Enciclopedia de la Literatura en México

Luisa Josefina Hernández

Nació en la Ciudad de México el 2 de noviembre de 1928. Narradora y dramaturga. Estudió la maestría en Letras con especialización en Arte Dramático, en la ffyl de la unam. Ha sido profesora de arte dramático en el inba y en la unam. Se han puesto en escena sus obras: Agonía, Los sordomudos, La corona del ángel, Arpas blancas… conejos dorados, La paz ficticia, El orden de los factores, En una noche como ésta, Habrá poesía y Las bodas. Colaboradora de La Palabra y El Hombre. Becaria del cme, 1952 y 1954; y de la Fundación Rockefeller, 1955. Miembro del snca, como creadora emérita, desde 1994. Premio del Concurso de las Fiestas de Primavera 1951 por Aguardiente de caña. Premio de El Nacional por Botica modelo. Premio en el Concurso de Teatro de Bellas Artes 1955. Premio Magda Donato 1971 por Nostalgia de Troya. Premio Xavier Villaurrutia 1982 por Apocalipsis cum figuris. Premio Nacional de Teatro Juan Ruiz de Alarcón 2000. Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Literatura y Lingüística 2002. Medalla de Oro Bellas Artes 2006.

Nació en la ciudad de México en 1928. Es maestra en letras con especialización en arte dramático por la UNAM, que en 1991 le otorgó el grado de profesora emérita, en reconocimiento a su excepcional práctica docente a lo largo de más de cuarenta años. Fue becaria de la Fundación Rockefeller con Eric Bentley en la Universidad de Columbia en 1955 y del Centro Mexicano de Escritores en 1952 y 1954. Su obra dramática, conformada por más de sesenta textos, se ha traducido al ruso, polaco, checo, inglés y alemán. Durante varias décadas se desempeñó como crítica teatral en diversos medios impresos. Ha traducido al español importantes títulos -de teoría literaria y ficción- del francés, inglés, alemán, e italiano. Es autora de diecisiete novelas publicadas y de una decena de manuscritos inéditos. Su trabajo como estudios y crítica teórica de los géneros dramáticos ha influido enormemente en la formación teatral en México. Recibió el Premio Magda Donato por su novela Nostalgia de Troya en 1971 y el Xavier Villaurrutia por Apocalipsis cum figuris en 1982. Es creadora emérita del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde 1994. Fue distinguida con los premios Juan Ruiz de Alarcón en 2000 y Nacional de Ciencias y Artes en el área de lingüística y literatura en 2002. El Instituto Nacional de Bellas Artes le otorgó la medalla de oro en 2006.

José Luis Martínez
1995 / 26 jul 2018 11:15

Nacida en 1928, Luisa Josefina Hernández, mujer de teatro de formación y en ejercicio, ejemplifica de manera particularmente precisa el tránsito de su generación. Autora de más de quince novelas, Luisa Josefina Hernández ha recorrido, con suerte desigual, diversas estancias narrativas. Desde la evocación provinciana, común al medio siglo, en La plaza de Puerto Santo (fce, 1961) hasta la admonición apocalíptica en Apocalipsis cum figuris (Universidad Veracruzana, 1982), pasando por el culto a la sensualidad en La cólera secreta o en La noche exquisita (Universidad Veracruzana, 1964 y 1965), las novelas de Hernández son, a su manera, un expediente histórico de los últimos treinta del desarrollo narrativo de México.

En 1946 ingresó a la Escuela Nacional de Jurisprudencia y luego a la Facultad de Filosofía y Letras (ffl) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), donde cursó Letras Inglesas y Teatro. En 1955 se graduó como maestra en Letras especializada en Arte Dramático, con la pieza dramática Los frutos caídos. Hacia 1972 estudiaba el doctorado en Historia del Arte Medieval, con especialidad en Iconografía Cristiana. Durante los años de estudio de la maestría hizo amistad con Emilio Carballido, Sergio Magaña, Rosario Castellanos y Jorge López Páez y más tarde con Efrén Hernández, Marco Antonio Millán y otros escritores que colaboraban en la Revista América. Publicó en esta revista sus primeras obras de teatro: "Agonía" y "El ambiente jurídico" y algunos relatos cortos. Fue alumna de Rodolfo Usigli, Fernando Wagner y Enrique Ruelas, y compañera de Jorge Ibargüengoitia y Héctor Mendoza. Fue la primera mujer mexicana en recibir la beca del Centro Mexicano de Escritores (1952-1953); compañeros de esa promoción fueron Alí Chumacero, Ricardo Garibay, Enrique González Rojo (hijo), Juan Rulfo y otros; de 1954 a 1955 volvió a recibir la beca, en compañía de Rosario Castellanos y Clementina Díaz de Ovando. En 1952 conoció a Seki Sano y tradujo Medea, de Anouilh, que se representó en Bellas Artes dirigida por Salvador Novo. Ha traducido obras del francés, inglés, alemán e italiano. Mediante una beca de la Fundación Rockefeller estudió Teatro en la Universidad de Columbia, en Nueva York, en 1955. En 1956 viajó a Europa por primera vez, hizo traducciones para la Academia de Seki Sano e impartió la cátedra Teoría y Composición Dramática, que Rodolfo Usigli dejara vacante en la unam por ingresar al servicio diplomático. Entre 1955 y 1996 Luisa Josefina Hernández fue profesora del Departamento de Arte Dramático en la ffl de la unam y, desde 1991, Profesora Emérita de la misma. Al ser la primera mujer que recibe dicho reconocimiento, se le rindió un homenaje en 1994. De 1964 a 1965 fue directora y profesora del Seminario de Dramaturgia de La Habana, Cuba. Por sus cátedras desfilaron José Luis Ibáñez, Luis Moreno, Juan García Ponce, Nancy Cárdenas, José Emilio Pacheco y Miguel Barbachano, entre otros. Ha colaborado con obras de teatro, narrativa y crítica literaria y teatral en la Revista América (1949-1951), en "México en la Cultura" de Novedades (1958-1961), en el Suplemento Cultural de Ovaciones (1964) y en las revistas La Palabra y el HombreUniversidad de MéxicoTramoya y otras. Algunas de sus obras han sido traducidas al inglés, italiano, checo, polaco, holandés, alemán y ruso.

Luisa Josefina Hernández Lavalle, autora de una vasta obra que incluye más de cuarenta obras de teatro (casi todas escritas por encargo) y más de veinte novelas entre publicadas e inéditas, sin contar sus traducciones, prólogos y colaboraciones en publicaciones periódicas. En el hermoso libro que reproduce los Caprichos y disparates de Francisco de Goya, la autora ha precedido cada uno de ellos con comentarios líricos llenos de gracia y atinado ingenio, que demuestran admiración y conocimiento por la pintura de Goya. Se dio a conocer en el mundo de las letras con Aguardiente de caña, obra de teatro estrenada en 1951, en la cual, pese a la juventud de su autora, se domina lo sentimental, característica de la mayoría de las escritoras de su tiempo. Sus obras dramáticas, fruto de su continuo estudio sobre el arte teatral, están muy bien estructuradas. Los frutos caídos es un drama sombrío, de seres sumidos en el abandono, en la conformidad y en la amargura. Los huéspedes reales denota una evolución en el estilo de la autora, con una mayor riqueza en los rasgos evolutivos de los caracteres; alcanza la desnudez pura y terrible de la tragedia griega. Luisa Josefina ha iluminado su dramaturgia con su propia teoría del drama. Generacionalmente pertenece al grupo que, en la década de los cincuenta, dio al teatro mexicano la personalidad de la que carecía, ellos son Emilio Carballido, Sergio Magaña, Héctor Mendoza, Jorge Ibargüengoitia y la propia Luisa Josefina Hernández. Su primera obra narrativa, El lugar donde crece la hierba, es una novela de símbolos y grandes recursos técnicos y de una acertada atmósfera densa, grave, acorde con las tensiones psicológicas de la protagonista. La plaza de Puerto Santo sigue la corriente costumbrista con un humorismo no exento de ternura. Los palacios desiertos, novela psicológica, describe amores patológicos y resuelve en un todo lo subjetivo y lo objetivo de sus dos novelas anteriores. En La cólera secreta, la frustración sufre sus primeras derrotas y lo subjetivo vuelve a predominar. En La primera batalla, fruto de su viaje a Cuba, contrapone dos revoluciones, la mexicana y la cubana. El valle que elegimos identifica a un núcleo de protagonistas mexicanos con todos los que en el país forman la clase media. En La noche exquisita crece el intento de hacernos ver el interés por el dinero, la inmoralidad, la cobardía, la deslealtad y lo repulsivo de esa misma clase media mexicana. La autora pasó del teatro a la novela por un deseo de libertad expresiva difícil de realizar en la obra teatral, la cual se caracteriza por sus limitaciones de tiempo y espacio. En la novela, Luisa Josefina aumentó e intensificó la interioridad de sus personajes. La idea central de casi toda su obra es la actitud del hombre verdadero ante sí mismo. Es autora de El ojo en el cielo y El parentescoEpístolas demenciales.

Instituciones, distinciones o publicaciones


Centro Mexicano de Escritores
Fecha de ingreso: 1952
Fecha de egreso: 1953
Becaria

Centro Mexicano de Escritores
Fecha de ingreso: 1954
Fecha de egreso: 1955
Becaria

Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores
Fecha de ingreso: 1982
Fecha de egreso: 1982
Ganadora con el libro "Apocalipsis cum figuris"

Premio de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón
Fecha de ingreso: 2000
Fecha de egreso: 2000
Ganadora

Utopías. Revista de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México
Consejo editorial

Premio Nacional de Ciencias, Letras y Artes
Fecha de ingreso: 2002
Fecha de egreso: 2002
Ganadora en el campo de Lingüística y Literatura

Premio Magda Donato
Fecha de ingreso: 1971
Fecha de egreso: 1971
Ganadora con la obra "Nostalgia de Troya"

Facultad de Filosofía y Letras FFyL (UNAM)
Fecha de ingreso: 1991
Profesora Emérita

América. Revista Antológica de Literatura
Fecha de ingreso: 1949
Fecha de egreso: 1951
Colaboradora

Universidad Nacional Autónoma de México UNAM
Impartió la cátedra Teoría y Composición Dramática

Facultad de Filosofía y Letras FFyL (UNAM)
Fecha de ingreso: 1955
Fecha de egreso: 1996
Fue profesora del Departamento de Arte Dramático

La Palabra y el Hombre. Revista de la Universidad Veracruzana
Colaboradora

Universidad de México
Colaboradora

Tramoya. Cuaderno de teatro. Primera época
Colaboradora