Luis Gonzaga Ortiz


03 oct 2013 / 10:44

Nació en la Ciudad de México en 1832 y murió en San Pedro de los Pinos en 1894. Perteneció a la Academia de Bellas Artes del Colegio de San Juan de Letrán. Director del Diario oficial. Colaboró en El Renacimiento, El Nacional y El Siglo Diez y Nueve.


Notas: Introductor del género de la crónica periodística en México, según Ignacio Manuel Altamirano.



03 oct 2013 / 10:44

Nació en la Ciudad de México en 1832 y murió en San Pedro de los Pinos en 1894. Perteneció a la Academia de Bellas Artes del Colegio de San Juan de Letrán. Director del Diario oficial. Colaboró en El Renacimiento, El Nacional y El Siglo Diez y Nueve.


Notas: Introductor del género de la crónica periodística en México, según Ignacio Manuel Altamirano.



27 ene 2014 / 08:27

Luis Gonzaga Ortiz (1835-1894) carece en su abundante obra lite­raria —reunida por algunos de sus amigos con el título de Algunas poesías líricas (México, 1895)— de una tónica dominante pero tiene en cambio un discreto equilibrio, una suavidad y una limpidez no comunes en su tiempo. Fue sobre todo un poeta erótico lleno de re­miniscencias clásicas y petrarquistas, expresadas, contradictoriamente, con una atemperada aunque inconfundible sensibilidad romántica. La obra en prosa de Ortiz se encuentra dispersa en los periódicos y revistas de la época. Altamirano afirma que fue él quien introdujo en México las crónicas, en 1867, en el folletín de El Siglo XIX. Es­cribió, además, un interesante prólogo a la obra de Florencio M. del Castillo (1872) en el que puede leerse este sombrío y perspicaz vaticinio:

Si este feto enfermizo que hemos dado en llamar nuestra literatura, siendo el defectuoso engendro de la hoy débil literatura española y de la parte frívola de la actual francesa, de cuyos senos extraemos algunas gotas para alimentarnos; si nuestra literatura, de­cimos, sigue siendo víctima de esas feas y epilépticas contorsiones que hoy la martirizan, o de esas extravagancias que pueden consi­derarse como los vanos sueños de un enfermo, no es difícil diagnos­ticar, que ella nunca tendrá ni carácter propio, ni originalidad, ni grandeza; siendo tan sólo una infeliz imitación. En tal caso, el terri­ble pronóstico será sin duda su muerte en el propio seno maternal, o la indiferencia completa a que la condene el mundo literario.



27 ene 2014 / 08:27

Luis Gonzaga Ortiz (1835-1894) carece en su abundante obra lite­raria —reunida por algunos de sus amigos con el título de Algunas poesías líricas (México, 1895)— de una tónica dominante pero tiene en cambio un discreto equilibrio, una suavidad y una limpidez no comunes en su tiempo. Fue sobre todo un poeta erótico lleno de re­miniscencias clásicas y petrarquistas, expresadas, contradictoriamente, con una atemperada aunque inconfundible sensibilidad romántica. La obra en prosa de Ortiz se encuentra dispersa en los periódicos y revistas de la época. Altamirano afirma que fue él quien introdujo en México las crónicas, en 1867, en el folletín de El Siglo XIX. Es­cribió, además, un interesante prólogo a la obra de Florencio M. del Castillo (1872) en el que puede leerse este sombrío y perspicaz vaticinio:

Si este feto enfermizo que hemos dado en llamar nuestra literatura, siendo el defectuoso engendro de la hoy débil literatura española y de la parte frívola de la actual francesa, de cuyos senos extraemos algunas gotas para alimentarnos; si nuestra literatura, de­cimos, sigue siendo víctima de esas feas y epilépticas contorsiones que hoy la martirizan, o de esas extravagancias que pueden consi­derarse como los vanos sueños de un enfermo, no es difícil diagnos­ticar, que ella nunca tendrá ni carácter propio, ni originalidad, ni grandeza; siendo tan sólo una infeliz imitación. En tal caso, el terri­ble pronóstico será sin duda su muerte en el propio seno maternal, o la indiferencia completa a que la condene el mundo literario.



Seudónimos:

  • L.G.O.

Catálogo de seudónimos, anagramas, iniciales y otros alias usados por escritores mexicanos y extranjeros que han publicado en México, de María del Carmen Ruiz Casañeda y Sergio Márquez Acevedo (México: Universidad Nacional Autónoma de México / Instituto de Investigaciones Bibliográficas [Instrumenta Bibliographica; 6], 2000).

MATERIAS RELACIONADAS



 
 


Luis Gonzaga Ortiz

Traductores al español
1832
Ciudad de México
1894
San Pedro de los Pinos, Ciudad de México

Obra en dominio público
Puede incluir obras con registro de perpetuidad

Derecho de autormostrar

Decreto sobre propiedad literaria del 3 de diciembre de 1846

Código Civil de 1884


OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA