Enciclopedia de la Literatura en México

La ley de Herodes y otros cuentos

La ley de herodes reúne trece cuentos de Jorge Ibargüengoitia. Si su novela Los relámpagos de agosto es el reverso humorístico de la novela de la revolución, estos cuentos podrían ser las visiones en comedia y en farsa de aquellos conflictos que la literatura mexicana de hoy suele expresar en su sentido trágico. Ibargüengoitia posee el don de observar nuestros actos en todo lo que tienen de grotesco o absurdo, y sabe converti lo que observa en sátiras de feroz -pero natural y diáfana- mordacidad. Los medios intelectuales, el universo de los boy scouts, el mundo de una clase en derrota, asediada por un lumpen proletariat que pasa tranquilamente de la mendicidad a la delincuencia, son algunos de los campos en que Ibargüengoitia sitúa sus anécdotas.
Jorge Ibargüengoitia nació en Guanajuato en 1928. Ha ganado en dos ocasiones el Premio de la Casa de las Américas, con Los relámpagos de agosto y con la farsa histórica El atentado. Ejerció un tiempo la crítica teatral y algunas de sus muchas piezas premiedas pero no siempre representadas comienzan a publicarse en libro: Clotilde, El viaje y El pájaro (1964).

* Esta contraportada corresponde a la edición de 1967. La Enciclopedia de la literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


Jorge Ibargüengoitia (1929-1983) dedicó buena parte de su tiempo libre, de las entrevistas que se le hicieron en vida --después de muerto aún no se tiene noticia de ninguna --y de sus escritos, a demostrar a sus lectores que no era un humorista, que no le interesaba hacer reír a la gente. Las trece historias --número cabalístico-- que reunió en La ley de Herodes (¿cuento?, ¿artículo periodístico? ¿consejo a los buscadores de becas?) muestran precisamente lo contrario: a Ibargüengoita sí le interesaba hacer reír a la gente.

La risa, como observó nada menos que Charles Darwin, quizá en su experimentos con primates, parece ser, en primer lugar, "una mera expresión de alegría o de juego". En este último, sin embargo, la risa se complica, se subdivide. Parte de ella sigue siendo resultado del juego, mas surge otra de características muy especiales que no puede ser asociada con la simple felicidad o el juego sino con causas más profundas: en un placer emocional específico derivado de experiencias que podrían ser frustrantes o desagradables si se las tomara en serio. Tal sentimiento constituye la quintaesencia de lo que llamamos humor. Ya Platón había apuntado que en la comedia "el alma experimenta una sensación en la que se mezclan el placer y el dolor".

Siglos más tarde, Kant consideró que la risa "priviene de la transformación en nada, súbitamente, de algo en que uno ha puesto grandes esperanzas" y, para no ser menos, Hegel anotó que "en forma inseparable de lo cómico, existe una confianza y una genialidad infinitas capaces de superar su propia contradicción". ¡Mas basta! No se necesita el menor conocimiento de filosofía para gustar de La ley de Herodes, premisa inicial de un viejo dicho --y de una costumbre-- muy mexicano.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 1987. La Enciclopedia de la literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


Este es el único libro de cuentos que escribió como tal Jorge Ibargüengoitia, aunque más bien se trata de una serie de ficciones sobre un fondo autobiográfico. Como el resto de su obra narrativa, en La ley de Herodes el autor exige al lector su total complicidad, y como justo premio le otorga el inigualable regocijo de experimentar con el protagonista un merecido desquite o una maliciosa venganza, sin piedad, sin misericordia y eso sí, con excesivo sarcasmo.
* Esta contraportada corresponde a la edición de 2015. La Enciclopedia de la literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


 

Otras obras de la colección (Serie del Volador):

Obras por número o año

Obras por género literario

Los palacios desiertos
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Cantar de ciegos
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador) / Alfaguara.

Tres cuentos
México, D. F. : Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

En presencia de nadie
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

En tela de juicio
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Figura de paja
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

La comparsa
México, D. F.: Universidad Veracruzana (Ficción) / Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Los relámpagos de agosto
La Habana, Cuba: Joaquín Mortiz (Serie del Volador) / Casa de las Américas.

El último oasis
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Farabeuf, o, La crónica de un instante
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Unos cuantos días
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Las visitaciones del diablo
México, D. F. : Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Beber un cáliz
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Desde el río
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Gazapo
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Cuadrivio
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Pepe Prida
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

La larga marcha
Traducción de Juan García Ponce. México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Las puertas del paraíso
Traducción de Sergio Pitol. México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Las fuentes legendarias
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Los climas
Ciudad de México: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Las dualidades funestas
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

De perfil
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Malafortuna
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).

Los falsos demonios
México, D. F.: Joaquín Mortiz (Serie del Volador).