Enciclopedia de la Literatura en México

El arte de la fuga

Partir hacia ninguna parte... con tal que ninguna parte nos lleve a todos lados. Sergio Pitol, en este libro de ensayos, crónicas, relatos, diarios, memorias, se fuga de las ataduras del sedentarismo y el nomadismo, y emprende la travesía donde las ideas son formas de vida y reminiscencias, las admiraciones son nostalgias y premoniciones, y las amistades son, entre otras cosas, un pacto de festejo común de la excentricidad. Viaje a través de lecturas -de Antonio Tabucchi a la familia Burrón a Faulkner a Thomas Mann-, de ciudades, de películas, de cuadros y grabados, de recuerdos dolorosos, de hipnosis y de sueños, El arte de la fuga alía densidad cultural y vigor autobiográfico (mi relación con la literatura, que ha sido visceral, excesiva y aun salvaje) que se integran en un paisaje, clásico, desolado, irónico, paródico, animadísimo. Pitol, traductor excepcional, establece vínculos entre los mundos del desasosiego y las heridas cauterizadas y los de la revisión gozosa de los libros, urbanidades y obras pictóricas. Mexicano en el extranjero, nativo de muchísimos sitios (Venecia, Varsovia, Roma, la Ciudad de México, Barcelona, Praga, Londres, Veracruz), Pitol combina en estos textos el placer de la escritura con el ir y venir del ensayo al relato, de la intuición a la crónica, de la pintura alemana a los zapatistas en san Cristóbal, Chiapas. Y el arraigo en estas páginas es la imposibilidad de renuncia a todo lo que constituye como escritor: "Uno, me aventuro, es los libros que ha leído, la pintura que ha visto, la música escuchada y olvidada, las calles recorridas. Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos amores, bastantes fastidios. Uno es una suma mermada por infinitas restas". En El arte de la fuga, la suma que es Sergio Pitol se añade a nuestras experiencias de lectura más fluidas y estimulantes.

Carlos Monsiváis

* Esta contraportada corresponde a la edición de 1996. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


El arte de la fuga, «uno de los libros imprescindibles de la literatura mexicana» (Pedro Ángel, La Jornada), «confirma algo que público y crítica sabían desde hace tiempo: Sergio Pitol es uno de los narradores mayores de las letras mexicanas» (Juan José Reyes, Crónica), «uno de los narradores hispanoamericanos fundamentales por su originalidad, humor y diversidad» (Miguel Ángel Quemain, El Nacional).

Los manuales de música clásicos definían la Fuga como una «composición a varias voces, escrita en contrapunto, cuyos elementos esenciales son la variación y el canon», lo que hoy día se podría interpretar libremente como la posibilidad de una forma mecida entre la aventura y el orden, el instinto y la matemática, la liturgia y el bataclán. El personaje central de este libro –suponemos por el propio autor–, una criatura tan indefensa como los más indefensos personajes dickensianos, pero a diferencia de ellos acorazado como un guerrero cuyas armas fueron el estupor y la parodia, se fuga de una celda para encontrarse prisionero en otra que podría ser el paraíso, aunque él se encargará de convertir ese Edén en un sitio irrisorio pero a la vez entrañable.

El arte de la fuga se convierte en un galope acelerado que en su trayecto confunde regocijadamente todas las instancias, remueve las fronteras, niega los géneros. Uno cree internarse en un ensayo para de pronto encontrarse en un relato, que se mutará en la crónica de una vida, el testimonio de un viajero, de un lector hedonista y refinado, de un niño deslumbrado por la inmensa variedad del mundo. Si «todo está en todo», como se afirma a menudo en estas páginas, la fuga se vuelve también un irónico paseo por los vasos comunicantes que transforman lo unitario en lo diverso y las periferias en el centro.

El elenco cultural es amplísimo, como también la geografía. No hay cronologías que valgan: todo está en todo, desde la infancia veracruzana del autor hasta el testimonio de su viaje a Chiapas, después de la insurrección zapatista, pasando por su larga y feliz estancia en Barcelona. «Uno», dice Pito, «me aventuro a creer, es los libros que ha leído, la pintura que ha visto, la música escuchada y olvidada. Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos amores, bastantes fastidios. Uno es una suma mermada por infinitas restas». Señala Carlos Monsiváis: «En El arte de la fuga, la suma que es Sergio Pitol se añade a nuestras experiencias de lectura más fluidas y estimulantes.»

* Esta contraportada corresponde a la edición de 1997. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


En El arte de la fuga, como en la música, los temas son retomados y respondidos, reemprendidos y modificados, no por distintas voces en este caso, sino en distintos tonos que se contrastan y conviven armónicamente: así pasamos del recuerdo de infancia al diario de escritura, del retrato a la crítica literaria, del cuento a la crónica. Capaz de todos los temas y tonos, en este libro Pitol es un lector maravilloso y un narrador de primer orden. Con una nueva libertad, goza de relatarnos lo que piensa y de pensar cómo relata él y cómo relatan otros, a más de establecer un interesantísimo registro de su evolución como escritor, en la que participan la cercanía de otros escritores, la lectura y la traducción de grandes obras, el viaje y la estancia en distintos países, y los ingratos avatares del nuestro.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2007. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


En El arte de la fuga, como en la música, los temas retomdos y respondidos, reemprendidos y modificados, no por distintas voces en este caso, sino en distintos tonos: así pasamos del recuerdo de infancia al diario de escritura, del relato a la crítica literaria, del cuento a la crónica. En este libro Pitol es un lector marvilloso y un narrador de primer orden. Con una nueva libertad, goza de describir cómo relata él y cómo relatan otros y su evolución como escritor, en la que participan la cercanía de otros escritores, la lectura y la traducción de grandes obras, el viaje y la estancia en distintos países, y los ingratos avatares del nuestro.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2017. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


 

Otras obras de la colección (Biblioteca Era):

Obras por número o año

Obras por género literario

La especie humana
Ciudad de México: Ediciones Era (Biblioteca Era) / Trilce Ediciones.

México : una democracia bárbara
Ciudad de México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

El oficio de escritor : entrevistas con grandes autores
Vv aa.
Traducción y presentación de José Luis González. Ciudad de México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Los elementos de la noche
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Caballería roja
Traducción al español de Sarabia Felipe. México, D. F.: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Madre de reyes
Traducción al español de Sergio Pitol. México, D. F.: Era (Biblioteca Era).

Piedra infernal
Ciudad de México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

La oveja negra y demás fábulas
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

El viento distante
México, D. F.: Era (Biblioteca Era).

No me preguntes cómo pasa el tiempo
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Dormir en tierra
México, D. F.: Era (Biblioteca Era).

El tañido de una flauta
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Irás y no volverás
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Islas a la deriva
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Significación actual del realismo crítico
Traducción de María Teresa Toral. Colaboración de Federico Álvarez. México, D. F.: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Los motivos de Caín
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Disertación sobre las telarañas y otros escritos
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era) / Martín Casillas.

Desde entonces
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Fuerte es el silencio
México, D. F.: Era (Biblioteca Era; 0).

No todos los hombres son románticos
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

 Nocturno de Bujara, o, Vals de Mefisto
Ciudad de México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

Juegos florales
Ciudad de México, México: Ediciones Era (Biblioteca Era).

El reposo del fuego
México, D. F.: Era (Biblioteca Era).

El oído de Dios
México, D. F.: Era (Biblioteca Era).

Escrito en el tiempo
México, D. F.: Era (Biblioteca Era).