Enciclopedia de la Literatura en México

Enrique Gabriel Guerrero Larrañaga

José Luis Martínez
1995 / 12 sep 2018 16:33

Enrique Gabriel Guerrero (1914) es autor de dos buenos libros de poesía Cuadrante de la huida (1937) y Herido tránsito (1937); nada más se sabe de él.

Se graduó de arquitecto en la Escuela Nacional de Arquitectura (Facultad de Arquitectura a partir de 1981) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam) en 1957, con la tesis Internado del Instituto Tecnológico de Ciudad Madera, Tamaulipas. Perteneció a una generación que marcó la trayectoria de la arquitectura moderna en México, entre sus miembros están Alberto T. Arai, Carlos Lazo y Mauricio Gómez Mayorga. Impartió cursos sobre Proyectos de Urbanismo, en el Instituto Politécnico Nacional (ipn) (1943–1944). Su interés por la planeación urbana lo llevó a la realización de los planes reguladores de Guaymas, Sonora (1950), de Apatzingán, Michoacán (1951), de Tuxpan, Veracruz (1952), y de la urbanización de Puerto Vallarta, Jalisco. Guerrero Larrañaga diseñó la Facultad de Ciencias Químicas, de la unam, en Ciudad Universitaria; colaboró en el diseño del Hospital de la Raza y en el desarrollo del Centro Médico Nacional. Al frente del proyecto arquitectónico Nuevos Hospitales de México, planeó el Hospital de Tapachula. Ocupó la jefatura de proyectos del Instituto Mexicano del Seguro Social (imss) y se involucró en el diseño de escuelas en varias localidades del país, entre otros proyectos arquitectónicos. En el campo de la literatura mexicana tuvo una importante participación dentro de la generación de “Taller”, al lado de Octavio Paz, Efrén Hernández, Rafael Solana y otros. Sus colaboraciones aparecieron en las revistas fundadas por el grupo, como Taller y Taller Poético; también publicó sus poemas en Cuadernos Americanos, América, Vuelta y en el suplemento “Sábado”, del periódico Unomásuno.

Para Rafael Solana, Enrique Gabriel Guerrero Larrañaga fue el poeta mexicano que mejor asimiló y aprovechó los descubrimientos de la poética surrealista. Dentro de esta línea se inscribe parte de su obra, como su primer libro de poesía, Cuadrante de la huida, en el que toca el tema de los sueños, la noche, la eternidad y el olvido. En su segundo libro, Herido tránsito, vuelve a las formas métricas tradicionales, como el soneto. “Su poesía siempre resultó algo oscura y críptica para muchos, pero tiene hondas resonancias”, observa el mismo comentarista. En Identificaciones aparecen por momentos imágenes desgarradoras y vertiginosas sobre la ausencia, el tiempo y el amor. Parte de su poesía refiere, a la vez, su sentir sobre la ciudad, la casa y su actividad como arquitecto; algunos de sus poemas fueron dedicados a sus amigos arquitectos, pintores y a la ciudad. Por su trabajo en multitud de diseños arquitectónicos es considerado constructor del México posrevolucionario.

Instituciones, distinciones o publicaciones


Taller
Tuvo una importante participación dentro de la generación de Taller

Taller Poético
Colaborador

Cuadernos Americanos. La revista del mundo nuevo
Colaborador

América. Revista Antológica de Literatura
Colaborador

Vuelta. Revista mensual
Colaborador

Sábado. Suplemento de Unomásuno
Colaborador