Enciclopedia de la Literatura en México

Demetrio Aguilera Malta

Hizo la carrera de Leyes en la Universidad de Guayaquil. Fue profesor en su Universidad y en otras universidades de América Latina y los Estados Unidos; responsable del Departamento de Castellano en la Unión Panamericana; subsecretario del Ministerio de Educación de su país; director del Museo Único de Quito y, entre otras diversas actividades se cuentan, además de la de marino, autor y promotor teatral y pintor. Junto con su esposa, la escritora y periodista mexicana Velia Márquez, participó en la realización de tres largometrajes: Cadena infinita (1949), de ambiente marino; Entre dos carnavales, filmada en Brasil en 1951, y Dos ángeles y medio, realizada en Colombia. Desempeñó diversos cargos diplomáticos del Ecuador en Brasil, Santiago de Chile. Fue embajador de su país en México, desde 1979 hasta su muerte. Colaboró con artículos y reseñas en “El Gallo Ilustrado”, de El Día y en las revistas Comunidad Latinoamericana de Escritores y Nivel.

Demetrio Aguilera Malta fue poeta y narrador, dramaturgo y ensayista, y periodista y crítico. Perteneció al grupo de Guayaquil que en 1930 marcó, al decir de Fernando Alegría, el comienzo de un vasto movimiento literario en el Ecuador, orientado hacia el realismo de base social y política. Según los críticos es el precursor del realismo mágico en la novela hispanoamericana. Su novelística se ha ido integrando en tres líneas predominantes: las novelas de la tierra, cuya acción tiene lugar en el Archipiélago de Guayas: Don Goyo, La isla virgen, Siete lunas y siete serpientes y Jaguar; las novelas de tipo histórico o “Episodios Americanos”, de los cuales publicó tres: La caballeresa del sol, El Quijote de El Dorado y Un nuevo mar para el rey, en estas novelas trató de presentar dos epopeyas: la conquista y la independencia, a través de las grandes figuras que intervinieron en ellas. Un tercer grupo de novelas llevan una intención ético–político–social; fueron inspiradas en ciertos acontecimientos de la historia contemporánea: Canal Zone, ¡Madrid!, Reportaje novelado de una retaguardia heroica, Una cruz en la Sierra Maestra, El secuestro del general, Réquiem para el diablo y Una pelota, un sueño y diez centavos, esta última editada después de su muerte. Las novelas de Aguilera Malta llevan una denuncia de la explotación de los indígenas americanos y la interpretación de la realidad de su país y de Hispanoamérica. Canal Zone (1935) expone el trágico problema racial y social de Panamá, mientras que en su novela póstuma, Una pelota, un sueño y diez centavos, aborda la influencia del futbol en la sociedad, así como el cambio de vida de un jugador que pasa de amateur a profesional. Sus obras de teatro se caracterizan, también, por denunciar la explotación y el racismo, así como por manejar simbolismos y mitos ecuatorianos. En el primer rubro encontramos a Lázaro, historia de un maestro idealista que cumple su tarea de enseñar en una escuela secundaria a pesar de la corrupción que lo rodea; Honorarios cuenta la ambición de un médico que exige a una mujer le entregue a su hija como pago por sus servicios profesionales. Dientes blancos aborda el problema de la segregación racial de los negros. Infierno negro plantea la historia en un lugar llamado Nylonpolis, donde Hórridos Nabus enfrenta un juicio después de su muerte por haber inventado una máquina que mata a personas de color, procesa su carne y la vende para ser consumida por blancos; el jurado –conformado por negros– lo condena a vivir un “infierno negro”, vivir como negro en una sociedad que siempre lo odiará. El tigre se maneja el simbolismo diabólico de este animal, que asedia a la víctima que tarde o temprano devorará.

Instituciones, distinciones o publicaciones


El Gallo Ilustrado. Literatura. Ciencias. Artes Plásticas. Teatro. Cine.
Colaborador

Nivel
Colaborador