Enciclopedia de la Literatura en México

Antonio Helú

Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria (enp) y en la Escuela Nacional de Jurisprudencia de la Universidad Nacional de México, donde cursó hasta el tercer año la carrera de abogado. En su época preparatoriana fue director de Policromías (1919–1921), revista estudiantil en la que colaboraron sus compañeros, Xavier Villaurrutia y Salvador Novo. Dirigió El Momento, periódico del movimiento vasconcelista. Con la derrota electoral de José Vasconcelos se exilió en los Estados Unidos; estudió cinematografía en Los Ángeles, California, donde la compañía de Romualdo Tirado estrenó cuatro de sus obras dramáticas. A su regreso a México se reencontró con su amigo preparatoriano, Juan Bustillo Oro, quien lo invitó a colaborar en el cine; con él inició su carrera como guionista cinematográfico en la película “Malditas sean las mujeres” (1936). Desde entonces se dedicó a la cinematografía, como guionista, adaptador y director. En 1938 fundó la productora “Helú” que, en colaboración con Adolfo Fernández Bustamante, produjo “La india bonita” (1938), dirigida y escrita por él mismo. Fue secretario del Interior del Sindicato de Autores y Adaptadores de Cine (1944) y secretario de Finanzas del recién formado Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana (1945). Fundó y dirigió las primeras empresas mexicanas dedicadas a la difusión de la literatura policiaca: la revista Selecciones Policíacas y de Misterio (1946–1957) y la editorial Albatros, donde publicó a autores europeos, norteamericanos e hispanoamericanos conocidos en dicho género que él también practicó. Parcialmente retirado de las actividades públicas, a invitación de Raúl Noriega, colaboró semanalmente en el suplemento “México en la Cultura” (1966–1972). Fue editor y director de El Heraldo de México. También publicó algunos de sus relatos en El Universal Ilustrado, durante la dirección de Carlos Noriega Hope, y en Ellery Queen's Mystery Magazine y en Mystery Writers of America.

Antonio Helú Atta, narrador, dramaturgo, director y guionista cinematográfico, periodista y editor, es considerado como uno de los pioneros e impulsores de la literatura policiaca en México. Se dio a conocer con un par de novelas cortas que publicó “La Novela Semanal” de El Universal Ilustrado. En ellas, con humor e ironía, critica a la sociedad de los años veinte y a sus tipos más característicos: el diputado fanfarrón, la actriz envanecida y el engreído periodista provinciano. Los modelos de sus relatos policiacos se encuentran en la obra de Maurice Leblanc y Gaston Leroux. Máximo Roldán -cuyo apellido es anagrama de ladrón- y Carlos Miranda se inspiran en el Arsenio Lupin, de Leblanc: criminales por accidente, resuelven por medio de la deducción lógica los misterios que la policía es incapaz de aclarar; la audacia y sagacidad que los caracteriza les permite evitar toda sanción. “Un día antes de morir” resulta interesante dentro de la producción del autor porque es el único cuento en el que el asesino relata sus acciones. Gran conocedor de los cuentos con enigma, realizó dos antologías para los Cuadernos de Lectura Popular; durante seis años seleccionó un cuento para “México en la Cultura”.

Seudónimos:
  • Cagliostro

Instituciones, distinciones o publicaciones


El Universal Ilustrado. Suplementos culturales.
Publicó algunos de sus relatos

click me click me2