Fray Juan de la Anunciación


Ni Beristáin ni MedinaEl primero en su Biblioteca hispanoamericana, ed. cit.; el segundo en La imprenta en México o La imprenta en Puebla de los Ángeles, eds. cits. registran noticia alguna sobre fray Juan de la Anunciación. Méndez Plancarte, habiendo visto el Cuaderno de varios versos, compuestos por el padre fray Juan de la Anunciación, fecho en Valladolid a 13 de agosto de 1718 años (manuscrito del Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de México), escribe lo siguiente:

 

…reúne [el Cuaderno] poesías anteriores a 1717, cuando terminaba la teología en la capital de Michoacán [Valladolid], y otras fechadas en Toluca (1722), Irapuato, Celaya, Querétaro (1725), Salvatierra, Oaxaca, Atlixco (1730); y sólo por sus “Letras a nuestra santa madre Teresa de Jesús” (f. 107), con algún otro indicio, conjeturamos que sería carmelita ese risueño fraile galante, variación criolla —y moralmente agravada por la cogulla y los ministerios— del “abate joven de los madrigales”, Evocación de los versos de Rubén Darío: “La marquesa Eulalia risas y desvíos / daba a un tiempo mismo para dos rivales / el vizconde rubio de los desafíos / y el abate joven de los madrigales” (“Érase un aire suave”). Lo que dice Méndez Plancarte es que fray Juan cultivó la vena seria y la jocosa. aunque aquí no versallesco sino provinciano.Poetas novohispanos. Segundo siglo, ed. cit., t.2, p. Ixxxvi; en las pp. 312–323 incluye las siguientes composiciones: “Al pasearse una dama por un jardín” (fragmento de “Glosas por el minué”), “Tono a santa Rosa de Viterbo” (“Dedicación” de un retablo), “Al rayar la aurora” (romance endecasílabo), “Letra por «Oh tirano imperio», “Glosas de reventar de esquina para dar los días a una dama”, “Seguidillas al amor”, “El girasol y el arroyo”, “Letra a la Magdalena” y un fragmento de la “Glosa para cantar los tlaxcaltecas entre hombre y mujer”.

 

Fue Dionisio Victoria Moreno, en su obra El convento de la Purísima Concepción de los carmelitas descalzos en Toluca (Toluca, Biblioteca Enciclopédica del Estado de México, 1979), quien logró reunir los datos para trazar un bosquejo biográfico más preciso. Juan González del Río, nombre en el siglo de fray Juan de la Anunciación, nació en Madrid en 1691. No se sabe cuándo pasó a México; entró al convento de Nuestra Señora de los Remedios de los carmelitas descalzos de Puebla, donde profesó el 31 de julio de 1709. En 1711 pasó al colegio de San Joaquín de Tacuba para hacer el curso de Artes. Victoria Moreno conjetura que pudo ser 1717 y en el colegio de San Ángel donde recibió las órdenes menores. En 1718 se encontraba en Valladolid y para 1720 estaba ya en Toluca. Dejó Toluca en 1723 y, presumiblemente, residió en Querétaro, con estancias esporádicas en Salvatierra y Celaya; en 1730 fijó su residencia en Atlixco. No hay más noticias hasta su muerte: se sabe que murió de asma e hidropesía, en el convento del Carmen de México, el 29 de marzo de 1764, a los 73 años de edad: “Fue religioso muy dócil, humilde, obediente y de una capacidad excelente. Toleró con grandes sufrimientos la porfía de sus accidentes y de continuo estaba preparándose para morir. Se le enterró en el cementerio de dicho convento”.Dionisio Victoria Moreno, op. cit., t. 2, pp. 203-204.

Victoria Moreno reproduce una selección de obras de fray Juan, presumiblemente compuestas durante su estancia en Toluca:

 

Fray Juan de la Anunciación pasó dos años más o menos en este convento y en él escribió gran parte de sus versos. Estos versos, además, llevan momentos de la vida de los frailes. Por ellos nos damos cuenta que no todo era rezar y predicar, sino que gozaban y se alegraban en las fiestas litúrgicas y de onomástico de los superiores. Algunos de estos versos sirvieron también como instrumento de educación religiosa popular. Las loas a la Virgen del  Carmen se decían con toda solemnidad durante la procesión que se celebraba el día 16 de julio. Otros versos cantaban algún misterio o las virtudes de algún santo popular.Ibid., p. 204. Las obras se encuentran en este mismo tomo, pp. 207-297, y son: “La Fama y los cuatro elementos” (loa a nuestra señora del Carmen), “Coloquio de las flores al colegio de moral de Toluca, en su casa, la Pascua de Resurrección del año 1722” (loa), “Loa a santa Catarina en su día”, “Loa a la Concepción de Nuestra Señora”, “Letras al nacimiento de Cristo para la Noche Buena”, “Otras para el mismo día”, “Letras para el primer día de Pascua”, “Décimas para dar los días a uno”, “Letras a Nuestra Señora de los Dolores”, “A los santos de la portería de Toluca”, “Loa para empezar la comedia La fuerza del natural”, “Loa para dar el parabién de haberse ordenado un hijo de san Francisco”, “Loa a la Dedicación de una capilla de las llagas de san Francisco”, “Loa para la comedia Los españoles en Chile”, “Décimas para el altar de san Judas”, “Loa de un pastor al señor san José”, “Loa a santa Ifigenia”, “Letras al Nacimiento de Cristo”, “Letra para el primer día de Pascua”, “Loa a la purificación de Nuestra Señora”, “Loa para la comedia Amo criado”, “Letras de los dolores de Nuestra Señora”, “Quintillas despidiéndome de Toluca”, “Letras a la Magdalena”, “Décima en parabién a uno que ha hecho una arenga el Sábado de Ramos al asunto de las palmas”, “Pésame a la soledad de Nuestra Señora” y “Glosa para cantar los tlaxcaltecas entre hombre y mujer” (como ya señalé, fragmentariamente reproducida por Méndez Plancarte).



1 El primero en su Biblioteca hispanoamericana septentrional, (Biblioteca del Claustro: Serie Facsimilar) México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1980; el segundo en La imprenta en México, 1539-1821, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1989  o La imprenta en Puebla de los Ángeles 1640-1821, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1991. .

2 Evocación de los versos de Rubén Darío: “La marquesa Eulalia risas y desvíos / daba a un tiempo mismo para dos rivales / el vizconde rubio de los desafíos / y el abate joven de los madrigales” (“Érase un aire suave”). Lo que dice Méndez Plancarte es que fray Juan cultivó la vena seria y la jocosa.

3 Poetas novohispanos. Segundo siglo, (19429, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1964, t. 2, p. Ixxxvi; en las pp. 312–323 incluye las siguientes composiciones: “Al pasearse una dama por un jardín” (fragmento de “Glosas por el minué”), “Tono a santa Rosa de Viterbo” (“Dedicación” de un retablo), “Al rayar la aurora” (romance endecasílabo), “Letra por «Oh tirano imperio», “Glosas de reventar de esquina para dar los días a una dama”, “Seguidillas al amor”, “El girasol y el arroyo”, “Letra a la Magdalena” y un fragmento de la “Glosa para cantar los tlaxcaltecas entre hombre y mujer”.

4 Dionisio Victoria Moreno, op. cit., t. 2, pp. 203-204.

5 Ibid., p. 204. Las obras se encuentran en este mismo tomo, pp. 207-297, y son: “La Fama y los cuatro elementos” (loa a nuestra señora del Carmen), “Coloquio de las flores al colegio de moral de Toluca, en su casa, la Pascua de Resurrección del año 1722” (loa), “Loa a santa Catarina en su día”, “Loa a la Concepción de Nuestra Señora”, “Letras al nacimiento de Cristo para la Noche Buena”, “Otras para el mismo día”, "Letras para el primer día de Pascua”, “Décimas para dar los días a uno”, “Letras a Nuestra Señora de los Dolores”, “A los santos de la portería de Toluca”, “Loa para empezar la comedia La fuerza del natural”, “Loa para dar el parabién de haberse ordenado un hijo de san Francisco”, “Loa a la Dedicación de una capilla de las llagas de san Francisco”, “Loa para la comedia Los españoles en Chile”, “Décimas para el altar de san Judas”, “Loa de un pastor al señor san José”, “Loa a santa Ifigenia”, “Letras al Nacimiento de Cristo”, “Letra para el primer día de Pascua”, “Loa a la purificación de Nuestra Señora”, “Loa para la comedia Amo criado”, “Letras de los dolores de Nuestra Señora”, “Quintillas despidiéndome de Toluca”, “Letras a la Magdalena”, “Décima en parabién a uno que ha hecho una arenga el Sábado de Ramos al asunto de las palmas”, “Pésame a la soledad de Nuestra Señora” y “Glosa para cantar los tlaxcaltecas entre hombre y mujer” (como ya señalé, fragmentariamente reproducida por Méndez Plancarte).

 

Última actualización: 11 de diciembre de 2013 a las 07:59

Último fruto del Siglo de Oro novohispano, fray Juan de la Anunciación nos aparece como verdadera sorpresa. Se lo tomaría por predecesor del Modernismo y del primer Rubén Darío; es virtuoso, ágil, tierno, florido y musical. Los orígenes de este poeta, ha poco tiempo descubierto, están aún por averiguar: acaso procede de la música y los cantables.
Última actualización: 28 de noviembre de 2013 a las 11:26

[Durante el siglo XVI], descuellan, entre los autores religiosos, Gante, Gaona, Gilberti, fray Juan de la Anunciación.
Última actualización: 20 de enero de 2014 a las 10:23



 
 


Fray Juan de la Anunciación

29 de marzo de 1764
México

Obra en dominio público

OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA