Enciclopedia de la Literatura en México

Emilia Pardo Bazán

2018 / 26 jul 2018 06:54

Escritora, periodista y catedrática, nació en La Coruña en una familia aristocrática en 1851. También se la conoce como Condesa de Pardo Bazán, ya que Alfonso xiii le otorgó este título por su importancia en el mundo literario. Es considerada una de las mejores escritoras de la historia de la literatura española y fue la precursora del naturalismo en España. Galicia, su cultura y gentes serán siempre una inspiración y estarán presentes en sus obras.

Su padre ejerció en ella una gran influencia, ya que desde niña le dio gran libertad y le proporcionó una amplia educación. Fue una lectora voraz desde muy joven, cuya pasión le convertirá en una autodidacta de la literatura e incluso buscará aprender otros idiomas para poder leer autores en su lengua original. La lectura temprana de Feijoo y las opiniones de su padre originaron en ella la profunda defensa de los derechos de la mujer, una batalla constante que librará toda su vida.

Fue una mujer culta, con gran afán de saber, segura y crítica. Se casó con José Quiroga y fue madre de tres hijos. Además, tuvo una intensa vida social con políticos e intelectuales de la época y era aficionada a los debates, donde exponía sus opiniones y sus diferentes puntos de vista. Entre sus amistades destacan Giner de los Ríos, Pérez de Ayala, Emilio Castelar y Miguel de Unamuno, entre otros. Asimismo, mantuvo relaciones epistolares con muchos de los escritores de su tiempo como Menéndez Pelayo. En resumen, fue una escritora que estuvo muy presente en la vida social, cultural y literaria, donde se ganó la admiración y respeto de escritores, políticos e intelectuales de la época, aunque también alguna enemistad.

Emilia Pardo Bazán, autora prolífica

En la actualidad, Emilia Pardo Bazán es conocida por ser una gran novelista. Sin embargo, fue una de las autoras más prolíficas de su época, ya que cultivó todos los géneros literarios.

Comenzó escribiendo poesía y ensayo, pero también tiene artículos periodísticos, libros y crónicas de viajes, numerosos cuentos e incluso alguna obra dramática. Además fue editora, corresponsal en varios de los periódicos más importantes y una gran crítica literaria. Diferentes estudiosos han señalado que fue la primera cultivadora de la literatura comparada en España.

Como ya hemos señalado la obra, Feijoo fue una de sus primeras lecturas y su figura fue muy inspiradora. De hecho, ganó un premio en un certamen con motivo del bicentenario del nacimiento del padre Feijoo en 1876, titulado Estudio crítico de las obras del Padre Feijoo. Además de una rosa de oro en poesía por Oda a Feijoo. En 1879 se publica Pascual López: autobiografía de un estudiante de medicina, su primera novela de corte romántica y realista. Asimismo, se edita su primer libro de poemas Jaime, dedicado a su hijo. Será Francisco Giner de los Ríos quien financie la primera edición de sus versos.

Emilia Pardo Bazán viaja por Europa y conoce otras lenguas y culturas, aunque para ella tiene un especial interés Francia y sus corrientes literarias. Tras leer la propuesta de Émile Zola y conocer gran parte de la literatura francesa del momento escribe diferentes artículos de divulgación en la prensa sobre el realismo y el naturalismo francés, donde destaca la presentación de las ideas principales de esta última corriente y su crítica. Todos los artículos se recopilan en un libro llamado La cuestión palpitante (1883) con un prólogo de Leopoldo Alas “Clarín”, crítico y autor reconocido, quien está de acuerdo con la opinión de la autora. Sin embargo, no fue un libro bien entendido, despertó numerosas críticas y polémicas. Ese mismo año escribe La Tribuna, primera novela social española dedicada al mundo obrero, donde emplea técnicas naturalistas. Retrata de forma cruda la miseria de las trabajadoras de una fábrica. Esta se basó en una fábrica real de cigarros de La Coruña, donde fue mañana y tarde para poder observar y conocer al colectivo protagonista que retrata. También esta novela despertó controversia y debido a las duras opiniones y presión social, su matrimonio se rompe y  comienzan a vivir por separado.

Los pazos de Ulloa

Sin duda alguna, Los pazos de Ulloa (1886) es su obra naturalista más relevante, ya que muestra de forma excelente la sociedad gallega rural y sus diferentes clases sociales, donde el campesinado vive pobre y embrutecido, mientras que los terratenientes abusan de su poder. Asimismo, su continuidad La madre naturaleza (1887) sigue reflejando Galicia y el determinismo, herencia y fatalismo. Ambas son obras muy representativas del naturalismo.

Es importante señalar la labor que llevó a cabo sobre la defensa de la mujer en la sociedad. En 1891 funda una revista mensual, Nuevo Teatro Crítico, financiada y escrita por ella. Tiene diferentes secciones que tratan asuntos literarios como crítica y reseña, pero también cuestiones políticas y sociales de su época, entre ellas los artículos sobre la mujer. Defendió los derechos de estas a través de diferentes vías, pero creyó siempre que la principal reforma estaba en la educación: “no puede, en rigor, la educación actual de la mujer llamarse educación, sino doma, pues se propone por fin la obediencia, la pasividad y la sumisión”. También crea la Biblioteca de la Mujer (1892)una colección de libros de distinta temática para instruir a las mujeres sobre política, economía, religión, literatura, historia y otros saberes. En su obra Memorias de un solterón (1896) se puede apreciar el ideal de esta nueva mujer a través del trabajo y educación. Asimismo, escribió numerosos ensayos y otras publicaciones y realizó actividades como conferencias en la defensa de los derechos de la mujer.

Su figura es interesante porque quiso llevar a cabo cambios en el país en lo referente a los problemas sociales existentes, pero sin modernizar las instituciones tradicionales como la Iglesia, monarquía y nobleza. Buscó la regeneración de la sociedad española e incidió en un mayor acercamiento a Europa. Por lo tanto, sus preocupaciones se aproximan a las ideas de la corriente del 98. Sus reformas siempre serán como las de los ilustrados, ya que la educación será su pilar fundamental y las mujeres su principal fuerza: “la clave de nuestra regeneración está en la mujer, en su instrucción, en su personalidad, en su conciencia”.

Pardo Bazán intentará ser académica de la Real Academia Española tres veces, pero jamás lo conseguirá. No obstante, fue académica de la Real Academia Gallega desde su fundación, logró ser la primera mujer catedrática de la universidad española (1916) y la primera mujer socia del Ateneo de Madrid. Asimismo consiguió ser miembro del Consejo de Instrucción Pública y Presidenta de la Sección de Literatura en el Ateneo (1906).  Sin duda, es una mujer que dejó huella en la vida social, política y sobre todo literaria de la época. Murió en 1921 debido a una gripe que se complicó con la diabetes que padecía.

(Servicio de Información Bibliográfica)

Obra de consulta: Escritores en la BNE