Enciclopedia de la Literatura en México

43 : una vida detrás de cada nombre

43: Una vida detrás de cada nombre surgió como un esfuerzo de un grupo de personas por trascender la indignación y el dolor causados por los crímenes de jóvenes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Aquí el breve testimonio de tres de ellas: unos días después de los acontecimientos de Ayotzinapa decidí, en compañía de dos de mis alumnos, no quedarme callada. Me invadió el mismo sentimiento de rebeldía que, aunado al dolor, me llevó después del asesinato de mi hija Irene Méndez, el 8 de junio de 2010 en Xalapa, a tomar la pluma. La agresión a los normalistas exigía una respuesta colectiva. Hace varios años que enseño en la Facultad de Letras de la Universidad Veracruzana el valor de la Palabra a través de la Historia, el cual rebasa el tiempo, las religiones y –por supuesto– la miserable lucha por el poder… La decisión fue simple congruencia. El arte es, como dijo Gabriel Celaya refiriéndose al género poético, un arma cargada de futuro. Hay en esta empresa muchas plumas que disparan para hablar de la vida, es decir, para lo que, desde Homero, ha hecho la literatura: vencer al olvido.

Ester Hernández Palacios


Mi tarea aquí fue entrevistar a las familias de los desaparecidos y obtener información con la que el grupo de escritores que integramos el proyecto dio forma a estas historias de vida. Acompañé a estas dolidas mujeres y hombres en marchas, mítines, misas, audiencias con funcionarios de gobierno y sinfín de eventos a los que asistían para pedir la presentación con vida de sus hijos. Cada vez que los escuchaba hablar, me avergonzaba de no poder hacer algo efectivo por ellos, de no ayudar siquiera un poco a encontrar a sus hijos con vida, y ni siquiera explicarles, o explicarme al menos a mí mismo, el porqué de esta barbarie. Espero que estas historias transmitan el sentimiento que embargaba a quienes los escuchamos, y sobre todo que las y los lectores, a través de ellas, dimensionemos, sintamos y hagamos nuestra esta tragedia. Solo a partir de ahí, juntos y organizados, quizá podamos ser capaces de construir la noción de justicia que nos merecemos, una en la cual ellos no estarían ausentes, y en la que jamás se repita esto.

Ernesto Castañeda


Los esfuerzos en favor de un cambio de fondo en este país y de la construcción de una sociedad realmente justa y democrática entrañan, en todos los campos, un gran desafío de organización colectiva, a través de grupos con objetivos y compromiso social claros. 43: Una vida detrás de cada nombre es solo un grano de arena, pero apunta de manera evidente en esa dirección: contribuir a detener la violencia a través de la palabra. Ésta, evidentemente, no puede restituir vidas, pero al reflejar creativa y sensiblemente nuestra realidad, apela a los más altos valores, a la conciencia, la armonía y la convivencia en paz. Cada uno de los autores de los textos precedentes se asoma y escribe en torno a una vida que antes le era completamente ajena, incluso tal vez ignorada, pero cuya pérdida en circunstancias atroces e inaceptables, sentimos como propia, nos causa un profundo dolor y nos une entrañablemente a ese ser humano, a sus seres queridos, y a quienes creemos en la solidaridad y la fraternidad humanas.

Enrique Padilla


*Agradecemos a las madres y padres, a los familiares y amigos de los jóvenes de Ayotzinapa por atreverse a hablar de sus hijos y compañeros a pesar del dolor. A los autores de los textos, por responder a esta iniciativa. Al Colectivo 43 Artes, surgido en la Normal Rural Raúl Isidro Burgos e integrado por profesores y artistas de Guerrero, por permitirnos reproducir los retratos de los 43 jóvenes normalistas. Asimismo a la revista Lepisma, por la difusión de los textos de este volumen.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2015. La Enciclopedia de la literatura en México no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.