarzos (1902) y de la antología Joyelero (poesías completas) (1922), entre los que destacan los sonetos publicados en Caro Victrix (1916).

Instituciones, distinciones o publicaciones


Pegaso. Revista Ilustrada
Fecha de ingreso: 08 de marzo de 1917
Fecha de egreso: 27 de julio de 1917
Director