Enciclopedia de la Literatura en México

Marquesa de Calderón de la Barca

Ángel Muñoz Fernández
1995 / 28 nov 2017 09:42

Nació en Edimburgo en 1806 y murió en Madrid en 1882. Esposa de don Ángel Calderón de la Barca, primer ministro plenipotenciario de España en México. Vivió en México y de sus cartas con su familia resultó su conocido libro. Alfonso XII le dio el título de Marquesa. Su nombre de soltera fue Frances Erskine Inglis.

Notas: Según Teixidor la segunda edición de La vida en México durante una residencia de dos años en ese país fue la de Londres y la primera la de Boston con diferencia de meses.

 

Frances Erskine Inglis nació en Edimburgo, Escocia, el 23 de diciembre de 1804, y murió en Madrid, España, el 6 de febrero de 1882. En 1830, al morir su padre, procedente de la aristocracia escocesa, se trasladó con su familia a Boston, Estados Unidos, donde además de establecer un colegio para señoritas formó un círculo social con el historiador William H. Prescott y el hispanista George Ticknor. En aquella ciudad conoció al político Ángel Calderón de la Barca, primer ministro plenipotenciario de España en México, con quien se casó y cuyo apellido adoptó. A mediados de diciembre de 1839 la pareja arribó a la Ciudad de México, en la que vivió hasta enero de 1842.

El círculo político de México, integrado entre otros por Lucas Alamán, recibió con beneplácito a Ángel Calderón de la Barca. Las condiciones fueron propicias para promover, en diciembre de 1840, la creación del Ateneo Mexicano, el cual integró a pensadores mexicanos y españoles, y cuya sede fue el Colegio Mayor de Santa María de Todos los Santos.

Frances sostuvo una copiosa correspondencia con su familia; en ella dio testimonio de su estancia en nuestro país desde el primer día de su viaje. Algunas de esas cartas se publicaron en la prensa nacional, en periódicos como El Siglo Diez y Nueve. Ahí habló acerca de la sociedad, de sus costumbres, de la etiqueta, del grupo conservador, así como de la vieja aristocracia, que aún tenía ciertos privilegios.

Después de estar en México, la pareja Calderón de la Barca residió en varios países, como España, Estados Unidos y Francia, debido al cargo diplomático del español. Al morir su esposo, en 1861, Frances comenzó a trabajar como institutriz de la infanta Isabel Francisca de Borbón, hasta 1882. En 1876, Alfonso XIII le otorgó el título nobiliario de marquesa Calderón de la Barca, por sus servicios a la familia real.

Los seudónimos de la marquesa fueron: C. de la B., Calderón de la Barca, Marquesa, y sus contemporáneos la llamaban Fanny.

La obra por la que más se le reconoce es Life in Mexico during a Residence of Two Years in that Country (1843), publicada el mismo año en Londres (Chapman-Hall), con un prólogo de Prescott, y en Boston, en dos volúmenes (Charles C. Little-James Brown). También escribió The Attaché in Madrid; or Sketches of the Court of Isabelle II (Nueva York, 1856). En ninguno de esos libros se reveló el nombre de la escritora; la autoría del primero no se conoció hasta la segunda edición abreviada: Life in Mexico (Londres, Simms-McIntyre, 1852). La primera versión en español se publicó en 1920, cuando Enrique Martínez Sobral tradujo las 54 cartas con el título La vida en México, dos volúmenes prologados por Manuel Romero de Terreros (Librería Viuda de Ch. Bouret).

La crítica a La vida en México durante el siglo xix tuvo dos vertientes. Un grupo rechazó el contenido de las cartas por considerar que las apreciaciones de la escocesa menospreciaban la cultura mexicana; tal fue el caso de Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Payno y Luis Martínez de Castro, por mencionar a algunos. Al respecto, Altamirano afirmó en 1868: “casi todos los viajeros nos han calumniado, desde Löwenstern y la señora Calderón de la Barca hasta los escritores y escritoras de la corte de Maximiliano”. En cambio, hubo quienes destacaron la visión de la marquesa, e incluso se basaron en sus cartas para hablar sobre México; así lo hicieron los viajeros Branz Mayer y Charles Macomb Flandrau.

En la época contemporánea, los intereses en torno al epistolario de Fanny van desde las revisiones históricas acerca de la cultura nacional hasta aspectos literarios relacionados con los géneros de la crónica, la epístola o el relato de viaje. Jorge Fernando Iturribarría, en “Una marquesa nos divisa”, examina el contacto de la marquesa con los actores políticos de su momento, como Guadalupe Victoria o Antonio López de Santa Anna; con las mujeres; con la excesiva cortesía del pueblo mexicano, etcétera. Ángeles González Gamio, en su artículo “Destacada cronista”, habla sobre el papel de la escocesa como escritora de crónicas; Ana María Peppino Barale trata el género epistolar, y Rosa María Burrola aborda las cartas como relato de viajes. Otros han visto la correspondencia desde la posición de la marquesa frente al mundo indígena, como María Bono López, o bien a partir de los parámetros del Romanticismo, como Rodolfo Ramírez Rodríguez en “Fanny Calderón de la Barca y su percepción romántica de México”. Cabe destacar el repaso de la historia editorial de La vida en México realizado por María Bono López en “Frances Erskine Inglis Calderón de la Barca y el mundo indígena mexicano”.

 

Bibliografía

Arbeláez, María Soledad, “La vida en México. Una breve historia”, Historias, núm. 34 (abril-septiembre de 1995), pp. 71-87.

Blanco, José Joaquín, El diario de una marquesa. Texto e iconografía de José Joaquín Blanco, Claudia Burr, Luis Gerardo Morales. Imágenes, óleos, acuarelas y litografías del siglo xix. México, Ediciones Tecolote, 1994 (Colección Ya Verás).

Bono López, María, “Frances Erskine Inglis Calderón de la Barca y el mundo indígena mexicano”, en Manuel Ferrer Muñoz (coord.), La imagen del México decimonónico de los visitantes extranjeros: ¿un Estado-nación o un mosaico plurinacional? México, Instituto de Investigaciones Jurídicas-Universidad Nacional Autónoma de México, 2002 (Serie Doctrina Jurídica, 6), pp. 155-194.

Burrola Encinas, Rosa María, “El viaje a México de Madame Calderón de la Barca”, Perífrasis. Revista de Literatura, Teoría y Crítica, Bogotá, vol. 10, núm. 19 (enero-junio de 2019), pp. 24-42.

Calderón de la Barca, Frances Erskine Inglis, La vida en México. México, Hispano Mexicana, 1945.

Diadiuk, Alicia, Viajeras anglosajonas en México. Memorias. México, Secretaría de Educación Pública, 1973 (SepSetentas, 62).

Evocación de mujeres ilustres: Carmen Serdán, Gabriela Mistral, la Marquesa Calderón de la Barca, Rosario Castellanos, María Enriqueta Camarillo de Pereira, Josefina Murillo. México, Departamento del Distrito Federal, 1980.

González Gamio, Ángeles, “Destacada cronista”, La Jornada, 27 de julio de 2014, p. 30.

Iturribarría, Jorge Fernando, “Una marquesa nos divisa”, Historia Mexicana, vol. 8, núm. 2 (octubre-diciembre de 1958), pp. 192-207.

Peppino Barale, Ana María, “Las cartas de Frances y de Ella. El género epistolar como recuperación histórica”, Casa del Tiempo, septiembre de 2004, pp. 2-8.

Ramírez Rodríguez, Rodolfo, “Fanny Calderón de la Barca y su percepción romántica de México”, Históricas, vol. 88 (mayo-agosto de 2010), pp. 3-21.

Ruiz Castañeda, María del Carmen, y Sergio Márquez Acevedo, Diccionario de seudónimos, anagramas, iniciales y otros alias usados por escritores mexicanos y extranjeros que han publicado en México. México, Instituto de Investigaciones Bibliográficas-Universidad Nacional Autónoma de México, 2000.

Seudónimos:
  • C. de la B.