Enciclopedia de la Literatura en México

La joroba

Era un hombre pequeño. Diminuto. Medía un metro 50 centímetros y era flaco. Nunca en su vida rebasó los 45 kilos, desde que tiene memoria. Pero tenía una cosa grande, que se había desarrollado de manera inquisitiva, había quitado al resto de su cuerpo todas las ganas de crecer. Su joroba. Siempre vestía un traje negro, gris en realidad, de tanto usarlo. Era un traje confeccionado especialmente para él. Sólo tenía uno. El sastre había invertido todo su arte en la prenda. No se trataba de disfrazar la joroba, sino de incluir en el traje una pieza ortopédica, una hombrera grande de algodón, para suavizar el roce de la tela. La deformación del hombrecito era sensible, parecía absorber y transformar en dolor el contacto más suave con su entorno. Si un camello acumula en la corcova el líquido necesario para sobrevivir durante semanas, él guardaba los sentimientos de toda una vida en la suya.

* Esta contraportada corresponde a la edición de 2013. La Enciclopedia de la literatura en Iberoamerica no se hace responsable de los contenidos y puntos de vista vertidos en ella.