Enciclopedia de la Literatura en México

Leonora Carrington

Artista, pintora y escritora inglesa naturalizada mexicana, su obra es reconocida por mezclar elementos autobiográficos y oníricos. Fue de las últimas sobrevivientes al movimiento surrealista de los años 30.

Hija de un magnate de la industria textil, desde niña Carrington mostró oposición a las tradiciones y costumbres religiosas de su familia: fue expulsada de dos conventos antes de que fuera enviada a un internado en Florencia, donde comenzó a pintar. En 1936, inició su educación formal como artista en la Amédée Ozenfant Academy de Londres, adquiriendo un interés especial por el surrealismo.

En 1937, conoció a Max Ernst, un artista alemán de quien se enamoró, y huyó con él a París. Allí, Carrington conoció a varios artistas del círculo surrealista, como André Breton, Salvador Dalí, Pablo Picasso, entre otros. Para 1938, la obra de Carrington ya era presentada en exposiciones y galerías de París y Amsterdam; también comenzó a escribir novelas y cuentos de corte surrealista.

En 1941, Ernst fue encarcelado en un campamento Nazi, obligando a Carrington a huir a España. Víctima de una crisis nerviosa, fue internada en un asilo. Posteriormente viajó a Lisboa en busca del diplomático mexicano Renato Leduc, con quien contrajo matrimonio para poder viajar a Nueva York, donde residió un año.

En 1942, Carrington se divorció de Leduc y llegó a México. Adquirió la ciudadanía mexicana y se estableció finalmente en la Ciudad de México. A lo largo de su estancia se relacionó con un grupo de artistas europeos que también habían huido a México en busca de refugio, entre ellos Benjamin Péret, Remedios Varo y Kati Horna. En 1946, se casó con el fotógrafo húngaro Emerico Weisz, con quien tuvo dos hijos.

El gobierno mexicano, reconociendo su talento, en 1963 le comisionó elaborar un mural para el Museo Nacional de Antropología mna, el cual tituló El Mundo Mágico de los Mayas.

En 1974, publicó la novela The Hearing Trumpet (La trompetilla acústica), su obra literaria más reconocida.

Su trabajo fue rápidamente reconocido en México, Estados Unidos y Europa. A partir de la década de los 90, Carrington dividía sus estancias entre México, Nueva York y Chicago. Continuó con su obra pictórica y literaria, añadiendo a su trabajo artístico la escultura en bronze.