Enciclopedia de la Literatura en México

Santa

Santa es la más popular novela mexicana de mitad de siglo, y no sólo es la desventurada historia de una mujer seducida y pecadora, es sobre todo el retrato de una sociedad en estado de descomposición y el reflejo de la injusticia reinante en las postrimerías del porfiriato. Federico Gamboa escribió la novela bajo la influencia de Zolá y los Goncourt; la publicó en 1903, y desde entonces se han hecho múltiples ediciones, además de haberse llevado al cine en cuatro ocasiones.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 1998. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


El escritor y diplomático mexicano Federico Gamboa (1864-1939) ha pasado a la historia como uno de los intelectuales más representativos del régimen porfirista. Su colaboración con el gobierno como diplomático y la abierta admiración y adhesión personal al dictador Porfirio Díaz  hicieron de él un encendido defensor de los logros conseguidos bajo el mandato de su venerado general que no implicó, sin embargo, que Gamboa no se manifestara también crítico con algunos aspectos del sistema porfirista, como la censura más o menos ácida hacia la clase acomodada de su país y la descripción de la miseria moral y económica de las clases menos favorecidas de la sociedad. En ese sentido, la historia de Santa, una mucha que tras ser engañada y abandonada por un alférez es expulsada de su casa y acaba ejerciendo la prostitución, se erige en un símbolo de los tiempos y en un emblema sangrante que denuncia un sistema social injusto. Desde su publicación, Santa se convirtió en una de las novelas de mayor éxito en su país, con cinco adaptaciones cinematográficas, una canción de gran popularidad compuesta por Agustín Lara y multitud de versiones teatrales que todavía hoy se producen en México. 

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2002. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


Federico Gamboa fue un destacado diplomático y escritor. En su juventud Gamboa mostró una noble inclinación por las mujeres cortesanas y, según él mismo lo confesara, se acercó a ellas porque “en sus caras risueñas o cínicas, en la acogida que me dispensaban, en sus palabras libres y multicolores descubría un fondo de tristeza infinita, algo como el recuerdo esfuminado de día sin pan y noches sin abrigo, un secreto afán de que las trataran con acariño siquiera unos segundos…”

Santa fue calificada de inmoral en un tiempo en el que las mujeres lucían largos vestidos acordes con la moda, pero a tono con el falso pudor de una época en que los hombres solían ser mundanos y empecatados. La imagen que el escritor nos muestra de Santa es la de una mujer ligera de prendas y frívola. La narración describe a la cortesana habitual del prostíbulo. Según se afirma,
Santa alcanzo en la pluma de Federico Gamboa, esa inmoralidad comparable a la de Ana Karenina y a Madame Bovary por su trazo profundamente humano. El público al disfrutar de la lectura del relato, sufre con Santa sus penas y se conmueve de sus desventuras. Su dramático final, sin embargo, es una dura lección que nos enseña que los vicios, sólo conducen a la perversión de los más nobles instintos humanos.

La novela pronto se agotó en su primera edición y tuvo que ser reimpresa en ediciones subsecuentes. Quizás la mezcla de sentimientos y repugnancia explique el éxito de la obra de la que se han hecho incontables ediciones, llegando a ser una de las obras más reeditadas en la historia de las letras mexicanas, y que, incluso, ha sido llevada con éxito al cine y a la televisión, y el inolvidable compositor Agustín Lara, colocó en la preferencia de las mayorías, una melodía que hizo época.
* Esta contraportada corresponde a la edición de 2005. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


Escrita en 1903, Santa no es producto de las lecturas sino de la experiencia directa del autor. Gamboa retrata en su novela la vida nocturna, las tertulias, las fiestas y los arrabales de la capital mexicana que le tocó vivir. A través de la historia de una campesina que se convierte en prostituta, Gamboa nos lleva por una ciudad pecaminosa y oscura. A diferencia de la Naná de Zolá, a quien el autor mexicano conoció en 1893 y de quien recibió una influencia determinante para su obra, Santa provoca compasión y no odio. Entre las páginas de esta novela, a más de cien años de distancia, siguen latiendo el dolor y la miseria humana pero también el perdón y la compasión.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2007. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


Como naturista, Federico Gamboa se esforzó en convertir a la ciudad de México en personaje literario y a su literatura en un estudio científico de la realidad que pudiera diagnosticar, como en el consultorio de un médico, las enfermedades sociales y personales que corrompían el cuerpo de la sociedad. En Santa, su obra cumbre, Federico Gamboa halló un medio de dar forma novelística a su protesta contra la desigualdad, la injusticia, la ignorancia, el abuso de poder y la hipocresía. La novela retrata a la sociedad porfiriana despojada de los disfraces que ocultan su verdadera naturaleza. Quizá, en el siglo XXI, el mayor interés de Santa radique en que es el gran mural donde aparece la ciudad de México a fines del XIX y, como querían los naturalistas franceses, la historia de la gente sin historia que la habitó. En la capacidad de lograrlo, el espíritu periodístico de gamboa aparece como uno de sus mayores talentos.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2007. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.


Federico Gamboa vivió a caballo entre los siglos XIX y XX, y aunque su extensa obra incluye novela, teatro, memorias y artículos periodísticos, hoy se le recuerda, sobre todo, por Santa, novela de corte naturalista ubicada en el ocaso del porfiriato y que gozó de una gran popularidad en su época. Con el paso del tiempo el libro ha logrado mantenerse en el gusto del público, siendo objeto de varias adaptaciones cinematográficas y televisivas. Centrada en las desventuras de una inocente joven nacida en Chimalistac que, tras caer en la prostitución, se ve atrapada en una vorágine que la arrastra fatalmente a su propia destrucción, Santa es, además, un vigoroso retrato de la Ciudad de México y una denuncia de la hipocresía y la doble moral de la sociedad.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2016. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.