Enciclopedia de la Literatura en México

Juan Ortiz de Torres

Dice Beristáin que Ortíz de Torres fue natural de Nueva España;Biblioteca hispanoamericana…, ed. cit., s. v. vistió el hábito de San Francisco.“Humilde siervo de la orden de nuestro Seráfico Padre san Francisco”, reza la portada de una de sus obras (Elogio a la dedicación del insigne templo de San Juan de Dios, cit. infra, pp. 412-418).Publicó en 1645 un Elogio en verso castellano a la dedicación del templo de San Juan de Dios.Beristáin, op. cit. En sus Adiciones a la Biblioteca de Beristáin, García Icazbalceta menciona, además: “Alabanza poética e instrucción oratoria que representó una dama en la fiesta del Santísimo Sacramento, que celebró la muy noble y muy leal ciudad de México este año de 1645. De la felicísima memoria de las insignes Isabeles de España” (México, 1645), en la cual se incluye un soneto funeral a doña Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV. Este hermoso soneto, hasta ahora incomprendido, es un ejemplo de los prejuicios con que suele leerse la poesía novohispana:

A voz en cuello, estos vates entonan loores de varones ilustres, Martes Católicos, Ulises Verdaderos, Nuevos Perseos, Isabeles de España, bautizan, casan, consagran y entierran príncipes o predicadores reales; riegan flores artificiales en las tumbas; contemplan a la virreina en el balcón; cortan libreas, ensillan cabalgaduras; se extasían ante el Monarca que cede su carroza al Santo Sacramento; emprenden viajes fluviales desde el Ebro hasta Chapultepec, Hacen que Marco Antonio se trague las perlas de Cleopatra. Se exprimen la sesera para convertir a los santos en héroes mitológicos y viceversa; se empeñan en subir hasta las cosas divinas con acento culterano y sensual, o por los peldaños de los centones y las rimas forzadas; piden a Encina sus “galas de trovar”, y sus fórmulas a Rengifo, para tejer versos en ecos, y maromean laberintos en décimas que se vuelven sendos romances diferentes leídos de derecha a izquierda o de abajo a arriba.Alfonso Reyes, Letras de la Nueva España, México, Fondo de Cultura Económica, 1986, pp. 81-82; las cursivas son mías.

Con toda su gongorina erudición, Reyes no fue capaz de apreciar el valor de la imitatio y de la noticia erudita en la inventio. Se le escapó, pues, la belleza de este soneto funerario. Marco Antonio no se tragó las perlas de Cleopatra como se dice en la cita, haciendo ver el asunto ridículo. 


1 José Mariano Beristáin de Souza, Biblioteca hispanoamericana septentrional, (Biblioteca del Claustro: Serie Fascimilar) México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1980, s. v.

2 "Humilde siervo de la orden de nuestro Seráfico Padre san Francisco”, reza la portada de una de sus obras (Elogio a la dedicación del insigne templo de San Juan de Dios, cit. infra, pp. 412-418).

3 Beristáin, op. cit.

4 Alfonso Reyes, Letras de la Nueva España, México, Fondo de Cultura Económica, 1986, pp. 81-82; las cursivas son mías.




MATERIAS RELACIONADAS
Francisco Bramón Pedro de Marmolejo María Estrada de Medinilla Alonso de Alavés Pinelo Antonio Terán de la Torre Matías de Bocanegra Luis de Sandoval y Zapata Agustín de Salazar y Torres Juan de Guevara Diego de Ribera Sor Juana Inés de la Cruz Ambrosio de la Lima Miguel Perea y Quintanilla Alonso Ramírez de Vargas Carlos de Sigüenza y Góngora Juan Antonio Ramírez Santibáñez Franciso de Acevedo Gabriel de Santillana Antonio Delgado y Buenrostro Felipe de Santoyo García José de Castro Pedro Muñoz de Castro