Enciclopedia de la Literatura en México

Revista Azul

Oficialmente, la publicación se conocía como El Domingo de El Partido Liberal, ya que, des­de sus inicios, el 6 de mayo de 1894, la revista fue auspiciada como edición dominical por el periódico El Partido Liberal (1885-1896), cuyo director era Apolinar Castillo y en el cual Manuel Gutiérrez Nájera ("El Duque Job") prestaba sus servi­cios como jefe de redacción.

El título de la revista podría derivar de varias causas. Quizá se trate de una referencia a la Revue Bleu, que se editaba en París. Puede ser una respuesta a la frase "L'art c'est l'azur", de Hugo, citada por Valera en su "Carta-Prólogo" al Azul... de Darío (aunque se dice también que el título del libro de Darío fue el que realmente influyó en la elección del nombre de la pu­blicación). Además, el propio Gutiérrez Nájera había llamado a una de sus composiciones "Del libro azul" (1880). Otra posibilidad es que el título fue­ra un manifiesto, en la medida en que ese color es un elemen­to fundamental para los sim­bolistas.

En los anuncios previos a la aparición de la revista, el perió­dico El Partido Liberal señala que la publicación contendrá pro­ducciones selectas de escritores nacionales y extranjeros y se publicará una vez por semana el día domingo. Los redactores exponen los principios de la revista en los artículos titulados "Al pie de la escalera". "El bau­tismo de la Revista Azul" (escri­tos por Gutiérrez Nájera), "Azul pálido", "El fundador de la Re­vista Azul" y "Un año" (redacta­dos por Díaz Dufoo, quien tam­bién utilizaba el pseudónimo "Petit Bleu"). De ellos se deduce que la publicación no deseaba responder a un proyecto fijo, predeterminado, y que entre sus propósitos estaba incluir co­mentarios sobre libros prove­nientes de Europa, de los cua­les se editarían fragmentos.

Generalmente, cada una de las entregas de la revista se abría con un artículo, cuento, ensayo o crónica principal a cargo de Gutiérrez Nájera; le seguían dos o tres colaboracio­nes de escritores diversos, un artículo de Díaz Dufoo, alguna sección eventual, otras colabo­raciones, y cerraba con la sec­ción fija: "Azul Pálido", de Díaz Dufoo, en la que se daban no­ticias sobre libros, eventos socia­les y culturales, críticas de tea­tro. Un relato de Ángel de Campo (Micros) ocupó la sec­ción titulada "Cartones", que apareció de forma casi regular y hacia fines de 1986 llegó a ocupar la primera página. Por su parte, Luis G. Urbina —quien también utilizaba el seudónimo de "Daniel Eyssette"— publicó en la sección titulada "Capri­chos". Otras secciones de la re­vista fueron "Páginas nuevas" y "Páginas olvidadas", que comenzaron a aparecer a partir de 1895 y duraron hasta el final de la revista.

En la entrega del 10 de fe­brero de 1895, la publicación lleva una cinta negra en la por­tada y otra en la última página debido a la muerte de Gutiérrez Nájera. Después de esta fecha, Díaz Dufoo sigue incluyendo textos de Gutiérrez Nájera en las primeras páginas y en algu­nas ocasiones también aparecen en la portada. En 1896, la re­vista dedica un número al ani­versario de la muerte de su director.

Tras el deceso de Gutiérrez Nájera, Castillo y Díaz Dufoo continuaron con la publicación como una forma de mantener vivo el recuerdo de su director. La última entrega aparece en octubre de 1896, debido a la desaparición del periódico que la sustentaba, que será sustitui­do por El Imparcial (1896-1914).

En las páginas de la Revista Azul publicó la mayoría de los escritores del Modernismo. En ella también se dio un espe­cial interés a la publicación de textos de escritores españoles y franceses, particularmente de los simbolistas y parnasianos.

En 1968, el Centro de Estu­dios Literarios del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autóno­ma de México (UNAM) publicó el Índice de la Revista Azul (1894-1896) y Estudio Preliminar, pro­ducto de las investigaciones rea­lizadas en 1965 por Ana Elena Díaz Alejo y Ernesto Prado Velázquez. Estos trabajos se ve­rían completados con la edición facsimilar de la Revista Azul, que la Dirección de Literatura de la Universidad Nacional Autó­noma de México (UNAM) y la Coordinación de Difusión Cul­tural de la Universidad Nacio­nal Autónoma de México (UNAM) realizaron en 1988 y que incluye, además, un estudio introductorio sobre la revista, realizado por Jorge von Ziegler.

En sus escasos dos años de vida, la Revista Azul tuvo una importante repercusión tanto en la vida nacional como en el extranjero. Es la antecesora de la publicación con la que cierra el Siglo XIX mexicano: la Revis­ta Moderna. En 1907, Manuel Caballero lanza al público la Segunda época de la Revista Azul, cuyos resultados y fama no se parecerán a los de su antece­sora (Véase Polémica: Revista Azul).


MIEMBROS INTEGRANTES
Este visor fue inspirado por el que desarrolló E-Algorab en la Academia Mexicana de la Lengua.
OBRAS RELACIONADAS TEMÁTICA O FORMALMENTE
Díaz Dufoo, Carlos Redactor y propietario
Gutiérrez Nájera, Manuel Redactor y propietario
Pavía, Lázaro Administrador
Urbina, Luis G. Secretario de redacción