Enciclopedia de la Literatura en México

José Joaquín Pesado

Ángel Muñoz Fernández
1995 / 07 ago 2017 11:39

José Joaquín Pesado [Pérez] nació en San Agustín del Palmar, Puebla, en 1801 y murió en la Ciudad de México en 1861. Fue Ministro del Interior y de Relaciones Interiores y Exteriores. Formó parte de la Academia de Letrán. Miembro de la Academia de la Lengua y profesor de filosofía de la Universidad de México. Poeta y narrador. Publicó en El Radical y El Año Nuevo. Fue redactor de El Mosaico Mexicano, El Recreo de las familias, El Año Nuevo y La Cruz.

 

Notas: Se publicó una cuarta edición de sus Poesías originales y traducidas, de 1886, que es la más completa. Aunque esta edición dice que es la tercera, en realidad es la cuarta.

 


Alfonso Reyes
1958 / 17 sep 2017 15:16

Los llamados poetas “salmistas”, Carpio y Pesado, renuevan la poesía clásica, de inspiración principalmente religiosa, bíblica, y vuelven a las fuentes hispánicas. Hay, entre ambos, una diferencia manifiesta: Pesado posee una personalidad más definida, atiende a la interna música de sus poemas y al ritmo espiritual de sus pensamientos, que sujeta y dispone con una disciplina aprendida en cánones latinos; en tanto que la poesía de Carpio está toda vuelta hacia afuera y se ejercita particularmente  en las narraciones antiguas y escenas de las Escrituras, con algo de ese romanticismo de la historia que había de alcanzar sus manifestaciones excelsas de La légende des siècles y en Les trophées.

Pesado, más sobrio y más afortunado en todos los géneros que cultivó, ya el amoroso, el sacro o el descriptivo, parafraseó la poesía indígena (Aztecas) con espíritu entre bíblico y horaciano y dejó cuadros y evocaciones de sitios y escenas veracruzanos que —como se ha dicho— lo sitúan en la tradición de Balbuena, Pagaza, Othón, Pellicer. Era pesado de superior cultura, conocedor de las letras griegas, latinas, italianas, francesas, inglesas, y que poseía el acervo italo-hispánico del siglo XVI, lo que de repente le comunica cierto acento del Siglo de Oro. En las pinturas regionales, no se deja dominar por las reminiscencias de su cultura, sino que abre los ojos a las realidades presentes. Desempeñó altos cargos públicos y fue un liberal que derivó hacia las filas conservadoras.


Cuando nació, San Agustín del Palmar, ahora incorporado a Veracruz, pertenecía a la provincia de Puebla. Se trasladó con sus padres a Orizaba a la escasa edad de tres años. Allí inició su formación de manera particular y autodidacta: latín, francés, italiano, filosofía, teología, historia, derecho, geografía, ciencias naturales; literaturas clásica, española, italiana y francesa. En 1822 se casó con doña María de la Luz de la Llave y Segura, a la que se refiere con el nombre de Elisa en sus primeros versos. Muerta su madre, en 1824, su padre había fallecido cuando él tenía ocho años, se dedicó a administrar sus bienes; vendió las propiedades de la provincia de Puebla, conservó la finca urbana que tenía en Orizaba; compró la hacienda del Encinar y la de Cuatlapan en las inmediaciones de Orizaba y se dedicó al cultivo del tabaco. De 1841 a 1848 aceptó ser secretario de la Junta Minera del Fresnillo, Zacatecas; tuvo después a su cargo la administración de la fábrica de hilados y tejidos de Cocolapam, en la ciudad de Orizaba, en donde además siguió comprando propiedades rústicas y urbanas. En 1833-1834 formó parte de la Legislatura de Veracruz y en 1838 —durante la administración centralista de don Anastasio Bustamante— desempeñó las funciones de ministro del Interior y de ministro de Relaciones Exteriores. Sin embargo, debido a los cambios suscitados dentro de la política mexicana, se vio obligado a renunciar y a retirarse a sus negocios privados y a sus actividades literarias. Si bien tuvo veleidades liberales en su juventud, se fue convirtiendo con el paso del tiempo en uno de los principales representantes del partido conservador, cuyas ideas defendió como funcionario y en sus colaboraciones en La oposición, El Siglo XIX y La Cruz.

En 1839 publicó su primer tomo de poesía, en el que recogió las aparecidas en periódicos y revistas y algunas inéditas. A fines de 1840 apareció el segundo. Al morir su esposa, el 4 de abril de 1840 cuando se encontraba en Fresnillo, tuvo que regresar a la capital y a mediados de 1841 a Orizaba, para hacerse cargo de la fábrica de Cocolapam. El 3 de junio de 1842 contrajo segundas nupcias. En 1844 es electo senador pero no acepta el nombramiento por estar demasiado ocupado en la administración de sus negocios.

Dos años después, durante la presidencia de don Nicolás Bravo, vuelve a aceptar el ministerio de Relaciones Exteriores, pero permanece en él muy poco tiempo. A partir de 1851 se traslada definitivamente a la Ciudad de México y en 1854 se ocupa de la cátedra de literatura en la universidad, por órdenes de Santa Anna.

Formó parte de las academias y agrupaciones literarias y científicas más importantes del país y de algunas del extranjero, como la Academia de Letrán, la Sociedad Geográfica y Estadística o la Academia de San Carlos —en la que formó parte de la junta directiva—; la Real Academia Española de la Lengua lo incluyó entre sus miembros en 1860. Su primo, don José Bernardo Couto, lo incluyó como interlocutor junto con el pintor Pelegrín Clavé, en su Diálogo de la historia de la pintura en México, ya que se había destacado por su afición y conocimientos en pintura, de la que dejó algunas muestras en su juventud.

Murió de pulmonía el 3 de marzo de 1861. Aunque su fama se debe sobre todo a su poesía, también escribió obras en prosa, como la biografía El libertador de México don Agustín de Iturbide y dos novelas cortas, El amor frustrado (1838) y El pescador negro (1874).


Seudónimos:

  • J.J.P.