Gabriel Méndez Plancarte


24 may 2016 / 16:32

Nuestra tradición humanística dispuso de una importante revista: Ábside (1937-1979), centro de difusión, además, de cultura católica. En su larga vida, Ábside fue dirigida por Gabriel Méndez Plancarte, Alfonso Méndez Plancarte, Alfonso Junco y Eduardo Enrique Ríos.

Gabriel Méndez Plancarte (1905-1949), además de creador de la revista que acaba de citarse, fue el más sabio defensor e ilustrador de esta tradición. Así lo muestran sus obras poéticas: Primicias (1927); Salmos (1942); Nuevos salmos y odas (1947); su notable estudio sobre Horacio en México (1937), las investigaciones que dedicó al humanismo mexicano del siglo XVIII (1941) y del siglo XVI (1946), a la formación intelectual de Miguel Hidalgo, a las obras de Bello y Joaquín Arcadio Pagaza, y sus traducciones de textos clásicos: Tito Lucrecio Caro y su poema De Rerum Natura (1946), y de latinistas mexicanos: Maneiro: Nueve poemas inéditos (1942), y don Guillén de Lámport, Regio Salteiro, (1948).



24 may 2016 / 16:32

Nuestra tradición humanística dispuso de una importante revista: Ábside (1937-1979), centro de difusión, además, de cultura católica. En su larga vida, Ábside fue dirigida por Gabriel Méndez Plancarte, Alfonso Méndez Plancarte, Alfonso Junco y Eduardo Enrique Ríos.

Gabriel Méndez Plancarte (1905-1949), además de creador de la revista que acaba de citarse, fue el más sabio defensor e ilustrador de esta tradición. Así lo muestran sus obras poéticas: Primicias (1927); Salmos (1942); Nuevos salmos y odas (1947); su notable estudio sobre Horacio en México (1937), las investigaciones que dedicó al humanismo mexicano del siglo XVIII (1941) y del siglo XVI (1946), a la formación intelectual de Miguel Hidalgo, a las obras de Bello y Joaquín Arcadio Pagaza, y sus traducciones de textos clásicos: Tito Lucrecio Caro y su poema De Rerum Natura (1946), y de latinistas mexicanos: Maneiro: Nueve poemas inéditos (1942), y don Guillén de Lámport, Regio Salteiro, (1948).



24 may 2016 / 16:32

Nuestra tradición humanística dispuso de una importante revista: Ábside (1937-1979), centro de difusión, además, de cultura católica. En su larga vida, Ábside fue dirigida por Gabriel Méndez Plancarte, Alfonso Méndez Plancarte, Alfonso Junco y Eduardo Enrique Ríos.

Gabriel Méndez Plancarte (1905-1949), además de creador de la revista que acaba de citarse, fue el más sabio defensor e ilustrador de esta tradición. Así lo muestran sus obras poéticas: Primicias (1927); Salmos (1942); Nuevos salmos y odas (1947); su notable estudio sobre Horacio en México (1937), las investigaciones que dedicó al humanismo mexicano del siglo XVIII (1941) y del siglo XVI (1946), a la formación intelectual de Miguel Hidalgo, a las obras de Bello y Joaquín Arcadio Pagaza, y sus traducciones de textos clásicos: Tito Lucrecio Caro y su poema De Rerum Natura (1946), y de latinistas mexicanos: Maneiro: Nueve poemas inéditos (1942), y don Guillén de Lámport, Regio Salteiro, (1948).



24 may 2016 / 16:42

Sacerdote y humanista. Fue miembro destacado del movimiento cultural del México postrevolucionario que conjugó el humanismo novohispano con una mexicanidad mestiza. Se doctoró en Filosofía en 1924 y Teología en 1928 en Roma y, posteriormente, cursó estudios de Sociología en Lovaina. Junto con su hermano Alfonso fundó la revista Ábside y la editorial Bajo el Sigo de Ábside, en la que ambos publicaron sus trabajos y versiones. Por sus traducciones y su contribución al rescate del humanismo novohispano es uno de los máximos conocedores mexicanos de los autores clásicos y del periodo colonial. Su obra está muy ligada a la traducción, ya sea a través de sus antologías, como Horacio en México (1937), Humanistas del siglo XVIII (1941) o Humanismo mexicano del siglo XVI (1946), las tres publicadas por la Universidad Nacional Autónoma de México, o de sus propias traducciones, como El final del maquiavelismo de Jacques Maritain (México, Jus, 1944), Fray José de Sigüenza, poeta e historiador (1544-1606) de María Gonzaga Menger (1945) y De la naturaleza de las cosas de Lucrecio (1946), ambas en Bajo el Signo de Ábside (México). Permanecen inéditas las Metamorfosis de Ovidio, el Regio Salterio de Guillén de Lamport y La Californiada de José Mariano Iturriaga. Como traductor ocupa una posición privilegiada en la actualización de la tradición novohispana. Su Humanismo mexicano del siglo XVI incluye textos de Julián Garcés, Juan de Zumárraga, Vasco de Quiroga, Bartolomé de las Casas, Francisco Cervantes de Salazar, Pablo Nazareo y Diego Valadés, traducidos del latín al español, a veces por Méndez Plancarte y otras veces por Joaquín García Icazbalceta (Cervantes de Salazar) y Agustín Dávila Padilla (Garcés). Cuando las traducciones no son suyas, con frecuencia son corregidas por él mismo. Sus anotaciones permiten al lector acceder a una intertextualidad difícilmente identificable a cuatro siglos de distancia. Con su revisión reestablece la dimensión poética de los textos, “condimentándolos” con expresiones latinas y situándolos de nuevo en el universo intelectual del siglo XVI. Esta compilación muestra que el latín se practicaba en la Nueva España tanto como el castellano en los ambientes cultos. Los comentarios del traductor revelan una poética excéntrica que se distingue poco a poco del latín canónico. El punto de partida son los escritos de Julián Garcés, cuyo “elegantísimo latín [...] desaparece fatalmente en la traducción”. El latín de Bartolomé de las Casas es aún “escolástico y empedrado de citas” y distinto del de Vasco de Quiroga, inspirado directamente “en la clásica antigüedad grecolatina”. En su opinión, los humanistas docentes “emplean en general un latín escolástico y un poco seco” pero “no es raro encontrar en sus obras párrafos de sobria elocuencia en que su latín se enciende en lumbres renacentistas”. Diego Valadés, la manifestación más acabada de esta poética excéntrica, “no teme introducir en la lengua del Lacio, apenas modificándolas levemente, palabras indígenas de América, como ‘hamacas’, ‘maíz’, ‘maguey’”. La selección de prosistas se explica en parte por la posición del traductor con respecto a la traducción poética: “para apreciar y saborear a nuestros poetas latinos es indispensable presentarlos y leerlos en su idioma original”. No sería justo considerar el trabajo traductor de Méndez Plancarte como una manifestación trasnochada de la escolástica del siglo XVI. Si la meta del “trasplante” de la tradición grecolatina que tuvo lugar en el siglo XVI puede equipararse a la expansión imperial española, el objetivo de nuestro traductor en el XX es distinto. No se trata solo de ensalzar la misión civilizadora de los latinistas estudiados, sino de mostrar la construcción de la “mexicanidad” a la que dan lugar. En sus propios términos: “el árbol de nuestra cultura tiene dos raíces vitales: la indígena y la hispana, y que -a través de la hispana- sube hasta nosotros, enflorando nuestro ahuéhuetl autóctono, la savia siempre joven de la inmortal cultura grecolatina”.

Bibl.: C. R. P, “Gabriel Méndez Planearte” en A. M. Ocampo (ed.), Diccionario de escritores mexicanos. De las generaciones del Ateneo y novelistas de la Revolución hasta nuestros días, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2000, 240-241.

Nayelli Castro



24 may 2016 / 16:42

Sacerdote y humanista. Fue miembro destacado del movimiento cultural del México postrevolucionario que conjugó el humanismo novohispano con una mexicanidad mestiza. Se doctoró en Filosofía en 1924 y Teología en 1928 en Roma y, posteriormente, cursó estudios de Sociología en Lovaina. Junto con su hermano Alfonso fundó la revista Ábside y la editorial Bajo el Sigo de Ábside, en la que ambos publicaron sus trabajos y versiones. Por sus traducciones y su contribución al rescate del humanismo novohispano es uno de los máximos conocedores mexicanos de los autores clásicos y del periodo colonial. Su obra está muy ligada a la traducción, ya sea a través de sus antologías, como Horacio en México (1937), Humanistas del siglo XVIII (1941) o Humanismo mexicano del siglo XVI (1946), las tres publicadas por la Universidad Nacional Autónoma de México, o de sus propias traducciones, como El final del maquiavelismo de Jacques Maritain (México, Jus, 1944), Fray José de Sigüenza, poeta e historiador (1544-1606) de María Gonzaga Menger (1945) y De la naturaleza de las cosas de Lucrecio (1946), ambas en Bajo el Signo de Ábside (México). Permanecen inéditas las Metamorfosis de Ovidio, el Regio Salterio de Guillén de Lamport y La Californiada de José Mariano Iturriaga. Como traductor ocupa una posición privilegiada en la actualización de la tradición novohispana. Su Humanismo mexicano del siglo XVI incluye textos de Julián Garcés, Juan de Zumárraga, Vasco de Quiroga, Bartolomé de las Casas, Francisco Cervantes de Salazar, Pablo Nazareo y Diego Valadés, traducidos del latín al español, a veces por Méndez Plancarte y otras veces por Joaquín García Icazbalceta (Cervantes de Salazar) y Agustín Dávila Padilla (Garcés). Cuando las traducciones no son suyas, con frecuencia son corregidas por él mismo. Sus anotaciones permiten al lector acceder a una intertextualidad difícilmente identificable a cuatro siglos de distancia. Con su revisión reestablece la dimensión poética de los textos, “condimentándolos” con expresiones latinas y situándolos de nuevo en el universo intelectual del siglo XVI. Esta compilación muestra que el latín se practicaba en la Nueva España tanto como el castellano en los ambientes cultos. Los comentarios del traductor revelan una poética excéntrica que se distingue poco a poco del latín canónico. El punto de partida son los escritos de Julián Garcés, cuyo “elegantísimo latín [...] desaparece fatalmente en la traducción”. El latín de Bartolomé de las Casas es aún “escolástico y empedrado de citas” y distinto del de Vasco de Quiroga, inspirado directamente “en la clásica antigüedad grecolatina”. En su opinión, los humanistas docentes “emplean en general un latín escolástico y un poco seco” pero “no es raro encontrar en sus obras párrafos de sobria elocuencia en que su latín se enciende en lumbres renacentistas”. Diego Valadés, la manifestación más acabada de esta poética excéntrica, “no teme introducir en la lengua del Lacio, apenas modificándolas levemente, palabras indígenas de América, como ‘hamacas’, ‘maíz’, ‘maguey’”. La selección de prosistas se explica en parte por la posición del traductor con respecto a la traducción poética: “para apreciar y saborear a nuestros poetas latinos es indispensable presentarlos y leerlos en su idioma original”. No sería justo considerar el trabajo traductor de Méndez Plancarte como una manifestación trasnochada de la escolástica del siglo XVI. Si la meta del “trasplante” de la tradición grecolatina que tuvo lugar en el siglo XVI puede equipararse a la expansión imperial española, el objetivo de nuestro traductor en el XX es distinto. No se trata solo de ensalzar la misión civilizadora de los latinistas estudiados, sino de mostrar la construcción de la “mexicanidad” a la que dan lugar. En sus propios términos: “el árbol de nuestra cultura tiene dos raíces vitales: la indígena y la hispana, y que -a través de la hispana- sube hasta nosotros, enflorando nuestro ahuéhuetl autóctono, la savia siempre joven de la inmortal cultura grecolatina”.

Bibl.: C. R. P, “Gabriel Méndez Planearte” en A. M. Ocampo (ed.), Diccionario de escritores mexicanos. De las generaciones del Ateneo y novelistas de la Revolución hasta nuestros días, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2000, 240-241.

Nayelli Castro



24 may 2016 / 16:42

Sacerdote y humanista. Fue miembro destacado del movimiento cultural del México postrevolucionario que conjugó el humanismo novohispano con una mexicanidad mestiza. Se doctoró en Filosofía en 1924 y Teología en 1928 en Roma y, posteriormente, cursó estudios de Sociología en Lovaina. Junto con su hermano Alfonso fundó la revista Ábside y la editorial Bajo el Sigo de Ábside, en la que ambos publicaron sus trabajos y versiones. Por sus traducciones y su contribución al rescate del humanismo novohispano es uno de los máximos conocedores mexicanos de los autores clásicos y del periodo colonial. Su obra está muy ligada a la traducción, ya sea a través de sus antologías, como Horacio en México (1937), Humanistas del siglo XVIII (1941) o Humanismo mexicano del siglo XVI (1946), las tres publicadas por la Universidad Nacional Autónoma de México, o de sus propias traducciones, como El final del maquiavelismo de Jacques Maritain (México, Jus, 1944), Fray José de Sigüenza, poeta e historiador (1544-1606) de María Gonzaga Menger (1945) y De la naturaleza de las cosas de Lucrecio (1946), ambas en Bajo el Signo de Ábside (México). Permanecen inéditas las Metamorfosis de Ovidio, el Regio Salterio de Guillén de Lamport y La Californiada de José Mariano Iturriaga. Como traductor ocupa una posición privilegiada en la actualización de la tradición novohispana. Su Humanismo mexicano del siglo XVI incluye textos de Julián Garcés, Juan de Zumárraga, Vasco de Quiroga, Bartolomé de las Casas, Francisco Cervantes de Salazar, Pablo Nazareo y Diego Valadés, traducidos del latín al español, a veces por Méndez Plancarte y otras veces por Joaquín García Icazbalceta (Cervantes de Salazar) y Agustín Dávila Padilla (Garcés). Cuando las traducciones no son suyas, con frecuencia son corregidas por él mismo. Sus anotaciones permiten al lector acceder a una intertextualidad difícilmente identificable a cuatro siglos de distancia. Con su revisión reestablece la dimensión poética de los textos, “condimentándolos” con expresiones latinas y situándolos de nuevo en el universo intelectual del siglo XVI. Esta compilación muestra que el latín se practicaba en la Nueva España tanto como el castellano en los ambientes cultos. Los comentarios del traductor revelan una poética excéntrica que se distingue poco a poco del latín canónico. El punto de partida son los escritos de Julián Garcés, cuyo “elegantísimo latín [...] desaparece fatalmente en la traducción”. El latín de Bartolomé de las Casas es aún “escolástico y empedrado de citas” y distinto del de Vasco de Quiroga, inspirado directamente “en la clásica antigüedad grecolatina”. En su opinión, los humanistas docentes “emplean en general un latín escolástico y un poco seco” pero “no es raro encontrar en sus obras párrafos de sobria elocuencia en que su latín se enciende en lumbres renacentistas”. Diego Valadés, la manifestación más acabada de esta poética excéntrica, “no teme introducir en la lengua del Lacio, apenas modificándolas levemente, palabras indígenas de América, como ‘hamacas’, ‘maíz’, ‘maguey’”. La selección de prosistas se explica en parte por la posición del traductor con respecto a la traducción poética: “para apreciar y saborear a nuestros poetas latinos es indispensable presentarlos y leerlos en su idioma original”. No sería justo considerar el trabajo traductor de Méndez Plancarte como una manifestación trasnochada de la escolástica del siglo XVI. Si la meta del “trasplante” de la tradición grecolatina que tuvo lugar en el siglo XVI puede equipararse a la expansión imperial española, el objetivo de nuestro traductor en el XX es distinto. No se trata solo de ensalzar la misión civilizadora de los latinistas estudiados, sino de mostrar la construcción de la “mexicanidad” a la que dan lugar. En sus propios términos: “el árbol de nuestra cultura tiene dos raíces vitales: la indígena y la hispana, y que -a través de la hispana- sube hasta nosotros, enflorando nuestro ahuéhuetl autóctono, la savia siempre joven de la inmortal cultura grecolatina”.

Bibl.: C. R. P, “Gabriel Méndez Planearte” en A. M. Ocampo (ed.), Diccionario de escritores mexicanos. De las generaciones del Ateneo y novelistas de la Revolución hasta nuestros días, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2000, 240-241.

Nayelli Castro




MATERIAS RELACIONADAS



 
 


Gabriel Méndez Plancarte

Traductores al español
1905
1949

Obra en dominio público
Puede incluir obras con registro de perpetuidad

Derecho de autormostrar

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

Ley Federal del Derecho de Autor de 1947 (20 años)

Ley Federal del Derecho de Autor de 1956 (25 años)

Ley Federal del Derecho de Autor de 1963 (30 años)


OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA

Institución (es):
Academia Mexicana de la Lengua
Fecha de ingreso: 29 de octubre de 1945
Académico correspondiente de Zamora, Michoacan.

Ábside. Revista de cultura mexicana
Fecha de ingreso: 1937
Fecha de egreso: 01 de diciembre de 1949
Director