Ignacio Rodríguez Galván


15 mar 2014 / 11:17

Nació en Tizayuca, Hidalgo, en 1816 y murió en La Habana, Cuba, en 1842. Poeta y dramaturgo. De origen humilde, fue un autodidacta que llegó a dominar el francés, italiano y latín. Estudió literatura y fue miembro de la Academia de Letrán. Diplomático en Sudamérica. Tradujo a los clásicos y fue uno de los iniciadores del romanticismo. Redactor literario del Diario del Gobierno. Fue editor de El Año Nuevo (1837-1840) (4 vols.) donde publicó La hija del oidor (1836), La capilla (1837) (teatro), Manolito el pisaverde (1837), La procesión (1838) y Tras un mal nos vienen cientos (1840). Colaboró en el Calendario de las Señoritas Mejicanas (1838-1843) en que incluyó obras suyas. También fue fundador y editor de El Recreo de las Familias (1838).


Notas: Marcelino Menéndez Pelayo califica el poema "Profecía de Guatimoc" como la obra maestra del romanticismo mexicano.



15 mar 2014 / 11:17

Nació en Tizayuca, Hidalgo, en 1816 y murió en La Habana, Cuba, en 1842. Poeta y dramaturgo. De origen humilde, fue un autodidacta que llegó a dominar el francés, italiano y latín. Estudió literatura y fue miembro de la Academia de Letrán. Diplomático en Sudamérica. Tradujo a los clásicos y fue uno de los iniciadores del romanticismo. Redactor literario del Diario del Gobierno. Fue editor de El Año Nuevo (1837-1840) (4 vols.) donde publicó La hija del oidor (1836), La capilla (1837) (teatro), Manolito el pisaverde (1837), La procesión (1838) y Tras un mal nos vienen cientos (1840). Colaboró en el Calendario de las Señoritas Mejicanas (1838-1843) en que incluyó obras suyas. También fue fundador y editor de El Recreo de las Familias (1838).


Notas: Marcelino Menéndez Pelayo califica el poema "Profecía de Guatimoc" como la obra maestra del romanticismo mexicano.



09 dic 2013 / 08:56

Frente a los tradicionalistas de la poesía, Fernando Calderón e Ignacio Rodríguez Galván representan el romanticismo, un romanticismo muy cercano aún a sus modelos y no de muy intenso vigor.  Calderón, hijo de buena cuna, descuella más bien como dramaturgo. Rodríguez Galván, de humilde origen, es un perseguido de la desgracia. En Calderón se notan los resabios de Cienfuegos, Espronceda, Lamartine; Rodríguez Galván, por su parte, frecuenta y traduce a Delavigne, a Lamartine, a Manzoni, a Monti. Sus temas, tratados con algo de furor, son el amor, la gloria, la patria, la fe, el hado adverso. Menéndez y Pelayo llegó a decir que su Profecía de Guatimoc es la obra maestra del romanticismo mexicano. No pudo acertar en el teatro, aunque tuvo el mérito de tratar asuntos mexicanos, al revés de su émulo Calderón, quien sin duda poseía mejores virtudes para el manejo escénico y que descuella en obras de tono caballeresco o histórico, tipo García Gutiérrez, Schiller, Hugo, Vigny (El torneo, Hernán o la vuelta del cruzado, Ana Bolena) y la comedia A ninguna de las tres, que pertenece a la familia de Bretón de los Herreros o al modelo moratiniano transformado por Gorostiza. El reloj de Calderón, en todo caso, marcaba exactamente la hora de Europa. El autor de esta breve reseña lamenta singularmente que, entre las varias obras perdidas de Calderón, figure una Ifigenia.



09 dic 2013 / 08:56

Frente a los tradicionalistas de la poesía, Fernando Calderón e Ignacio Rodríguez Galván representan el romanticismo, un romanticismo muy cercano aún a sus modelos y no de muy intenso vigor.  Calderón, hijo de buena cuna, descuella más bien como dramaturgo. Rodríguez Galván, de humilde origen, es un perseguido de la desgracia. En Calderón se notan los resabios de Cienfuegos, Espronceda, Lamartine; Rodríguez Galván, por su parte, frecuenta y traduce a Delavigne, a Lamartine, a Manzoni, a Monti. Sus temas, tratados con algo de furor, son el amor, la gloria, la patria, la fe, el hado adverso. Menéndez y Pelayo llegó a decir que su Profecía de Guatimoc es la obra maestra del romanticismo mexicano. No pudo acertar en el teatro, aunque tuvo el mérito de tratar asuntos mexicanos, al revés de su émulo Calderón, quien sin duda poseía mejores virtudes para el manejo escénico y que descuella en obras de tono caballeresco o histórico, tipo García Gutiérrez, Schiller, Hugo, Vigny (El torneo, Hernán o la vuelta del cruzado, Ana Bolena) y la comedia A ninguna de las tres, que pertenece a la familia de Bretón de los Herreros o al modelo moratiniano transformado por Gorostiza. El reloj de Calderón, en todo caso, marcaba exactamente la hora de Europa. El autor de esta breve reseña lamenta singularmente que, entre las varias obras perdidas de Calderón, figure una Ifigenia.



Seudónimos:

  • I.R.G.

Catálogo de seudónimos, anagramas, iniciales y otros alias usados por escritores mexicanos y extranjeros que han publicado en México, de María del Carmen Ruiz Casañeda y Sergio Márquez Acevedo (México: Universidad Nacional Autónoma de México / Instituto de Investigaciones Bibliográficas [Instrumenta Bibliographica; 6], 2000).

MATERIAS RELACIONADAS



 
 


Ignacio Rodríguez Galván

Traductores al español
22 de marzo de 1816
Tizayuca, Hidalgo
25 de julio de 1842
La Habana, Cuba

Obra en dominio público

OBRA PUBLICADA


BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA