Enciclopedia de la Literatura en México

Gregorio López y Fuentes

José Luis Martínez
1995 / 18 sep 2018 18:57

Gregorio López y Fuentes (1897-1966) inició su carrera literaria como uno de los poetas que presentó la revista Nosotros (1912-1914), con su libro La siringa de cristal (1914), pero, al llamado de la Revolución, vino a convertirse en uno de sus mejores novelistas. Sin la pasión que por lo común domina en las obras del género, las novelas revolucionarias de López y Fuentes prefieren evocar las escenas populares que alternan con los hechos de armas, con más simpatía para aquellos hombres intrépidos y primitivos que resentimiento o espíritu partidarista. Diríase por ello que López y Fuentes es, sobre todo, un novelista de nuestros hombres del campo. Conoce admirablemente el lenguaje, los refranes, los dichos, las costumbres y la psicología de los campesinos de México –de la huasteca veracruzana– como lo muestran sus novelas revolucionarias, sobre todo Campamento (Madrid, 1931), Tierra (1932), ¡Mi general! (1934), Arrieros (1937) y Cuentos campesinos de México (1940). Su celebrada y premiada novela El indio (1935) es una síntesis emocionada y vigorosa que ha divulgado en nuestro país y en el extranjero una imagen de nuestro pueblo autóctono. Además de esas obras, López y Fuentes intentó, con desigual fortuna, la novela de intención social (Entresuelo, 1948), la de crítica política (Acomodaticio, 1943) y aun la simbólica (Los peregrinos inmóviles, 1944).

Nació en el Municipio de Zontecomatlán en la Huasteca Veracruzana el 17 de noviembre de 1897; murió en la ciudad de México el 11 de diciembre de 1966. Escritor y periodista. Estudia en la Escuela Normal de Maestros en la capital. Publica sus primeros artículos en la revista Nosotros y en El Maestro. Junto con José Vasconcelos y Antonio Caso comienza el proyecto del Instituto Mexicano de la Juventud. En 1924 se desempeña como redactor de El Universal Gráfico y en 1937 se convierte en su director. De 1945 a 1952 fue director de El Universal. Colabora en la fundación de la Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos. Es profesor de la Escuela Normal de Profesores y, más adelante, es director de Ediciones Novaro. Obtiene el Premio Nacional de Literatura en 1935.

Durante sus primeros años convivió con los arrieros que visitaban la pequeña tienda que tenía su padre y asistió a la escuela de su municipio, más tarde pasó a la de Chicontepec, ciudad principal del distrito. Estudió en la Escuela Normal para Maestros. Sus primeros trabajos literarios fueron publicados en las revistas Nosotros y El Maestro. En 1914 apareció su primer libro, La siringa de cristal, ese mismo año fue enviado, con otros alumnos de la Escuela Normal, a combatir a las tropas norteamericanas en Veracruz, luego se alistó en las filas de la Revolución como carrancista. Después de la lucha armada escribió crónicas diarias o semanarias que publicó. Usó esa experiencia de escritura en su obra literaria. En 1922 publicó su segundo y último libro de poesías, Claros de selva, y su primera novela, El vagabundo, se publicó en las páginas de El Universal Ilustrado. Fue redactor de El Gráfico en 1924  y su director en 1937. Colaboró en revistas como Arte y Literatura e inició una columna: "La novela diaria de la vida real", narraciones en las que desarrolló, durante cinco años, las noticias más destacadas del día. Fue director de El Universal entre1945 y 1952. Participó en el Instituto Mexicano de la Juventud, fundado por José Vasconcelos y Antonio Caso. Colaboró en la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos desde su fundación y enseñó Literatura en la Escuela Normal de Profesores. Posteriormente trabajó como director de Ediciones de Libros Novaro, hasta 1956. Sus novelas Tierra y El indio fueron traducidas al inglés.

La obra de Gregorio López y Fuentes comprende once novelas, una novela corta, un libro de cuentos y dos de poesías, además de su obra periodística, en la que dejó dispersos muchos cuentos, relatos. Poseedor de un estilo dinámico y espontáneo, enfocado principalmente a la noticia, sus novelas testimonios de experiencias vividas por el autor. Campamento es una crónica de tema revolucionario que sintetiza, en una sola noche, los sucesos que le ocurrieron de 1914 a 1920. Tierra gira alrededor de la lucha agraria en un período histórico del movimiento zapatista, donde destacan aspectos de la vida y leyenda de Emiliano Zapata. Mi General, pieza en que destacan los paisajes típicos y los personajes populares para dar cuenta del ascenso y caída de un general revolucionario. El indio, publicada en 1935, novela de tesis, es un antecedente de la novela indigenista. Arrieros es una serie de anécdotas y episodios de la arriería mexicana, da cuenta del recorrido del autor en compañía de un arriero al que llaman "el Refranero". Huasteca  y Arrieros hablan del descubrimiento y explotación de yacicientos petrolíferos en Veracruz. Acomodaticio es el relato satírico de una campaña política mexicana. Los peregrinos inmóviles, novela que aborda nuevamente el tema del indio; son reflexiones sobre la vida interior de una raza, al margen de la lucha civil. Entresuelo narra la historia de una familia de clase media que habita en el sótano de una casa en la Ciudad de México. Milpa potrero y monte es la historia de una familia campesina que emigra a las ciudades o se van como indocumentados a los Estados Unidos.

Instituciones, distinciones o publicaciones


El Maestro. Revista de Cultura Nacional
Colaborador

Nosotros
Colaborador

El Universal Ilustrado. Suplementos culturales.
Su primera novela, El vagabundo, se publicó aquí