Enciclopedia de la Literatura en México

Carlos Gutiérrez Cruz

Nació en Guadalajara, Jalisco, y murió en la Ciudad de México. Fue poeta proletario, panadero y obrero. Enfermó de tuberculosis y murió prematuramente. En 1920 aparecieron en Guadalajara sus libros de poemas El libro de la amada y Rosas del sendero. En México publicó Sangre roja, Versos libertarios (1924) y Dice el pueblo. En 1936 el Ateneo Obrero le publicó sus Versos revolucionarios.

 


Después de pagar su contribución de versos sentimentales, El libro de la amada (Guadalajara, 1920) y Rosas del sendero (Guadalajara, 1920) irrumpió en la poesía social: Sangre roja. Versos libertarios (1924), un librito de tapas rojas editada por la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios, con portada de Diego Rivera y prólogo de Pedro Henríquez Ureña; y Dice el puebloVersos revolucionarios (1936), póstumo, con prólogo de Francisco Cervantes López. Henríquez Ureña lo celebró con entusiasmo:

Saludemos a la musa que deja las Bergerettes del salón para cantar la internacional de las calles enlodadas; a la musa que abandona el palacio de los virreyes para irse al taller, a la mina, al campo de labranza, donde está la vida, la vida que debe interesarnos antes que toda obra si tenemos espíritu de justicia.


Gutiérrez Cruz escribió una poesía simple y directa, y el “hermano sol” fue el tema preferido de sus prédicas revolucionarias. Algunos de sus versos, con música, se cantaban en las escuelas:

Sol redondo, colorado
y caliente,
el labrador al arado
y tú al oriente.